Cargando...
Banderas de la Unión Europea

Mundo > CUMBRE EN BRUSELAS

Líderes europeos ya debaten la candidatura de Ucrania para ingresar a la UE

El espaldarazo político ante la invasión rusa puede demandar todavía largas negociaciones y mucho dinero hasta el ingreso pleno

Tiempo de lectura: -'

23 de junio de 2022 a las 15:32

La cumbre de la Unión Europea (UE) iniciada hoy en Bruselas resolverá aceptar a Ucrania como “candidato” a integrarse a ese bloque político y económico, pero al margen del fuerte espaldarazo motivado por la invasión rusa, la integración plena a la eurozona podría demandar un largo tiempo, incluso años.

La cumbre será la primera de tres que se celebrarán en una semana en Europa, cuyos temarios centrales serán el respaldo a Ucrania en medio de tensiones geopolíticas en aumento y el creciente impacto económico del conflicto.

Del domingo al martes, los líderes del Grupo de los Siete (G7) se reunirán en su cumbre anual en Alemania y, tras ella, los gobernantes de la OTAN se reunirán en España para debatir, también en medio de diferencias, el ingreso solicitado por Finlandia y Suecia.

La Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE, ya anticipó su respaldo a la solicitud del gobierno de Volodimir Zelensky, como ya se lo adelantaron en la visita que realizaron días atrás a Kiev los líderes de las principales economías comunitarias, el alemán Olaf Scholz, el francés Emmanuel Macrón y el italiano Mario Draghi.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, consideró que la aceptación de Ucrania es “una opción geopolítica”, y confió en un voto positivo porque este es un “momento decisivo”, según consignó AFP. 

El alto funcionario belga incluyó en el mismo paquete a Moldavia, otro de los países que integraron la Unión Soviética disuelta hace treinta años y que se inclina actualmente por una “perspectiva europea”. Se trata de un eufemismo usado para definir su deseo de sumarse al bloque económico-político respaldado por Estados Unidos y alejarse de Rusia. Opción que, in extremis, implicaría acogerse a su bloque militar, la OTAN, cosas distintas pero entrelazadas. 

Más recientemente Georgia anunció su decisión de tomar el mismo camino, lo que genera franca inquietud en Moscú, donde todos estos movimientos se adjudican a la Nueva Guerra Fría estimulada por las administraciones norteamericanas -tanto demócratas como republicana- para mantener la hegemonía mundial.

La pieza clave sería “achicar” a Rusia para disputar el control de Eurasia, donde el país de Vladimir Putin sigue ostentando el rol de gran potencia militar aunque es China la que confronta con Estados Unidos ese rol en materia económica.

Si bien se descuenta que la UE aprobará la candidatura de Ucrania, es claro que ese sólo sería un primer paso en un largo proceso de negociación, de años o incluso décadas de duración ya que, la “convergencia” económica no sólo depende de la voluntad política sino que demandará mucho dinero para homogeneizar las asimetrías.

Además de la devastación provocada por la guerra, que según algunas estimaciones ya hechas demandará la friolera de 1 billón de euros para la reconstrucción, Ucrania se encontraba ante del conflicto en el puesto 196 en el ranking de PBI per cápita, lo que expresa un bajísimo nivel de vida general. 

En su mensaje diario a la nación, Zelensky contó que había realizado “un maratón telefónico” antes de la cumbre, hablando con once líderes europeos para garantizar que Ucrania sea aceptada, una de las causas del conflicto con Rusia que desembocó en “operación militar limitada” que prosigue sin solución a la vista. ”Nos preparamos para la histórica decisión del Consejo Europeo. Solo quedan unas horas para ella”, enfatizó. Claramente el líder ucraniano no sólo pide armas en su creencia de que podrá derrotar a Rusia sino que alguien financie luego una calidad de vida europea para su país. 

Edi Rama, primer ministro de Albania, un país candidato a la adhesión que aguarda novedades desde 2014, recordó que la aceptación de la candidatura no es el fin del camino. ”Macedonia del Norte es candidato desde hace 17 años, si no perdí la cuenta. Albania, desde hace ocho. De forma que bienvenida, Ucrania. Es bueno que se le reconozca a Ucrania el estatus. Pero espero que los ucranianos no se hagan ilusiones”, expresó.

En la primera jornada de deliberaciones, la UE tiene previsto reunirse con líderes de los Balcanes Occidentales, el grupo de países que desde hace años negocia su adhesión pero enfrenta el veto de Bulgaria, otra ex nación de la órbita soviética. “Es una vergüenza que un país de la OTAN, Bulgaria, mantiene como rehenes a dos países de la OTAN, Albania y Macedonia del Norte, en medio de una guerra en el patio de Europa, mientras los otros veintiséis países permanecen sentados en demostración de impotencia”, protestó Rama.

El canciller alemán Olaf Scholz declaró al llegar a la reunión que “los Estados y los ciudadanos de los Balcanes Occidentales esperan desde hace 20 años la posibilidad de convertirse en miembros de la UE” y que “es importante que esta promesa sea creíble”.

En el campo diplomático, las potencias occidentales preparan nuevas acciones para incrementar la presión sobre Rusia, que posiblemente se anuncien la reunión del G7 de las naciones industrializadas que se realizará el fin de semana en Alemania.

Es posible que con el telón de fondo de Ucrania, la posterior asamblea de la OTAN también tenga en agenda el nuevo foco de tensión desatado no ya en el Mar Negro sino en el norte de Europa, luego de que Lituania bloqueara el paso terrestre por su territorio de insumos para Kaliningrado, un territorio dislocado de Rusia con sólo 200 kilómetros de costa entre Polonia y Lituana, pero base de la Flota del Báltico rusa.

El Kremlin ya anticipó que consideró esa decisión un acto “hostil” y anticipó represalias “prácticas”. La Unión Europea negó que se trate de un bloqueo y respaldó a Lituania, otra ex república de la desaparecida URSS enrolada ahora en el pacto militar del Atlántico Norte sustentado por Estados Unidos, en cuyo auxilio podría acudir en caso de un acto militar. 

”Esto no es un bloqueo. El suministro de bienes esenciales a Kaliningrado sigue inalterado”, dijo un vocero comunitario para quien sólo se trata de “medidas adoptadas por unanimidad” como represalia a la invasión rusa a Ucrania.  En esta fase, bloqueo a las exportaciones rusas de aluminio y material de construcción, pero un paso hacia una escalada incierta.

Lituania, una exrepública soviética, ha sido una de las naciones de esa condición más abiertas en su oposición a la invasión rusa de Ucrania lanzada el 24 de febrero.

Kaliningrado es un enclave estratégico y militarizado, sede de la flota rusa en el mar Báltico y tiene fronteras con Lituania y Polonia, dos miembros de la OTAN y de la UE que apoyan firmemente a Ucrania desde el inicio del conflicto.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...