Opinión > OPINIÓN

Llenando el tanque de dialéctica

¿Por qué pagamos la nafta más que antes?

Tiempo de lectura: -'

22 de diciembre de 2015 a las 14:00

Los argentinos reclamamos con justicia el derecho a considerarnos el pueblo que más estupideces ha escuchado de sus gobernantes en los últimos 10 años. Eso nos ha vuelto escépticos y al mismo tiempo nos ha permitido sobrevivir a la maraña dialéctica en la que son expertos los jerarcas y burócratas.

Las explicaciones matemáticas sobre las razones del aumento de la nafta permiten ejercitar al máximo esa habilidad.

El precio del combustible es, con el de la energía, el de mayor influencia en la economía de países emergentes. Tanto por el costo de transporte en todos sus formatos para el consumidor corriente, como por su influencia en los costos de producción, comercialización y servicios de toda la economía.

Por ejemplo la nafta. Aquí se nota cuán parecidos somos en nuestros problemas los uruguayos y argentinos. También cuán parecidos somos en nuestras concepciones erróneas, y cuán parecido resultamos en las mentiras que nos cuentan.

La pregunta obvia y casi infantil que se hace el consumidor de ambos lados del Plata es : ¿por qué si los precios del petróleo han caído 66% pagamos la nafta más que antes? La respuesta igualmente infantil que se recibe en ambas márgenes es también infantil y además un insulto a la inteligencia.

–El petróleo es sólo una parte de la ecuación, se nos dice. Hay impuestos que cobra el Estado que aumentan el precio de la nafta. Teniendo en cuenta que los impuestos son porcentuales, evidentemente alguien está subestimando a alguien con ese argumento. El 10% de algo que baja a la mitad, es la mitad, ¿verdad?

Lo mismo vale para cualquier otro costo porcentual, como sería la remuneración de los estacioneros y distribuidores, y hasta el costo del transporte, que debería bajar al bajar el costo del combustible. Hasta aquí, cualquier baja en el precio del crudo debería repercutir casi directamente en el precio del combustible.

La verdad es que en el caso de ANCAP la empresa estatal es ineficiente y deficitaria. Aprovecha esta colosal baja del petróleo para bajar algo su también colosal pérdida operativa quedándose con el ahorro en la materia prima.

Es otra manera de aumentar el gasto del Estado. O se cobra como pérdida de la empresa que paga toda la sociedad vía impuestos, o se aumenta el precio del combustible. En este caso, aprovechando la baja del barril, se escamotea la rebaja que le corresponde al consumidor, que pasa a la productora estatal. Una especie de impuesto al consumo.

La inflación o el tipo de cambio, que pueden explicar una parte pequeña del aumento, están retroalimentados también por la ineficiencia de ANCAP, ya sea cuando aumenta el gasto con su déficit, o cuando sube artificialmente el costo de la nafta para ocultar sus pérdidas.

En ese sentido, YPF ya va un paso adelante. Viene subiendo el precio del combustible desde antes de la baja del petróleo y ahora se queda también con la rebaja, y se pavonea con las ganancias que obtiene, que surgen de un aumento de precio que sería delictivo si lo hiciera un privado.

ANCAP ha aumentado el precio de la nafta en 50% en valores reales en pocos meses al birlarle al consumidor el ahorro en el precio del petróleo. Se pagará no solo a nivel minorista, sino en la pérdida de competencia de la economía, que ya tiene bastante poco nivel competitivo.

Y la pregunta que queda pendiente, para entender lo que significa el Estado como contrapeso de la economía: ¿qué importancia tiene tratar de extraer petróleo localmente si la baja de su precio no tendrá ninguna influencia en el precio de la nafta?

Es posible tener la esperanza de que algún día nos daremos cuenta de que esto que pasa con la nafta ocurre con cuanta actividad lleva adelante el Estado. Una enorme ineficiencia y una confusión entre precios e impuestos que hace que el consumidor pague dos veces lo que consume. Una vez como impuesto, la otra por el precio o la tarifa de lo que consume.

En los mercados donde no existen un consumidor y un contribuyente idiota, los costos del combustible siguen bajando. Los de producción de petróleo también. En Estados Unidos, ese horrible antro del capitalismo, bajó de 0,78 a 0,45 dólares promedio el litro. O sea 12 pesos. Sin comentarios.

Nadie tiene demasiado interés en esforzarse por bajar costos si tiene un contribuyente y un consumidor cautivo que pagará por todo.

Continuamos patrióticamente en busca de nuestra soberanía en combustibles, mientras seguimos fabricando inflación.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...