Nacional > Hincha asesinado

Lo que queda por resolver del caso Lucas Langhain: hay dos que no fueron detenidos

Los investigadores están tras las pistas del hombre a quien Parentini le envió uno de los audios de WhatsApp

Tiempo de lectura: -'

24 de diciembre de 2019 a las 05:02

Imputar a una mujer, detener a otra, e identificar a un hombre. Eso es lo que resta para resolver el caso del asesinato de Lucas Langhain, el hincha de Nacional que murió de un disparo en la noche del domingo 15 mientras festejaba en 8 de Octubre la obtención del campeonato uruguayo por parte de los tricolores, dijeron fuentes de la investigación a El Observador.

Hasta este lunes, la Justicia imputó a tres de los principales responsables. Gaby Esteban Costa, el autor de seis disparos –que hirió también en un brazo a otro hincha y perforó la campera de la novia de Langhain–, fue enviado a prisión preventiva este domingo por 180 días, al igual que la mujer que lo acompañaba en el momento del ataque, acusados de un homicidio muy especialmente agravado, en calidad de autor para él, y de cómplice para ella.

El tercer imputado fue Erwin Parentini Flores, uno de los líderes de la barra brava de Peñarol y autor intelectual del homicidio, ya que ordenó desde la cárcel que un hincha de Nacional fuera asesinado esa noche, como él mismo lo confesó.

Una de las pruebas que incriminaron a Parentini fue un audio de WhatsApp al que accedió la policía luego de incautar un celular en su celda del penal de Libertad, donde está recluido en la actualidad. 

“Hermano, escuchame hermano, a ver si rescatás un pibe en una moto, sacá, o cualquiera en un auto que lo deje a la vuelta que le voy a dar con la pistola ñeri, ahí cuando vayan saliendo del Parque a todos ñeri, haceme el dos, gordo. Jugamos callado, lo hacemos entre nosotros”, decía el delincuente, conocido como el Coco, que tiene varios antecedentes penales por homicidio, narcotráfico, y extorsión, entre otros delitos.

Las fuentes de la investigación aseguraron que están tras las pistas del receptor de ese mensaje, el hombre a quien Parentini se refiere como "hermano" y "gordo". Una de las hipótesis, dijeron los informantes, es que se trata de quien maneja la boca de droga que Parentini tiene en el Cerro. Y esta persona, creen los investigadores, es quien finalmente "reclutó" a Costa, el consumidor de pasta base que mató a Langhain por "tres tizas" de esa droga, como demostró el fiscal Gómez, más un dinero cuyo monto todavía no se sabe.

Sin embargo, identificarlo es una tarea que está dando dificultades, informaron las fuentes.

Por el momento, el fiscal Gómez –quien lidera la investigación– se concentrará en imputar a la novia de Parentini, que fue detenida este lunes, horas antes de la audiencia en la que se inició la investigación penal contra el barra brava de Peñarol.

Esta mujer, llamada Analía Solange Quilimas Gularte, fue quien ofició de nexo entre su novio y el sicario. Ella fue quien le dio el celular al tirador, con el que comenzó a comunicarse con Parentini desde el sábado 14 a la tarde. Fue a ese celular que el barra brava se comunicó realizando videollamadas minutos antes del ataque, cuando –según declaró Costa– lo amenazó con matarlo si no se animaba a disparar.

Además de Quilimas, la otra mujer que las autoridades quieren detener también participó en la logística del asesinato, de acuerdo al relato de las fuentes.

Largo prontuario

Quilimas tiene 34 años y 12 antecedentes penales, casi todos por robo sin violencia. 

El primer delito lo cometió en 2004, cuando fue procesada con prisión por hurto en grado de tentativa, según lo indica la ficha policial a la que accedió El Observador.

En 2007 volvió a ser procesada con prisión por dos delitos de hurto, un año después cayó por otro delito de hurto –esta vez especialmente agravado–, y volvió a ser imputada por robo en 2009. Un año después se involucró en el narcotráfico, y fue procesada con prisión por un delito de suministro de estupefacientes en grado de tentativa.

En 2011 volvió a los robos y fue imputada nuevamente por hurto. Lo mismo en 2012: fue imputada por tres delitos de hurto, y uno de ellos con la agravante de la pluriparticipación.

En 2013 fue imputada otra vez por dos hurtos y en 2014 por tráfico interno de armas y un delito de encubrimiento.

Otros tres delitos de hurto cometió en 2016 y en 2018, el último año del que hay registro de su criminalidad, fue condenada por otros dos robos, agravados por su pluriparticipación.

Cambio de aspecto
Según fotografías que tiene el Ministerio del Interior, esta mujer ha variado su aspecto físico en forma radical en el último tiempo.
En algunas imágenes tiene el pelo corto y morocho, con lentes de contacto de color celeste. En otras, tiene el cabello largo y sus ojos oscuros. A veces aparece de lentes fijos o incluso con el pelo teñido de rojo.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...