Economía y Empresas > PROPIEDAD INTELECTUAL

Lo que se discute sobre las patentes de las vacunas para el covid-19 y qué dijo Pfizer

Exponentes jurídicos y el abogado corporativo de la industria farmacéutica estadounidense explicaron dónde queda parado el mundo ante las vacunas para combatir la pandemia 

Tiempo de lectura: -'

16 de diciembre de 2020 a las 05:03

El mundo ve una luz con la aprobación de la vacuna de Pfizer-BioNTech, la primera en salir al mercado internacional, pero las opciones serán múltiples ya que distintos laboratorios y universidades están también a punto de lograr las autorizaciones correspondientes, como Moderna, Oxford y Yansen de Johnson & Johnson, entre otras.

La mayor cantidad de patentes en torno al covid-19 se verán a mitad del próximo año, ya que normalmente pueden estar hasta 18 meses sin publicarse. Es claro que la investigación y desarrollo para las vacunas contra la pandemia, vienen de años atrás y se basan en los conocimientos sobre brotes virales conocidos, como el Sars y Mers.

Históricamente, los protagonistas en relación a las patentes vinculadas a este tipo de virus fueron EEUU, China y Rusia, en ese orden; mientras que en los últimos 15 años, la potencia asiática tomó el liderazgo con el 30% de las patentes relacionadas con este tipo de enfermedades seguido por EEUU con 20%, según datos manejados en la Asociación Interamericana de la Propiedad Intelectual (Asipi).

Asipi calculó que actualmente existen más de 212 vacunas contra el covid-19 en estudio, en diferentes fases, solo cuatro de ellas en fase 3. 

En cuanto a Uruguay, forma parte del Covax (iniciativa que busca la equidad en el sistema de distribución de vacunas en el mundo), pero el Ministerio de Salud Pública (MSP) anunció que "no se descarta nada", incluso salir a negociar directamente con las farmacéuticas internacionales. Es así como el gobierno de Lacalle Pou se mueve en distintos frentes en esta materia; de hecho, el canciller Bustillo declaró que estudian la posibilidad de comprar la vacuna rusa Sputnik V (no forma parte del Covax). 

Uruguay forma parte del Covax (iniciativa que busca la equidad en el sistema de distribución de vacunas en el mundo) y  se encuentra en una lista de compra de vacunas a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Hoy en día, el Covax cuenta con la mayor cartera de vacunas contra el covid-19, la cual incluye unas 18 vacunas en fases avanzadas, entre ellas AstraZeneca (Reino Unido), Novavax (EEUU), Moderna (EEUU), CureVac (Alemania), Universidad de Hong Kong (China), Instituto Pasteur/ Merck (Themis (Francia, EEUU y Austria), Clover Biopharmaceuticals (China), según la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

¿Las patentes son limitantes?

Si algo buscan los países menos desarrollados es el aseguramiento de acceso universal a las vacunas; y no solo de las vacunas, sino también de los kits diagnósticos, dispositivos médicos y otros implementos que se requieren en la pandemia.

En materia de propiedad intelectual, un escenario posible es que declaren las vacunas de interés público o que se recurra a la figura de licencia obligatoria, que significa la suspensión temporal del derecho de exclusividad del titular sobre una patente, permitiendo la producción, uso, venta o importación del producto o proceso patentado, por un tercero; en tal caso, el tercero le paga al titular los derechos por su uso. Es decir, a través de la licencia obligatoria el titular de la patente (léase, vacuna) queda obligado a ello. 

Al respecto, Roberto Vargas, abogado corporativo de Pfizer Inc. de EEUU señaló (en las Jornadas virtuales de Asipi 2020) que las licencias obligatorias no resuelven, sino que ponen a las empresas en el apuro de producir y este no es un tema en el que se deba arriesgar la calidad del producto. Además, consideró que ese recurso legal tampoco es necesario “por la buena disposición de Pfizer", en alianza con BioNtech. “Estamos abiertos al licenciamiento voluntario, porque es imposible para una sola compañía cubrir la demanda mundial”, admitió. 

“Estamos abiertos al licenciamiento voluntario, porque es imposible para una sola compañía cubrir la demanda mundial”, dijo Vargas, abogado corporativo de Pfizer Inc. EEUU.

Lejos de ser pensarlas como una limitante para el mercado, Vargas defendió a las patentes y a propiedad intelectual. “De no haber sido por los incentivos de la propiedad intelectual y al conocimiento acumulado que resultó de cuidar la propiedad intelectual, no hubiera sido posible llegar a esta vacuna (...) Desarrollamos la vacuna en ocho meses, pero en realidad nos llevó años previos de trabajo”, afirmó.

En materia de comercial y de distribución, el abogado explicó que la política de Pfizer varía según el tipo de patente o país en cuestión. Como ejemplo, mencionó que algunos países tienen interés por las patentes más robustas, y otros no, por lo que las políticas varían según el caso. “En relación a los patentes del covid-19, seguiremos el mismo modelo”, señaló.

Agregó que todo el conocimiento que se está generando en los laboratorios, proporcionará la información necesaria para situaciones futuras de pandemia. "Restringir a ese nivel ahora, significa restricción de avances en el futuro”, afirmó.

Otro tema involucrado es el precio de la vacuna. La investigación y el desarrollo son caros, en especial  para las vacuna contra el covid-19, en las que se está utilizando tecnología de última generación.

Andrés Rincón, abogado y socio de Cavelier Abogados de Colombia -también presente en el evento de Asipi- se enfocó en la realidad latinoamericana al considerar que en esta región existe una industria genérica “bastante desarrollada”, que a su entender se alineará con la producción de vacunas. La esperanza está puesta, entonces, en los genéricos. 

“No solo hablamos de tecnologías para desarrollar una vacuna, sino en los distintos sectores, como por ejemplo, en los empaques, en el transporte y en la logística relacionada a esta”, indicó. 

Por lo pronto, las vacunas requiere condiciones de muy bajas temperaturas, lo que llevará a rever los sistemas de movilización, permanencia del producto en las aduanas, manipulación y demás cuestiones de la cadena comercial, que sufrirán cambios radicales.

Respecto a los empaques, cabe señalar que la vacuna contra el covid-19 -al menos la de Pfizer- requiere estar a 70 grados centígrados bajo cero. Por eso la compañía desarrolló su propio empaque para que pueda ser almacenada y transportada adecuadamente. Nuevos players de la industria se sumarán al desafío logístico.

No todo termina con la vacunación

Las vacunas detendrán o contrarrestarán la pandemia, pero probablemente marcarán el comienzo de una “nueva era” en la que los virus serán una constante.

Hoy en día, existen 1,67 millones de virus desconocidos del tipo covid -latentes o dormidos-, que hay que investigar, secuenciar, controlar.

Caroline Tank, jueza federal de Río de Janeiro destacó que se deberán evitar nuevos brotes (lo que no se hizo con el covid-19, cuya aparición se había advertido ya en el año 2007) y pensar en nuevos modelos farmacéuticos, basados en mejores prioridades de investigación.

Explicó que la investigación y desarrollo en el campo médico es sumamente cara, no así los precios de la fabricación. En tal sentido, las políticas gubernamentales (que generalmente alcanzan para la fabricación, pero no para la investigación) deben tratar de facilitar asociaciones público-privadas, estrechar relaciones con financiadores y ampliar el compartir tecnologías.

Tank mencionó que actualmente en Brasil existen parques públicos de laboratorios que han dado soluciones a enfermedades que no las dan las empresas privadas, porque no son de su interés; India y Sudáfrica hicieron propuestas a la OMS para que sus países miembros no paguen los impuestos en determinados tratamientos (esos países también lideran una petición ante la OMC para que se suspenda la propiedad intelectual sobre tecnologías, medicamentos y vacunas contra el covid-19 coronavirus mientras dure la pandemia); existen proyectos en algunos países para exigirles a los laboratorios que trabajen con fondos públicos y no solo privados (lo que puede mover la ecuación comercial en forma diferente).

También hizo referencia a que las negociaciones y acuerdos con los titulares sobre royalties y licencias a terceros relacionadas con el covid-19, están sobre la mesa desde hace tiempo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...