Nacional > Instructores de confianza

Lo que tiene que hacer para aprender a manejar sin pasar por una academia

De los 30 exámenes diarios solo dos se presentan con instructor particular; academias alertan que es una opción más insegura

Tiempo de lectura: -'

24 de abril de 2018 a las 05:00

A partir de mayo, el costo de tomar clases en una academia para sacar la libreta de conducir alcanzará los $ 16.000. El incremento de $ 6.000 se producirá cuando entre en vigencia un decreto reglamentario de la Intendencia de Montevideo que aumenta las exigencias para las academias de conducir y para quienes quieran obtener la licencia.

Entre otras cosas la reglamentación (que surge de un decreto aprobado por la Junta Departamental en diciembre de 2016) establece que son necesarias 25 clases para poder dar el examen de la libreta de conducir, y no 15 como hasta ahora. Cada clase no podrá ser de menos de 60 minutos ni durar más de 120 minutos.

Pese a ello, existe una manera poco utilizada para ahorrar el costo que implica tomar clases con una academia. Según la normativa, el aspirante a obtener una licencia de conducir también puede optar por recibir instrucción de un particular de confianza siempre y cuando la persona cumpla con determinados requisitos.


Para hacer uso de esta opción, el aspirante tiene que presentar ante el Contralor de Conductores y Educación Vial de la comuna, la cédula de identidad y una fotocopia del documento, certificado médico específico para licencia de conducir, y agendar personalmente los exámenes teórico y práctico.
Además, debe presentar fotocopia de la cédula de identidad y de la licencia de conducir de la persona que le enseñará a manejar. Esos documentos deben ser presentados el día del examen práctico. Este acompañante deberá ser mayor de 21 años, y tener por lo menos 2 años de antigüedad como conductor en la misma categoría que solicita el aspirante, o superior. Además, se debe otorgar fotocopia de Libreta de Propiedad del vehículo en el que vaya a dar la prueba. También se les pide una declaración jurada.

El auto debe estar empadronado en Montevideo y si tiene más de 5 años de antigüedad, deberá presentar el certificado de la Inspección Técnica Vehícular (Computest), y la fotocopia del Certificado de Seguro Obligatorio (SOA) del vehículo. Otro requisito es que el instructor no tenga multas ni sanciones impagas, ni deuda de patente.

Según la nueva normativa, el instructor de confianza particular no puede presentar más de tres aspirantes por mes o siete en el semestre; en caso contrario, se estarían convirtiendo en una academia de conducir informal. Antes de la normativa, no existía límite a la cantidad de aspirantes que podían presentar por lo que hay mayor control, destacó a El Observador la directora de Tránsito, Mariela Baute.

Una vez que el aspirante completa estos trámites, recibe una planilla en donde debe anotar las 25 clases requeridas. Es el instructor el que anota los días y las horas que duró cada clase y el aspirante el que da fe con su firma. Baute explicó que esta planilla, al igual que la que presentan las academias, tiene valor de declaración jurada.

Poco utilizada

Esta opción siempre estuvo vigente incluso antes de los cambios anunciados la semana pasada. Pese a ello, es poco utilizada y poco conocida. "La intendencia no obliga a tomar clases en una academia. Eso fue siempre así", recordó la semana pasada, Baute. "Yo le digo a todos. Si tienen alguien que les enseñe a conducir, no tienen porqué recurrir a una academia de conducción", dijo la directora a Subrayado.

En general, de los 30 cupos diarios que hay en cada uno de los seis turnos para dar examen, dos son solicitados por personas que concurren con un instructor de confianza, o sea 12 de los 360 que se presentan cada día a rendir el examen, según datos de la Asociación de Instructores y Propietarios de Escuelas de Conductores. La utilización de esta opción es históricamente baja, dijo a El Observador Álvaro Beloqui presidente de la asociación.


Sin embargo, entre jueves y sábado la pista de pruebas de la Intendencia de Montevideo frente al Estadio Centenario se pobló de aspirantes que concurrieron con instructores de confianza, relató Beloqui.
Para las academias, esta opción es menos segura, ya que es más difícil corroborar que se cumplió el número de clases exigidas, dijo el instructor.

Además señaló que los vehículos privados utilizados tienen seguros distintos a los que tiene las academias, y no cubren un accidente durante una clase. De hecho, el sábado un auto manejado por un aspirante que conducía con un instructor de confianza, se despistó durante una práctica cerca de las canchas de baby fútbol frente al Estadio Centenario, dijo Beloqui.

Antecedentes

Los cambios en la reglamentación buscan mejorar los niveles de aprobación de los aspirantes a obtener la libreta de conducir. Hoy en Montevideo sólo el 50% de quienes rinden los exámenes prácticos, lo aprueban.

La comuna había asegurado en 2014 que la nueva normativa apuntaba a revertir el hecho de que no había un control sobre la calidad de las academias. Ahora, esas empresas pasarán a prestar un servicio de "actividad privada de interés público". Y, además de aumentar las clases, la intendencia limitará la cantidad de empresas de este estilo y pondrá exigencias también a los vehículos con los que se da el servicio.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...