Mundo > próximo presidente

López Obrador aleja temores en México

Grupos empresariales e inversionistas respiran más aliviados con las señales moderadas, y alejadas de un talante radical, del presidente electo López Obrador

Tiempo de lectura: -'

07 de julio de 2018 a las 05:00

Aunque persiste cierta incertidumbre por el talante y el tono populista de su campaña, es claro que Andrés Manuel López Obrador está abocado, por lo menos en esta fase poselectoral, a disipar temores sobre su plan de gobierno.

¿Hasta qué punto logrará realizar "la cuarta transformación de la vida pública de México", como él mismo dice, el presidente más poderoso de México en más de 30 años, si cumple con algunas de sus ideas populistas que preocuparon a empresarios y a inversores durante la campaña electoral? Está por verse. Aunque sus propuestas suenan bien para una mayoría contundente de los electores, persiste cierta incertidumbre acerca de cómo cumplirá con algunas de sus propuestas de izquierda. Además, muchas promesas puede resultarle difícil de instrumentar.

Por lo pronto, el candidato electo ha hecho un llamado a la conciliación nacional, ha dado un mensaje contundente de que respetará el juego democrático y suavizado sus planteos radicales.

Por ahora, todo indica que está dispuesto a que en su gobierno, desde el 1° de diciembre, prevalezca una postura moderada y pragmática, alejada de un fanatismo estilo chavista.

La reacción de los mercados financieros ante el resultado electoral y los mensajes del presidente electo fue favorable. No hubo depreciación del peso mexicano y los inversionistas no mostraron señales de alarma, ni mucho menos.

Credit Suisse señaló que el momento más importante de la gestión del nuevo gobierno será en su segundo año, cuando se verifique si logró el ahorro fiscal prometido por la austeridad y medidas anticorrupción, equivalente a dos puntos del PIB.

Esta semana, López Obrador mantuvo una reunión con el actual presidente, Enrique Peña Nieto, para acordar los términos de la transición y todo indica que no habrá sobresaltos.

También tuvo un encuentro con los empresarios top de su país, para hablar de sus propuestas. Entre ellos, Alejandro Ramírez (Consejo Mexicano de Negocios), Bosco de la Vega Valladolid (Consejo Nacional Agropecuario), Mosés Kalach (negociador del Tlcan), Marcos Martínez Gavica (Asociación de Bancos de México), Valentín Díez (Citibanamex) y Claudio González (Kimberly Clark). Palabras más, palabras menos, todos ellos dijeron que salieron tranquilos de la reunión.

Discurso moderado

En su primer discurso tras la victoria, López Obrador expresó que respetará la Constitución y a quienes votaron a otros candidatos, que el nuevo proyecto de nación buscará una auténtica democracia, que habrá libertad empresarial, que respetará la autonomía del Banco de México, que no habrá confiscación o expropiación de bienes y que mantendrá la disciplina financiera y legal.

Sus principales focos son erradicar la corrupción y la impunidad, combatir la inseguridad y la violencia, la desigualdad social y económica, desarrollar programas sociales para "los más humildes y los olvidados" y fortalecer el mercado interno.

Aseguró que todo lo ahorrado por el combate a la corrupción y por cortar los privilegios se destinará a impulsar el desarrollo del país. "No habrá necesidad de aumentar impuestos en términos reales, ni de endeudar al país", arriesgó.

Sebastián Garrido, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas de México (CIDE), dijo a El Observador que López Obrador volvió a ser el político que fue como jefe de gobierno de la Ciudad de México en el sentido de "más mesurado y con responsabilidad institucional".

"Envió claros mensajes a los mercados de que respetará el estado de derecho, y fue creíble para la mayoría", señaló.

No hay que perder de vista que López Obrador tiene una mayoría en el Congreso como para reformar la Constitución y que sus ideas tienen muchas lagunas. "Que respete la Constitución no quiere decir que no pueda cambiarla", observó Garrido.

Izquierda positiva

En México, se compara la figura de López Obrador con la del presidente Tabaré Vázquez y el exmandatario José Mujica, dijo el periodista Albinson Linares, que realizó la cobertura electoral de México para el diario New York Times.

"Los tres líderes tienen idearios de izquierda, pero son pragmáticos a nivel macroeconómico. La mayoría de los mexicanos los ven como ejemplos positivos de izquierda", señaló.

Analistas identifican a López Obrador con la llamada "izquierda democrática" que se explica por la coalición heterogénea que lo lleva al poder, que lo ha obligado a moderar su posición otrora bastante extrema.

"Me parece una injusticia o error comparar a López Obrador con el exmandatario de Venezuela Hugo Chávez, o con el socialismo del siglo XXI. Chávez venía de una izquierda autoritaria, con un componente militarista que no está presente en el nuevo mandatario de México", opinó el internacionalista y profesor universitario venezolano Carlos Romero.

"No creo que estemos ante un lobo disfrazado de oveja, o ante la presencia de un caballo de Troya. Más bien, su figura y alianzas me remiten al viejo nacionalismo latinoamericano, al líder reformista democrático que hubo en esta región en la época de los 60 y 70", respondió Romero a El Observador.

Se refiere a la ideas de un político progresista o de la izquierda democrática, con una posición firme frente a Estados Unidos y Europa, pero sin poner en juego las relaciones políticas y comerciales con las grandes potencias.

En todo caso, en este momento las dudas sobre López Obrador se refieren no tanto a qué tan radical será durante su gobierno, sino en qué grado podrá cumplir sus promesas electorales.

La partida arrancó y habrá que ver cómo se reparten los naipes del nuevo Gabinete, especialmente en los cargos claves de Pemex, la Comisión Federal de Electricidad y el Banco de México.

La oposición, ante una derrota tan contundente, no se quedará quieta y hay quienes auguran una alianza entre los partidos PRI (del actual presidente Enrique Pérez Nieto) y el PAN, ambos de larga trayectoria en el país. No ha habido anuncios en ese sentido, pero ya han sabido caminar juntos en el pasado.

Comentarios