Economía y Empresas > Impuestos y prestaciones

Los ajustes del IRFF, el IASS, y la suba de la jubilación mínima y las becas universitarias

La inflación de 2020 gatilla una serie de prestaciones y también modifica las franjas del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas 

Tiempo de lectura: -'

06 de enero de 2021 a las 05:00

Más allá de ser un dato estadístico de la economía uruguaya, el dato de inflación de cierre del año (9,41%) ha sido la variable por la cual el Poder Ejecutivo ha definido el aumento anual de la Base de Prestaciones y Contribuciones (BPC), el parámetro detrás del cálculo, por ejemplo, de Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y del Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS), tributos que alcanzan en su conjunto en Uruguay a unos 633 mil contribuyentes, según la Dirección General Impositiva (DGI). 

Esto porque el ajuste anual en las franjas de ingresos que se utilizan para aplicar el IRPF, los montos no imponibles y las deducciones, así como otras prestaciones sociales, se hacen tomando como referencia la Base de Prestaciones y Contribuciones (BPC).

Las autoridades pueden elegir para el ajuste anual hacerlo mediante la evolución del Índice de Precios al Consumo (IPC) en los 12 meses a diciembre o mediante el Índice Medio de Salarios (IMS) a noviembre. En ambos casos, puede decidir ajustarlo 20% por debajo o por encima de lo que dictan ambos indicadores.

En general, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) suele tener definido ya el criterio que se tomará en cuenta para ajustar la BPC. Sin embargo, una fuente del equipo económico respondió este martes a El Observador -luego de conocido el dato de IPC de 2020- que todavía no se había tomado una definición al respecto y que llegado su momento se analizará qué criterio se tomará para actualizar el valor de la BPC.

Desde la implementación del impuesto, la variable elegida por los últimos dos gobiernos del Frente Amplio para el ajuste había sido el IPC, pese a que esto llevaba a que en el promedio de los casos, el trabajador terminara pagando año a año un porcentaje ligeramente más alto de su sueldo en IRPF y los montos no imponibles subieran más lento que el salario medio.

Tomando el criterio de ajustar la BPC por la inflación de 2020 (9,41%) el valor de la misma se elevaría de $ 4.519 a $ 4.944 para este año.

Con ese criterio, el mínimo no imponible del IRPF (7 BPC) trepará de $ 31.633  a $ 34.610 nominales mensuales para 2021. No obstante, ese monto no tiene en cuenta las deducciones que se calculan para el pago de ese tributo (Fonasa, aportes jubilatorios, Fondo de Reconversión Laboral, entre otros), por lo que el límite para tributar será superior según las deducciones que pueda realizar cada trabajador.

El impacto 

Este año, con una inflación a diciembre de 9,4% y un incremento salarial a noviembre por debajo de esa variación (7,8%), es más difícil que opere el mecanismo adverso a los asalariados, salvo que el gobierno decida hacer uso de la potestad que tiene de ajustar hasta 20% por debajo del IMS.

Según cálculos realizados por El Observador, si al igual que en los últimos años, el gobierno optara por ajustar la BPC por inflación, el máximo salario que escapa de la retención mensual del impuesto pasaría de $ 39.300 nominales en 2020 a $ 43.000 este año. En el caso de un ajuste por IMS, el sueldo máximo sin retención sería de $ 42.400. Los cálculos fueron hechos para un trabajador sin hijos a cargo.

Jubilación mínima, IASS y becas 

Con el ajuste de la BPC también se modifica el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS). El mínimo no imponible con retroactividad el 1° de enero pasa de $ 36.152 a $ 39.554, que equivale a 8 BPC en el mes.

En tanto, la jubilación mínima de 3,05 BPC -que cobran unos 142 mil jubilados- pasará de $ 13.783 a $ 15.080 desde enero de este año (+ $ 1.297).

También se ajustará el impuesto que pagan los egresados de la Universidad de la República y UTU al Fondo de Solidaridad cuya carreras tengan menos de cuatro años de duración que pagarán $ 4.944 anuales (1 BPC), mientras que aquellas carreras de cuatro años y más tributarán $ 9.888 (2 BPC).

A su vez, las becas mensuales que reciben los estudiantes del Fondo de Solidaridad pasarán a $ 9.888 (2 BPC). Esta prestación se abona en un máximo de 10 pagos para los casos de renovaciones y de 8 para aquellos que la reciben por primera vez.

Por otro lado, también se elevará la deducción máxima de 36 BPC ($ 177.993) de las cuotas hipotecarias de inmuebles que estén por debajo de las 794 mil Unidades Indexadas (unos US$ 90 mil a valores de hoy). Unos 30 mil contribuyentes realizan deducciones por cuota hipotecaria cada año.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...