Cargando...

Mundo > Estados Unidos

Los jesuitas se financiaron con la venta de esclavos en Luisiana en el siglo XIX

La orden católica se había comprometido a recaudar US$ 100 millones en un año para indemnizar a descendientes de afroamericanos vendidos a terratenientes en Luisiana para financiar la Universidad de Georgetown en 1838. Sin embargo, no logran apoyo y sí se desnuda la participación de la orden en la trata de personas

Tiempo de lectura: -'

29 de agosto de 2022 a las 05:01

En marzo de 2021, la Compañía de Jesús se comprometió a recaudar unos US$100 millones para expiar su participación en el tráfico de esclavos en Estados Unidos. En ese momento, historiadores y líderes de la Iglesia dijeron que sería el esfuerzo más grande por parte de la Iglesia católica romana para redimirse por la compra, venta y esclavitud de personas negras en Estados Unidos.

La noticia de la creación de un fideicomiso para que la recaudación de dólares fuera a manos de descendientes de esclavos vendidos por los Jesuitas fue publicada en varios periódicos estadounidenses y también en el portal jesuits.org.

Sin embargo, pasados 16 meses, “el dinero llegó a cuentagotas”, dice Rachel Swarns, periodista que cubre temas de descendencia de afroamericanos en The New York Times en un reciente artículo.

El tráfico de esclavos en el sur de Estados Unidos fue una actividad muy beneficiosa para comerciantes y también para órdenes religiosas de distinto tipo. La Compañía de Jesús en Estados Unidos no fue ajena a ello. Una de esas ventas fue certificada. Se trató de 272 personas entregadas a cambio de dinero a terratenientes de Luisiana.

Los jesuitas destinaron una parte del dinero de esa transacción a “sacar de apuros financieros” a la Universidad de Georgetown, según está registrado en los archivos de los jesuitas. Cabe aclarar que Georgetown es una de las unidades académicas más prestigiosas del país, fundada y regenteada precisamente por esa orden católica cuya sede está en Washington DC.

Por entonces, la orden dependía de las plantaciones y la mano de obra esclava para sostener al clero y ayudar a financiar la construcción y el funcionamiento cotidiano de las iglesias y escuelas, incluida Georgetown.

Muchos años después, y desde esa misma universidad, los jesuitas prometieron juntar el dinero para destinarlo a los descendientes de esos esclavos. “Nuestra vergonzosa historia de esclavitud jesuita en los Estados Unidos ha sido sacada del estante polvoriento, y no puede quedar en el olvido”, publicaron en su página oficial los religiosos.

Sin embargo, los eventuales aportantes para esa campaña de redención no aparecieron con los fondos esperados. De esa iniciativa participó la “Asociación de Descendientes GU272”, donde hay familiares de aquellos 272 esclavos, cuya página oficial dice que su existencia se debe a “preservar la memoria, conmemorar las vidas y restablecer el honor de los esclavos vendidos por el Provincial de los Jesuitas de Maryland. Como descendientes estamos decididos a reconciliarnos con nuestros ancestros”.

Entre los que emprendieron el fideicomiso está Joseph M. Stewart, descendiente de una de las personas vendidas, cuyo nombre –el del esclavo- le fue dedicado en un edificio en Georgetown.

En marzo de 2021, la propia orden hizo una inversión inicial de US$15 millones. “Pero solo han llegado unos US$180.000 en donaciones pequeñas al fideicomiso” dice Rachel L. Swarns en el artículo recientemente publicado.

Alarmados por el ritmo tan lento de la recaudación, “el líder del grupo de descendientes que se asoció con los jesuitas escribió a Roma a inicios de este mes para pedirle al líder global de la congregación que se responsabilice por el cumplimiento de la promesa de los sacerdotes estadounidenses” dice la autora.

Los jesuitas estadounidenses, “durante más de un siglo dependieron del trabajo y la venta de esclavos”, advierte Swarns, decidieron vender las tierras que tenían, “las mismas que en su momento albergaron plantaciones en Maryland”, indicaron los sacerdotes.

Incluso se comprometieron a, tras las ventas, hacer una transferencia al fideicomiso “del dinero obtenido por la venta previa de una plantación de US$57 millones”.

Con los fondos que pretendía recaudar financiarían programas para beneficiar miles de descendientes de esos esclavos, “incluyendo becas y fondos para emergencias, además de promover proyectos de reconciliación racial”, publicaron, cuenta Swarns.

Sin embargo, en agosto de 2022, “el resto de las tierras aún no se ha vendido, y los ingresos de las ventas anteriores de terrenos no se han transferido al fideicomiso, según relatan los funcionarios jesuitas y los descendientes”.

“Se ha hecho evidente para todos los que ven más allá de las palabras que los jesuitas no cumplen lo que dicen”, escribió Joseph M. Stewart, presidente de la Fundación de la Verdad y la Reconciliación de los Descendientes, en su carta al padre Arturo Sosa, superior general de los jesuitas. “La conclusión es que, sin su intervención, esta colaboración parece destinada al fracaso”.

En su carta, pedía a Arturo Sosa, el superior general de la orden, que “se asegurara de que los jesuitas estadounidenses completaran la venta de los terrenos y la transferencia de los activos para finales de este año, y que consiguieran los fondos prometidos para el próximo año”, por este 2022. También pidió a la orden que depositara “un total de US$1000 millones EN el fideicomiso para 2029”.

“Los exhortamos a ser más diligentes”, dijo Stewart. En una declaración publicada el lunes pasado, Brian G. Paulson, reverendo y presidente de la Conferencia Jesuita de Canadá y Estados Unidos, junto con los principales líderes jesuitas del país, dijo que seguían “profundamente dedicados a nuestra asociación histórica con la comunidad de descendientes y a trabajar juntos por la reconciliación racial y la sanación en este país”.

“Compartimos la preocupación de Joseph Stewart y otros líderes descendientes en relación con el ritmo de nuestros esfuerzos para recaudar fondos”, dijeron Paulson y los líderes provinciales, y añadieron: “Seguimos trabajando con nuestros aliados de la red para conseguir los recursos”.

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...