Mundo > elecciones

Los militares cuadruplicaron su presencia en cargos electorales en Brasil

Más de 70 candidatos militares fueron elegidos el pasado domingo

Tiempo de lectura: -'

10 de octubre de 2018 a las 05:01

La masiva votación que logró el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro en Brasil, además del impacto político nacional e internacional, llevó a que más de 70 candidatos militares consiguieran algún cargo o escaño durante la disputa electoral de este domingo, la mayoría de ellos en el Legislativo donde cuadruplicaron su presencia.

Impulsados por temas como la seguridad pública y el combate a la corrupción, 961 candidatos militares se postularon para alguno de los cargos de elección popular, de los cuales al menos un 8 % consiguió ser elegido, según la estatal de noticias Agencia Brasil.

Jair Bolsonaro, el candidato que estuvo a 4 puntos de obtener la victoria presidencial en primera vuelta, que además es capitán de la reserva del Ejército deberá esperar el balotaje del próximo 28 de octubre para saber si logrará su aspiración. Bolsonaro obtuvo el 46 % de los votos, por lo que tendrá que medirse nuevamente con Fernando Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT) y quien ocupó el segundo lugar con el 29 %.

Lo mismo ocurre con tres estados cuyas gobernaciones tienen candidatos militares activos o retirados que deberán esperar a una segunda vuelta para saber si son elegidos.

Entre ellos está el aspirante al gobierno de Río de Janeiro, el exjuez federal Wilson Witzel del Partido Social Cristiano (PSC), también exinfante de Marina, un novato en la política que fue sorpresa este domingo por obtener mayoría de votos frente al favorito de los sondeos Eduardo Paes, del partido Demócratas (DEM).

Otros candidatos militares que disputarán la segunda vuelta son los comandantes Marcos y Moisés, aspirantes a los gobiernos de Rondonia y Santa Catarina respectivamente y ambos del Partido Social Liberal (PSL), el mismo de Bolsonaro.

Entre los candidatos que se declararon militares ante la justicia electoral en sus postulaciones, al menos 79 nombres fueron confirmados en escaños del Congreso Nacional y en las asambleas legislativas, lo que supone un número casi cuatro veces mayor que en las elecciones de 2014.

Entre ellos ya están aseguradas dos escaños en el Senado y 22 en la Cámara. En los estados, el número pasa de 60 legisladores regionales.

Un congreso hacia la derecha

La fuerte votación que dejó a Bolsonaro a punto de ser presidente de Brasil también impactó en el Congreso, donde su fuerza política, un pequeño sector ultraderechista se convirtió en la segunda bancada de la Cámara de Diputados. El Partido Social Liberal (PSL), al que Bolsonaro se afilió en marzo, pasó de 8 a 52 diputados (de un total de 513), entre ellos su hijo Eduardo. También llegó con 4 escaños (de un total de 81) al Senado, entre ellos el obtenido por Flavio, otro de sus hijos.

Por su parte el PT, que llevó como candidato a Fernando Haddad luego de que se impidiera al encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva presentarse, continúa en su caída aunque se mantiene como principal fuerza de la Cámara. En la elección de 2014 logró 69 escaños, pero las deserciones lo dejaron al final de la legislatura con 61 y ahora tiene 56. Además, en la cámara alta, perdió 7 de sus 13 senadores.

Otro de los partidos tradicionales que perdió fuerza en el Congreso con la llegada de Bolsonaro fue el centroderechista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), del expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), que pasó de 49 a 29 diputados. Y el Movimiento Democrático Brasileño (MDB), del impopular presidente saliente Michel Temer, cayó de 51 a 33 diputados.

De todas formas, tanto MDB como PSDB siguen siendo la primera y la segunda fuerza del Senado, donde la caída fue menor que en la Cámara, probablemente porque solo renovaba dos tercios de sus escaños.

Muchos de los diputados y senadores investigados por la Operación Lava Jato, que desde 2014 reveló un entramado de corrupción centrado en la estatal Petrobras, no lograron renovar sus cargos. Solo fueron reelectos un 46% de los diputados, mucho menos que lo esperado.

Pocas mujeres, pero más

Las mujeres consiguieron aumentar algo su presencia en el Congreso aunque sigue siendo una de las menores del mundo, pese a que representan el 51% de la población. También tuvieron una dura derrota en la disputa por los gobiernos regionales, ya que ninguna fue elegida en primera vuelta y solo una avanzó al balotaje.

La composición final del Congreso a partir de febrero de 2019, divulgada por el Tribunal Superior Electoral, mostró que el número de mujeres en el Senado permanecerá inalterado en 13 y el de la bancada femenina en la Cámara de Diputados saltará en un 51 %, desde 51 en las elecciones de 2014 hasta 77 en las de este año. Pese a ese expresivo salto, la representación de las mujeres en el Congreso brasileño tan solo creció del 10,77 % en 2014 hasta el 15,15 % en 2018, ya que las diputadas y senadoras serán 90 entre los 594 miembros de ambas cámaras.

De los 81 senadores, solo 13 (16 %) serán mujeres en la próxima Legislatura y de los 513 miembros de la Cámara de Diputados únicamente 77 serán de sexo femenino.

Aunque superará a países como Guatemala (12,7 %) y Paraguay (15,0 %), Brasil seguirá atrás de otros países de América Latina como Colombia (18,1 %), Uruguay (20,2 %), Venezuela (22,2 %), Chile (22,6 %), Perú (27,7 %), Ecuador (38 %), Argentina (38,9 %), México (48,2 %), Bolivia (53,1 %) y Cuba (53,2 %).

Pese a la reducida participación, la legislación brasileña incentiva la participación de las mujeres en las elecciones parlamentarias, ya que desde 1997 rige en Brasil una ley que obliga a los partidos a tener al menos 30 % de mujeres en sus listas de candidatos al Congreso.

 

El Observador y agencias

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...