13 de junio 2024
Dólar
Compra 38,25 Venta 40,45
24 de marzo 2023 - 16:05hs

La XXVIII edición de la Cumbre Iberoamericana contará con la presencia del presidente de España, Pedro Sánchez, y del también español Joseph Borrell, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores. Ambos quieren dar impulso al intercambio entre el Viejo Continente y América latina, preocupados por el crecimiento de las inversiones y el comercio de China con la región.

La cita que se lleva a cabo en República Dominicana durante el viernes 24 y el sábado 25 de marzo abordará también los flujos migratorios de la región hacia Estados Unidos, una preocupación de Washington debido al alto flujo impulsado por el fin de las restricciones de la pandemia y por el aumento de la pobreza y la desigualdad entre América Latina y América Central, por un lado; y Estados Unidos y Canadá, por el otro.

A su vez, la Unión Europea, a través de Borrell, busca promover la integración con los 22 países de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, cuyos mandatarios o representantes son acogidos por el empresario y presidente de República Dominicana, Luis Abinader. El lema del encuentro es “Juntos por una Iberoamérica justa y sostenible”.

Más noticias

Los asuntos a abordar en las 48 horas son el cambio climático, la seguridad alimentaria, la brecha digital y los créditos de los organismos regionales, especialmente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) así como del Banco Mundial (BM). La presencia de Borrell y otras autoridades de la UE también permite pensar en cuáles son los recursos que pueda ofrecer el Banco Central Europeo (BCE), la entidad financiera de un continente bajo presiones por la crisis energética y por la guerra en Ucrania.

Salvo cambios de última hora, en Santo Domingo, la capital de República Dominicana a orillas del Caribe, será el lugar donde debatan 16 jefes de Estado, sus vicepresidentes o representes especiales más los cancilleres de esas naciones. Las reuniones serán presididas por el secretario general del organismo, el chileno y excanciller chileno Andrés Allamand.

La ausencia del brasileño Lula y del mexicano Andrés Manuel López Obrador, presidentes de las dos economías más fuertes de la región, debilitan la importancia de las decisiones que puedan tomarse. Ambos mandatarios tienen buena sintonía entre sí y desestiman el papel que la Unión Europea pueda tener en la región. La realidad es que China ya es el primer socio comercial de América Latina.

Brasil tiene una fuerte integración con el gigante asiático y Lula tiene planeado un viaje a Beijing un día después de que termine la cumbre. México por su parte está integrada a Canadá y Estados Unidos por un tratado de libre comercio (NAFTA, por sus siglas en inglés).

Entre otros, quienes sí anunciaron su asistencia están el chileno Gabriel Boric, el colombiano Gustavo Petro y el argentino Alberto Fernández, que desde Santo Domingo partirá para Washington ya que tiene pactada una bilateral con Joe Biden. El venezolano Nicolás Maduro, que en principio lo tenían como asistente, desistió de viajar al encuentro.

Tras el debate sobre la crisis climática y los desafíos económicos, la cumbre tiene previsto aprobar dos cartas. La primera es la Carta Medioambiental Iberoamericana -o Pacto Verde Iberoamericano- que en julio de 2022 fue consensuado entre representantes de las naciones y aspira a ser “el mayor acuerdo político al que la Conferencia Iberoamericana haya llegado en temáticas medioambientales”.

El borrador elaborado aborda la biodiversidad, la defensa de la Amazonía como pulmón del planeta, la lucha contra la contaminación y las estrategias para afrontar el calentamiento global.

La segunda carta cuyo texto fue elaborado previamente es sobre los Principios y Derechos Digitales Iberoamericanos y refieren a las brechas existentes entre los distintos países y al interior de sus territorios.

La idea es contar con recursos para favorecer la inclusión y promover legislaciones que incidan en los ámbitos públicos y privados. Eso incluye la educación así como la transformación digital de las empresas y las industrias, condición indispensable para aumentar la competitividad.

Respecto de la seguridad alimentaria, los desafíos son muy grandes ya que América latina, con sus 600 millones de habitantes, tiene al menos 200 millones bajo la línea de la pobreza y es el continente con mayor desigualdad del planeta. Es decir, con el puñado de habitantes del primer decil con altísimos ingresos y los dos deciles de debajo de la pirámide con niveles de ingresos que los pone en riesgo de no insumir las calorías suficientes para poder vivir.

En cuanto al cambio climático, el presidente de la Cumbre, el chileno Andrés Allamand, señaló que el 45% de los gases de efecto invernadero de los 22 países de la comunidad está generado por el sector alimentario en su conjunto, tanto por la cadena de transporte como por la producción agroganadera.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos