23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,65
23 de agosto 2023 - 13:06hs

“Los jóvenes de hoy en día ya no tienen ideología / sólo piensan en las drogas, en el sexo y en orgías”.  El rap humorístico de Les Luthiers dejaba en evidencia que los adultos —esos que alguna vez fueron jóvenes— tienden a encasillar a las nuevas generaciones dentro de una masa homogénea y falta de ideas propias. Pero las encuestas que el Instituto Nacional de Evaluación Educativa les aplicó a los estudiantes de liceos y UTU de Uruguay revelan que los jóvenes de hoy en día tienen distintas ideologías y no se casan con una sola bandera.

Más de la cuarta parte de los estudiantes que respondieron al cuestionario en las pruebas Aristas, el último año, está “de acuerdo” o “muy de acuerdo” con que “las personas ricas deberían ir solo a centros educativos privados”. Este 28% demuestra que las opiniones son variopintas, e incluso varían según el tipo de institución de enseñanza a la que acude el alumno.

Más noticias

¿Los más ricos son los que están más a favor de encerrarse dentro de un gueto estudiantil? Los datos —que surgen de Aristas y que procesó El Observador— demuestran lo contrario: cuanto mayor es el nivel socioeconómico del alumno, mayor es su grado de desacuerdo con esta postura segregacionista.

De hecho, entre quienes acuden a liceos privados el nivel de acuerdo con la frase (“las personas ricas deberían ir solo a centros educativos privados”) desciende al 21%. Entre quienes concurren a liceos públicos sube al 28% y entre los estudiantes de UTU trepa al 34%.

En la misma línea, los estudiantes de liceos privados son los más receptivos y “progresistas” ante las frases “las personas ricas y pobres deberían estar en el mismo centro educativo” y “las personas de diferentes barrios pueden ir al mismo centro”.

“En otro tipo de estudios, en especial en aquellos relacionados a la igualdad de género, suele observarse que los jóvenes de contextos más vulnerables son más conservadores”, explica la socióloga Verónica Filardo, una de las referentes en investigaciones sobre juventud en Uruguay. Como ejemplo, cuenta, “la lógica de las bandas criminales, de la actividad delictiva y el narco suele basarse en estructuras machistas, en el ejercicio de la violencia, en la ley del más fuerte, en la protección de la mujer como un objeto débil, y con una idea marcada del varón como proveedor”.

El cuestionario aplicado en Aristas a más de 10.000 adolescentes uruguayos también lo confirma. La quinta parte coincide con que “en un hogar, el que debe salir a trabajar es el varón y no la mujer”. Esa visión “machista” —por catalogarlo bajo un “ismo”— está más acentuada en los estudiantes más pobres (24%) y cae entre los más ricos (16%).

La diferencia de postura según el contexto del alumno es tan marcada como la distancia según el sexo. Las mujeres suelen tener una visión más cercana a la igualdad de tareas, salarios y actividades que sus pares varones.

Una de las frases en que más se nota esta brecha es: “Los varones son mejores líderes políticos que las mujeres”. Un tercio de los hombres está “de acuerdo” o “muy de acuerdo”, pero, entre las mujeres, solo lo está el 13%.

¿Tiempos modernos?

En Budapest, la capital de Hungría, se está disputando el mundial de atletismo. En la mayoría de disciplinas compiten varones con varones o mujer con mujeres. Algunos deportistas empezaron a exigir que, poco a poco, las pruebas pasen a ser cada vez más mixtas.

La integración de los sexos dentro del deporte es una práctica cada vez más extendida en el fútbol y el básquetbol infantil. Pero cuando a los estudiantes de los liceos y UTU se les pregunta sobre si “hombres y mujeres pueden practicar los mismos deportes”, el 22% de los varones responden que no.

Como ocurre con la segregación económica, los alumnos más pobres son los que cosechan posturas más conservadoras. Al respecto, la socióloga Filardo se pregunta si el feminismo puede ser universal. “Las cosmovisiones siempre están influidas por un contexto social, cultural y por condicionamientos materiales”, dice.

Incluso entre las banderas “más nuevas”, como la diversidad sexual, existen opiniones discordantes. El 16% de los adolescentes discrepa con que las personas de diferentes orientaciones sexuales puedan dar clase.

¿A qué se deben estas posturas que escapan a las etiquetas clásicas? Según los analistas políticos, el voto joven le dio la victoria al movimiento conservador en Grecia. Javier Milei fue el candidato más votado en las internas argentinas, en buena medida con el apoyo de los varones jóvenes cansados de la “vieja política”. Juntos por el Cambio vio surgir en su seno a un grupo de jóvenes que defienden el derecho a la vida (anti-aborto) y la propiedad privada. Y en otros países empieza a nacer la idea de la derecha como sinónimo de “rebeldía”, “antisistema”.

Temas:

segregación cultura y feminismo estudiantes uruguayos

Seguí leyendo

Te Puede Interesar