Estilo de vida > DE NUEVO URUGUAYO

Los tablados traicionan al choripán y se vuelven gourmet y saludables

Nuevos puestos gastronómicos se integraron con éxito en la plaza gastronómica del Velódromo, más allá la tradicional parrilla

Tiempo de lectura: -'

11 de febrero de 2019 a las 05:02

Para los amantes del carnaval, los curiosos o los acompañantes a la fuerza de algún fanático de esta fiesta popular uruguaya, la cita de alguna noche de febrero es en un tablado. Si bien allí las energías se concentran sobre lo que sucede en el escenario, cada tiempo intermedio entre conjunto y conjunto da paso para que dios Momo ilumine los puestos de comida y el apetito de los carnavaleros comience su canto de bienvenida.

Durante varios años la parrilla comandó el festín con el choripán como reina del baile y la cerveza como fiel acompañante al ritmo de los avisos publicitarios. No obstante, los últimos carnavales trajeron aparejados una diversificación gastronómica que se manifestó a favor de los nuevos gustos populares, la alimentación más casera y saludable y, en muchos casos, en respuesta a la creciente llegada de inmigrantes (y su cultura culinaria).

El tablado del Velódromo es –por sus grillas que incluyen mayoritariamente murgas y su amplio espacio físico– de los escenarios comerciales que reciben más gente en febrero. Por eso, no es casualidad que tenga un despliegue de emprendimientos cada vez más amplio y diverso en su plaza gastronómica (24 puestos en total). Este año, la comida venezolana, la alemana, los vinos artesanales y la incorporación de bocados saludables irrumpieron en la oferta.

En la boletería que se encarga de vender los tiques de todos los puestos afirmaron que si bien los productos de parrilla siguen ocupando el podio, el público carnavalero se está animando a los sabores nuevos, algo que años atrás no se daba (tuvieron intentos fallidos de puestos novedosos que no funcionaron). A su vez, emprendedores detrás de las nuevas propuestas aseguran que las ventas vienen en crecimiento y que esto se da, en parte, porque buena porción de los asistentes se aburrió de la “típica comida de tablado”.

A continuación, un despliegue de motivos por los cuales ir al Velódromo –más allá del carnaval– resulta toda una experiencia gastronómica.

Comida Alemana

Uno de los puestos que más llama la atención es Oma´s Kuchen, que ofrece tres contundentes bocados con origen alemán.

Las salchichas alemanas bratwurst (hervidas a la cerveza y hechas a la plancha acompañada de salsa de curry y mostaza) y las salchipapas wurstkartoffer (salchichas de viena y papas fritas con aderezos) se venden a $ 150 y $ 100, respectivamente. Para el postre, este puesto tiene el clásico strudel de manzana a $ 130.

La Reina pepiada

Desde el carnaval pasado, la comida venezolana se instaló en el Velódromo. Este año se ofrece en dos puestos.

Del lado izquierdo del tablado está Zona 058, que usualmente vende comida en la feria de Tristán Narvaja y eventualmente en festivales o eventos culturales. Una de sus preparaciones infalibles son las arepas –que se pueden rellenar con pollo, carne, cerdo o jamón y queso– y se venden a $ 200. También hay tostones (rebanadas redondas de plátanos verdes fritos que se sirven como plato salado con aderezos) a $ 150 y tequeños (dedos de muzarela envueltos con harina de trigo) a $ 100.

En el ala derecha del escenario se ubica Paparike, que además de los platos anteriores ofrece cachapas con queso (tortilla de maíz natural dulce que puede ser rellenada con queso o distintas carnes) a $ 140 y tortas dulces venezolanas –como la torta tres leches– a $ 100.

Diversidad de foodtrucks

Comidas caseras, junk food gourmet, tapas y ensaladas se encuentran también entre las nuevas comidas que sumaron los foodtrucks que se instalaron en el Velódromo.

Chico MVD

El foodtruck Chico MVD –que suele trabajar en la zona de Punta Carretas– se instaló en el tablado de Parque Batlle con algunas de estas opciones caseras: milanesa de solomillo con tomate, lechuga y alioli en pan casero, o una opción vegetariana de cebolla caramelizada, queso, verdes, tomate y hummus de remolacha en pan de campo a $ 190; bastones de queso con alioli a $ 140 y salchichón de chocolate a $ 80.

Tapas

Otra de las novedades de este año es el foodtruck de tapas sobre el lado derecho del escenario. Por $ 180 el comensal puede armarse su propia bandejita –que perfectamente puede compartirse entre dos personas– y tiene hasta cinco opciones para elegir entre minimilanesas, minihamburguesas, papas bravas, ensalada gourmet, minilasaña, minitortilla, bocatas y brusquetas.

La Wawa

El foodtruck La Wawa vende burritos a $ 180, sándwiches de cerdo a $ 150 y nachos con cheddar a $ 120.

Route

Route Food Truck no escapa de la junk food –o comida chatarra– pero le da un toque gourmet. ¿Qué ofrecen? Papas fritas a $ 100 la porción y papas con cheddar, papas champi y sándwich de cerdo a $ 150. El combo de fritas y un sándwich se vende a $ 220.

Vinos artesanales

Fuera de las bebidas que siempre se vendieron en el Velódromo –refrescos, cerveza y algún trago– este año se incorporó un stand de vinos artesanales de la quinta Santero. Carolina Sgarbi, su propietaria, contó a El Observador que el tablado le resultó una excelente vía para vincularse con nuevos clientes a la vez de mantenerse activa durante febrero –que suele ser un mes muy tranquilo en su vinería–.

Sgarbi manifestó que las ventas fueron muy buenas y que el vino rosado dulce es el que más se vendió en estos días. Una opción fresca que recomienda incluso para aquellos que no suelen tomar vino es el Senit blanco frizzante con maracuyá. Cada vaso cuesta $ 100.

Dulces

La oferta de alimentos dulces es variada. Entre los helados, el pop y las golosinas, lo más novedoso son los rolls de helado al estilo tailandés, que se venden a $ 190 en Rolando Ice Cream. 

Los clásicos populares

A ambos lados de la plaza gastronómica se ubican parrillas que continúan liderando las ventas. Este año, los chorizos y hamburguesas al pan se venden a $ 110.

Entre otros clásicos se venden panchos a $ 45, pizza y fainá a $ 90, muzarela a $ 150 y churros a $ 70 la media porción.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...