Economía y Empresas > Conferencia

Los uruguayos ahorran poco, pero hay pocas opciones para hacerlo, según el BID

Además, el 55% de los ahorristas uruguayos lo hace por fuera del sistema financiero

Tiempo de lectura: -'

13 de marzo de 2018 a las 16:05

Basado en un estudio realizado por la Cátedra Sura de Confianza Económica y la Universidad Católica, el socio de CPA Ferrere, Bruno Gili, dijo que el 55% de los ahorristas uruguayos ahorran por fuera del sistema financiero. Agregó que -según datos que surgen de global Findex 2014-, mientras en los países de la OCDE el 71% de la población mayor a 15 años declaró haber ahorrado el año anterior, en América Latina el porcentajes de 41%. De hecho, Uruguay se encuentra por debajo de ese promedio de la región con un 39%.

Con la presencia de una invitada internacional proveniente de la Universidad Adolfo Ibañez de Chile, la economista Andrea Repetto, el eje de la conferencia organizada por la cooperativa financiera de ahorro y crédito Fucerep junto con el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), radicó en las barreras existentes para el ahorro formal.

La conferencia -que se desarrolló en Radisson Victoria Plaza este martes- también contó con la presencia de Carlos Díaz de Fucerep, Gonzalo Falcone de Sura, Francisco Bello de Redpagos, Wilson Lemus de Scotiabank y Martín Vallcorba del Ministerio de Economía y Finanzas.

Lea también: Encuesta revela que a los uruguayos les preocupa poco el ahorro

Cruce por inclusión financiera

En un intercambio sobre inclusión financiera entre los presentes, el gerente general de Redpagos reclamó que "no solo se cuide a los incluidos, sino también a los que incluyen" en el proceso. Ante ello, Vallcorba levantó el guante y manifestó que compartía que había que cuidar a los que incluyen, solo que "a veces no luce".

En tanto, entre los temas en que coincidieron tanto Gili como Repetto –que fueron los oradores principales-, se hizo hincapié en que la demanda de mecanismos de ahorro por parte de las personas se explica sobre todo por una falta de cultura y ausencia de educación financiera.

En este sentido, Gili señaló que en el caso de los ahorros formales un problema es la escasa y poco variada oferta que hay en el mercado, sumado al poco enfoque que se hace a los segmentos de bajos ingresos.

Sobre este punto coincidió el primer orador de la jornada, el representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Morgan Doyle, que criticó la falta de oferta de productos de ahorro programado en Uruguay.

El ahorro programado consiste en que, por ejemplo, un ahorrista genere una cuenta de ahorro para la compra de una vivienda, mediante la cual va acumulando una suma de dinero con aportes de forma mensual, con el fin de cubrir un porcentaje de una potencial casa que pretenda adquirir.

Lea también: Las opciones para sacarle jugo a los ahorros en 2018

Economía conductual

En tanto, la profesional chilena destacó la importancia de la llegada de la economía conductual para analizar el mercado y tener en cuenta que el comportamiento humano en esa disciplina no se basa en decisiones puramente racionales.

En este sentido, apuntó que en lo que refiere al impulsó de las personas a generar planes de ahorro, lo más dificultoso resulta cambiar el status quo de lo que las personas consideran el bienestar. "Duele más la posibilidad de perder, que la posibilidad de ganar", dijo la académica en referencia a la incertidumbre que generan los riesgos.

A su vez, Repetto agregó que existe otra barrera que se basa en un "sesgo hacia el presente". Según explicó, el problema es que la dinámica de la vida diaria no permite pensar en el ahorro. Otro punto que destacó en este sentido fue la socialización del consumo. "Lo que ocurre es que siempre los consumidores están observando lo que el resto está consumiendo, pero muy poca gente lo que está ahorrando ese resto y eso también se refleja en una baja propensión al ahorro", reflexionó.

A los uruguayos les preocupa poco el ahorro

En la encuesta presentada en 2017 por la cátedra Sura de la Universidad Católica, se destacó que aunque en líneas generales el ahorro en Uruguay ha crecido en los últimos años es relativamente bajo, y son pocos los consumidores que declaran ahorrar.

Además, se señaló que si bien el ahorro está presente en los consumidores en "términos discursivos", no se constataron comportamientos ni actitudes vinculadas a concepciones sobre el futuro que traten de controlar los "riesgos" o incertidumbres.

El informe destacó una escasa presencia de la idea de "guardar buscando rentabilizar" o "pensando en la vejez". La mayor parte de quienes ahorrar lo hacen con el objetivo de cubrir imprevistos, mientras que otra parte lo hace para una compra futura planificada o un gasto importante previsto. También se percibe una baja penetración de productos financieros diferentes a los de una cuenta bancaria.


Comentarios