Nacional > Entrevista

Luis Alberto Heber: con el fin de las mayorías "el Parlamento revive"

Para el senador herrerista, con una bancada de 42 legisladores el Frente Amplio "no puede gobernar"

Tiempo de lectura: -'

13 de noviembre de 2019 a las 05:00

A Luis Lacalle Pou le temblaban las piernas cuando a fines de 2012 subió las escaleras del edificio anexo al Palacio Legislativo para reunirse con Luis Alberto Heber. El por entonces diputado blanco iba a comunicarle su intención de ser precandidato a la Presidencia para las elecciones de 2014 y sabía que lo que Heber escucharía no le iba a gustar. “Me la hizo facilísima y me dejó entrar”, contó el ahora candidato nacionalista en la entrevista con el ciclo De Cerca, una coproducción de Mueca Films, TV Ciudad, El Observador y WILD Fi. Siete años después, también desde su despacho del anexo, Heber recuerda el encuentro como “una reunión cariñosa, franca, sincera y directa". “Yo quería ser el candidato. Me sentía con la fuerza de que podía conducir, ser candidato, ganar la interna y después ganar la Presidencia. Pero vi que la gente me estaba pidiendo otro nombre”, contó en entrevista con El Observador.  

El senador lleva 35 años como legislador y en la próxima legislatura puede seguir sumando horas de vuelo al haber sido reelecto. Sin embargo, si Lacalle Pou gana el balotaje, aspira a tener un cargo ejecutivo. El líder herrerista cree que con el fin de la mayoría parlamentaria el Poder Legislativo “revive”, considera que en las últimas tres legislaturas el peso de los legisladores de la oposición fue “muy relativo” y asegura que si gana el Frente Amplio “va a ser un gobierno trabado”.

¿Qué se imagina haciendo el 25 de noviembre, el día después del balotaje?

El día después de la elección a las tres de la tarde Luis está tocando el timbre de la Torre Ejecutiva. El candidato empezará a tener un cronograma de cómo se coordina toda la transición e ir asignando roles del gabinete.

O sea que está convencido de que Luis Lacalle Pou será el próximo presidente.

Totalmente. No tengo dudas porque creo que está haciendo todo bien. Faltan dos semanas y pueden pasar muchas cosas, no hay que bajar la guardia, hay que estar atentos, pero le tengo muchísima fe. Es un estilo de conducción que lidera al Partido Nacional y va a encabezar muy bien el “gobierno multicolor”. Él debe tener ya el cronograma definido de lo que va a hacer si es que la gente lo elige.

Dijo a El País que se visualiza en un rol ejecutivo. ¿Dónde se sentiría más cómodo?

Me gustaría tener un rol ejecutivo porque he tenido 35 años en el Parlamento pero soy un hombre de equipo. Si el director de la orquesta, que es Lacalle Pou, sostiene que soy más útil en el Parlamento, me quedo encantado. Me gusta el Parlamento pero como tengo 35 años en él, si tengo la oportunidad y si Luis confía en que puedo cumplir un rol ejecutivo, encantado estaría. ¿Cuál? Es muy difícil. Cuando uno sale de acá le gusta concretar cosas. El rol de la tarea ejecutiva es que la gestión de uno determine soluciones.

¿Cómo se imagina el próximo Parlamento?

Diría que el Parlamento revive. Se empiezan a negociar las cosas adentro, no afuera. Lo frustrante del Parlamento era que primero se negociaba en el Frente Amplio y por más de que vos demostraras que había leyes que necesariamente se tenían que modificar, como había un acuerdo previo dentro de la coalición del Frente Amplio, se imponía. Venían como en bloque e imponían una opinión. Eran muy pocas las leyes en las que podíamos incidir y en muy pocas oportunidades pudimos devolver proyectos para que se re estudiaran. Eso generó un deterioro en la calidad de legislación del país, que a veces nos la asignaban a todos cuando la culpa la tiene quien la votó y no aquellos que no la votamos. Después decían que el Parlamento estaba legislando mal. A uno le cargaban culpas de lo que se opuso.

¿Como legislador sintió que tuvo un peso relativo en estos 15 años?

Muy relativo. Creo que este Parlamento que viene es mucho más dialogante. Va a haber negociaciones más abiertas, porque somos partidos distintos y mañana puede haber un partido determinado que frente a observaciones genere la revisión de un proyecto de ley.

Pero hay un acuerdo que ya está establecido con socios de la coalición que se traducirá en el Parlamento.  

No creo que pase lo mismo que en estos 15 años. Los estilos son distintos, la forma de conducir de Luis es distinta. Él tiene una relación personal con los líderes que facilitará mucho la tarea parlamentaria. Va a estar mucho más cerca de nosotros. Yo creo que va a ser un presidente cercano a los líderes de los otros partidos y de nosotros también. Quizás el tema de la cercanía es porque nosotros cuando fuimos gobierno presentamos muchos proyectos de ley y eso llevó a una especial atención del Poder Ejecutivo. En esta instancia también vamos a arrancar muy rápido con una ley de urgencia que va a llevar 90 días y terminado eso empezará la discusión del Presupuesto. Quizá el que viene es el año clave. La novedad es la ley de urgencia y si bien se trató de generar que estaba oculta, estamos esperando a los demás partidos también. Para la ley de urgencia los meses de transición son claves. Los temas de la gente no admiten demora y necesitamos herramientas para poder trabajar. El primer año no puede ser un año muerto, tiene que ser muy productivo. Hay que arrancar a 150 kilómetros por hora.  

Como uno de los líderes blancos, ¿qué aporte puede hacer usted?

Todo dependerá. Si estoy en el Parlamento tendré que ser el mejor coordinador que pueda tener Luis como para establecer los puentes. Si tengo una instancia ejecutiva, tener plena conciencia de que tengo que tener resultados eficientes y que la no llenada de vacantes no resienta el trabajo del ministerio que nos toque. Es todo un desafío quizá de reorganización del propio ministerio. La misma burocracia se reproduce a sí misma, que siempre pide más vacantes.

Lacalle Pou dijo en una entrevista con el ciclo De Cerca que en 2012 cuando se planteó ser candidato, la reunión más difícil fue con usted. ¿Qué recuerda de ese encuentro y cómo lo vivió? Usted era como el sucesor natural para una precandidatura.

No era sucesor natural, estaba en carrera y había otros más. Fue una reunión cariñosa, franca, sincera y directa. Son los valores por los cuales yo tengo mucha cercanía con Luis. En ese sentido creo que se distingue de mucha gente. A mí me gustó mucho la reunión a pesar de que me traía una mala noticia. Me dijo que iba a competir, pero cuando se hace de esa manera se acepta porque se gana a trabajo en la cancha. Cuando uno pierde bien no hay resentimientos.

¿Siempre pensó en apoyarlo?

Yo quería ser el candidato. Me sentía con la fuerza de que podía conducir, ser candidato, ganar la interna y después ganar la Presidencia. Pero vi que la gente me estaba pidiendo otro nombre. Hice una gira por todo el país y comprobé que la gente estaba embalada con  su figura. Uno quiere a su partido y yo quería que el partido ganara. Estuvimos muy cerca en 2014, fue una gran elección. Creía que ganábamos. Después del resultado de octubre, si ganábamos íbamos a tener una cámara en contra. Como es difícil ahora para el Frente Amplio explicar que con 42 legisladores puede gobernar. No puede gobernar, va a ser un gobierno trabado. Va a haber una tranca.

Eso dependerá de la postura de ustedes como oposición si pierden las elecciones.

Pero hay modelos que son distintos. ¿El Frente Amplio va a cambiar su modelo?

¿Habrá negociaciones si ganan los blancos, pese a que ya hay un acuerdo firmado?

Por supuesto. En la esencia del programa no, pero hay muchos temas que no van a encontrar un bloque cerrado sino gente predispuesta a negociar, a encontrar en el Parlamento el punto de encuentro, dentro como fuera de la coalición.

¿Cree que es bueno para el Frente Amplio haber perdido la mayoría?

Creo que a Uruguay le hace bien.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...