Mundo > Las familias partidas

Más de 25 mil menores de edad salieron solos de Venezuela en 2019

En la forzada emigración venezolana, los niños se quedan atrás. Estudios confirman que más de 900 mil menores permanecieron en Venezuela el año pasado a cargo de abuelos y otros familiares

Tiempo de lectura: -'

08 de febrero de 2020 a las 05:01

Es muy triste la realidad venezolana de familias divididas, unos en el exterior por una migración forzada y otros todavía en su propio país, sufriendo todo tipo de penurias. La ilusión es reencontrarse en algún momento. Pero ese “algún momento” parece lejano o imposible para muchos de ellos.

Se dice que la esperanza es lo último que se pierde, la esperanza del pobre, la agonía del necesitado, de quien ha dejado la piel en una sociedad con cada día más víctimas de un proceso de deterioro económico-social generalizado. 

Todos pierden, incluso quienes se han ido de su país y lograron levantar cabeza, porque con frecuencia no lo hicieron tanto como para luego poder llevarse consigo a sus hijos, esposas o hermanos. 

Esta semana, Zaida, una cuidadora de ancianos venezolana, de 35 años de edad, que trabaja en una empresa prestadora de servicios en Uruguay, comentó: “Salgo corriendo para poder hablar por Whatsapp con mi hija, Yolismar. Por suerte, hoy tiene conexión, no se le fue el internet como en días anteriores”. Sus ojos aguados y la voz entrecortada hacían palpable el sufrimiento por extrañar a su hija de 6 años, quien vive en Caracas con sus abuelos.

Zaida vive en una pensión en la Ciudad Vieja y ahorra dinero para enviarle US$ 30 mensuales a su hija y sobre todo, para poder traerla a Montevideo. Sabe que la distancia y la separación dejarán secuelas. “Las está dejando en mí, ¿te imaginas en mi pequeña? Tengo mucho miedo por ella”, comentó angustiada.

Casos como el de Zaida se repiten una y otra vez. De hecho, el dolor de los venezolanos regados por la región se ha vuelto un fenómeno masivo. 

Según la más reciente actualización de la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial  —una iniciativa de las Naciones Unidas— , los migrantes venezolanos sobrepasan los 4,7 millones. Y se calcula que 1 de cada 5 migrantes dejó un niño atrás, de acuerdo a un estudio realizado por el Centro Comunitario de Aprendizaje de Venezuela (Cecodap) y la encuestadora Datanálisis, en octubre de 2019.

El estudio arrojó que los niños y adolescentes dejados en Venezuela en 2019 fueron más de 930.000, esto es unos 81.000 más que en 2018. Generalmente, emigran los hombres, y las madres quedan al cuidado de los niños. Pero con frecuencia emigra la pareja y los chicos quedan con algún tío, abuelo o hermano mayores de edad. 

Lamentablemente, Zaida no está equivocada cuando piensa que su pequeña hija probablemente sufra secuelas por el distanciamiento. 

Según el citado estudio, alrededor del 78% de los entrevistados que se han hecho cargo de los niños en Venezuela manifiesta que los menores presentan algún cambio en el comportamiento, como sensación profunda de abandono, desánimo, baja del rendimiento escolar, llanto recurrente e irritabilidad. Se trata de una realidad desatendida, porque no reciben apoyo para enfrentar los efectos de la migración.

De más está decir que muchos de estos síntomas también se presentan en sus padres en el exterior, quienes cuentan con más recursos internos para superar las crisis, pero las situaciones los superan.

Cruzada infantil

Otro fenómeno está ocurriendo: ha aumentado la cantidad de niños y adolescentes que han salido solos del país, es decir, sin compañía de algún familiar o de un adulto responsable. La mayoría de ellos quieren reencontrarse con alguno de sus padres en el exterior, con Colombia como  principal lugar de destino.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) calcula que desde el año 2015 más de 25.000 menores de edad han emigrado de Venezuela sin acompañamiento y en situación de vulnerabilidad, hacia Colombia y Brasil. 

Se trata de una verdadera cruzada de niños desorientados y sin papeles, dispuestos a trabajar, incluso en condiciones deplorables, en situación de riesgo y totalmente vulnerables. No están dentro del sistema nacional de ningún país. Quedan en un limbo y las políticas públicas y los programas de protección resultan insuficientes.

En el desplazamiento a Colombia y entre adultos desconocidos, encuentran refugios y albergues en la ruta, donde muchos casos son detectados y otros se escabullen. Varias organizaciones intentan ocuparse del tema, como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y ACNUR que trabaja con las autoridades nacionales de los distintos países para facilitar la reunificación familiar, pero esta situación, tan masiva, no tiene precedentes en la región y supera las capacidades de los gobiernos e instituciones, según autoridades de Colombia y Brasil han señalado en diversas ocasiones.

Las proyecciones de la Organización Internacional de Migraciones (OIM) indican que el número de niños venezolanos que emigran a Colombia sin acompañantes podría duplicarse en 2020, en comparación con 2019.

No solo los niños y adolescentes quedan atrás en Venezuela. También los adultos que emigran han dejado a otros familiares cercanos, como por ejemplo, sus padres mayores y abuelos, quienes no quieren o no están en condiciones de reanudar sus vidas fuera de sus tierras.

Asimismo, han dejado a sus mascotas, al punto que se ven más perros y gatos desgarbados deambulando por las calles de Caracas.
“Espero traer a mi hija a Montevideo el próximo año, pero ya sé que mis padres no vendrán. Son muy mayores. Por lo menos, trato de hacerles llegar la medicina”, planea Zaida. 

Una triste realidad la suya, que, con ayuda y mucha suerte, en algún momento tendrá un desenlace favorable.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...