30 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,40 Venta 39,80
21 de marzo 2023 - 18:09hs

Cuando apenas se cumplen dos meses de la detención en Sicilia del capo de la mafia siciliana Matteo Messina Denaro, que había estado 30 años fugitivo hasta que cayó el pasado 16 de enero en Palermo, Sicilia, más de 50.000 personas se lanzaron a las calles de Milán, en el norte de Italia, este martes para honrar la memoria de las víctimas de la organización criminal.

Cientos de familiares se unieron a la multitud que se reunió frente a la catedral de Milán conmemorando el Día Nacional de las Víctimas de la Mafia. Aun esperando que se termine de hacer justicia, los familiares portaban pancartas con las fotos de sus parientes asesinados. Como el caso de Paolo Marcone, un hombre de 50 años cuyo padre fue asesinado por la mafia en Foggia, en la región de Apulia, en 1995. "Pasaron 28 años y todavía estamos esperando la verdad", dijo a la agencia de noticias AFP.

El padre de Paolo Marcone era un funcionario local y una noche, cuando ingresaba a su casa, fue asesinado de un balazo en la espalda. Su hija fue quien descubrió el cuerpo en las escaleras de la casa familiar.

Más noticias

Hoy, Paolo cree que su padre sabía algo que no debería saber y que por ello fue asesinado a sangre fría. "Jornadas como esta son necesarias para mantener vivo su recuerdo y al mismo tiempo exigir justicia y verdad”, dijo. Y agregó: “Nunca vamos a perder la esperanza".

La Policía local estimó en más de 50.000 las personas que marcharon frente a la catedral, donde se extendió una enorme bandera blanca con los nombres de 1.069 víctimas.

Sobre la bandera figuraba el nombre de Riccardo Angelo, asesinado a los 21 años en una emboscada de la mafia napolitana, conocida como la Camorra, cerca de Caserta. Su cuñada, Elisabetta Di Caterina, de 52 años, participó en la manifestación. Y dijo a AFP: “Si bien el asesino fue capturado y murió en prisión, exigimos justicia y verdad para todas las familias que aún esperan conocer al culpable del asesinato de sus familiares”.

Es que muchos crímenes aun no fueron resueltos. Y la marcha pidió que no se interrumpieran las investigaciones. Así lo confirma Vincenzo Luciano, de 55 años, que perdió a sus dos hermanos, Aurelio y Luigi, a manos de la mafia Foggia en 2017 tras quedar herido en medio de un tiroteo: "Se necesitó que dos personas inocentes murieran para que el Estado se despertara y reconociera que la mafia estaba operando en esa región. Los políticos deberían ayudarnos, aprobar leyes más duras y estar más cerca de nosotros, porque la mafia se está apoderando de toda Italia", dijo.

El sacerdote Luigi Ciotti, fundador de la organización antimafia Libera, señaló que "las mafias son muy hábiles. Gracias a su código genético saben sobrevivir, regenerarse, cambiar, transformarse".

Seguí leyendo

Te Puede Interesar