Cargando...
El muro en la frontera entre Estados Unidos y México

Mundo > Octava marcha de migrantes

Miles de personas marchan desde México a la frontera con Estados Unidos

En lo que se interpreta como una forma de llamar la atención de los participantes en La Cumbre de las Américas, miles de migrantes de países de Centroamérica, Venezuela y Cuba marchan en México

Tiempo de lectura: -'

07 de junio de 2022 a las 15:28

Con el telón de fondo de la Cumbre de las Américas convocada por el presidente Biden en la ciudad de Los Ángeles, miles de migrantes de varios países de Centroamérica, de Venezuela y Cuba, partieron desde la ciudad mexicana de Tapachula, al sur del país para dirigirse hacia la frontera con Estados Unidos.

Se espera que la marcha congregue un número que supere el de las siete marchas anteriores. La primera de ellas fue en el año 2018 durante la presidencia de Donald Trump. En ese momento, para impedir el eventual ingreso de inmigrantes ilegales, se mandó blindar la frontera con el operativo Faithful Patriot que desplegó miles de hombre de la Guardia Nacional y las patrullas fronterizas a lo largo de la frontera lindantes con los estados de Texas, Arizona y California.

La marcha actual se realiza como protesta por las dificultades que pone la administración norteamericana para permitir el ingreso de las personas que emigran de países donde las condiciones de vida y la situación política no brindan perspectivas de seguridad personal y progreso familiar. Al respecto, uno de los organizadores de la marcha, Luis García Villagrán, dijo que en la marcha se ven representadas personas de varias nacionalidades que huyen de sus hogares en países que colapsan por la pobreza y la violencia. Y, en una referencia a los participantes de la Cumbre de las Américas, expresó que “urgimos fuertemente a quienes están en la Cumbre para que miren lo que está pasando y lo que podría pasar incluso en México si no se hace nada pronto”.

La caravana concentra gente que hace meses está en diversos puntos de México esperando alcanzar la frontera con EEUU para intentar el cruce. A las dificultades lógicas de un desplazamiento en condiciones de absoluta precariedad se suma la política del Estado mejicano que intenta contener el movimiento migratorio hacia las fronteras, sumando obstáculos a la migración. Para mucha gente -que incluso se ha endeudado para emigrar- las demoras son una pesadilla ya que prácticamente no hay oportunidades laborales, aunque sea transitorias, en el Sur de México. Joselyn Ponce, de Nicaragua, tiene un turno para el 10 de agosto con la Comisión de Asilo para tramitar su estadía, pero no tiene dinero para esperar y como tantos otros decidió marchar hacia la frontera.

La marcha es indudablemente una de las manifestaciones más evidentes de un fenómeno que la encuestadora Gallup ha cuantificado en una encuesta reciente: se estima que ciento sesenta y nueve millones de latinoamericanos quieren emigrar a otros países, de los cuales sesenta y dos millones (el 36 % del total) se fijan como meta los EEUU.

En 2021, las patrullas fronterizas norteamericanas detuvieron un millón setecientos mil ilegales, seiscientos mil de ellos mexicanos y el resto provenientes de El Salvador, Honduras y Guatemala.

En la actualidad, los guardias de fronteras detienen y expulsan tres mil quinientos migrantes por días bajo las previsiones del criticado Title 42, un artículo del Código estadounidense que en su apartado 265 permite la detención y expulsión inmediata del país a quienes ingresen ilegalmente. La disposición comenzó a aplicarse a raíz de la pandemia en marzo de 2020 y significó la expulsión de más de dos millones de personas.

El Title 42 debía regir hasta el 23 de mayo pasado cuando cesaría su vigencia. Esto y la promesa hecha por Biden cuando asumió la presidencia de rever y flexibilizar las políticas de inmigración habían despertado ciertas expectativas entre quienes aspiraban a obtener el status de inmigrante legal. Pero unos días antes del 23, el Juez Federal Summerhays dictaminó que no había razones para levantar la restricción y prorrogó su vigencia sin fecha de expiración. El elemento restrictivo principal de la medida es que el Title 42 determina la expulsión, no la deportación que implica la posibilidad de discutirla ante un magistrado competente.

Pese a las restricciones, miles de personas continúan tratando de ingresar a EEUU sorteando no sólo las restricciones y medidas de ese país sino las que deben enfrentar en su tránsito de emigración desde sus países de origen, básicamente el llamado “triángulo Norte”, Honduras, Guatemala y El Salvador. No pocas veces, los migrantes deben soportar la represión policial que se suma a las dificultades como el clima, la mala alimentación y las enfermedades.

Las caravanas anteriores, más allá de atraer la atención de la prensa internacional y generar la simpatía de muchos sectores políticos y sociales, no parecen haber logrado mayores avances en la instrumentación, por parte de los países interesados, de legislación y mecanismos que apunten a ordenar con racionalidad el creciente flujo migratorio. Tampoco se esperan grandes definiciones de una Cumbre debilitada por la criticable discriminación de su convocatoria.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...