Estilo de vida > PATRIMONIO

El proyecto que busca rescatar casa en Ciudad Vieja para generar un espacio cultural

La restauración del edificio de interés patrimonial pretende generar un espacio de experimentación para potenciar artistas emergentes

Tiempo de lectura: -'

22 de agosto de 2020 a las 05:02

En 1896 la familia Castro Aresti, vinculada a los negocios portuarios y de origen español, construyó una casona de dos niveles sobre su negocio, El Ancla Dorada. Sobre la calle Sarandí, contigua al prestigioso Hotel de las Pyramides, el edificio era el orgullo familiar. 

El Hotel Pyramides y a su derecha la casona con el ancla dorada que colgaba en su fachada en referencia al negocio familiar

Los años pasaron y la casa tuvo varias vidas. Según cuentan sus propietarios el declive de la zona llevó a que la familia se mudara y la construcción se convirtiera en un anexo del hotel, hasta que fue relegada a convertirse en depósito y finalmente fue ocupada. 

Aquella casa de ocho cuartos, con puertas altas y vitrales grabados pasó al olvido. Pero solo por un tiempo.

 

Carolina Ferreyra tiene 25 años y ahora es la dueña de casa. “¿En qué nos metimos?”, recuerda que le dijo a su padre cuando conversaban en un pasillo mientras el techo llovía como afuera durante los primeros días de la obra. Sin conocimientos de construcción ni restauración se embarcaron en un viaje de ida, hasta que la plata alcance, con un proyecto de colaboración artística y ganas de revitalizar el edificio. 

Pichón de obra

La restauración del lugar era el sueño de su abuelo, quien la adquirió hace 41 años. 

Carolina conoció la casona cuando era una adolescente y desde entonces quedó “obsesionada” con el edificio y la historia que podrían guardar esas paredes. Algunos años después decidió utilizar la única parte habitable de la casa para vender sus pinturas. “Me quería ir a Perú. Armé mi atelier en la escalera de entrada porque era hasta ahí donde se podía habitar y empecé a vender mis cuadros. Me los empezaron a comprar turistas y algunos me preguntaban qué pasaba arriba. Si pegábamos buena onda les decía que podían pasar conmigo a conocer la casa”. La dinámica funcionó y Carolina se dio cuenta de que la propiedad de su familia tenía un potencial que necesitaba explotar. 

El edificio está catalogado en un grado 3 de protección patrimonial, se ubica en un tramo destacado de la Ciudad Vieja, y esto implica que la refacción tiene que ser bajo estándares muy estrictos para preservar su valor histórico. La fachada, el techo, las condiciones lumínicas y el propósito de los cuartos deben permanecer invariables. 

Todo esto era nuevo para la entusiasta artista, que no tenía experiencia en obras y menos en restauraciones. El primer día la sensación general fue de temor, pero con el paso del tiempo se convirtió en un “pichón de obra”. "Me mandaban a la ferretería y no tenía idea de lo que iba a buscar, pero con el tiempo vas aprendiendo", asegura.

Reconoce que al principio no fue fácil y comenta que, a pesar de ser la encargada del proyecto, le costó que la reconocieran como la persona que tomaba las decisiones. “Nunca me daban pelota en las reuniones de construcción por ser mujer, siempre le hablaban a mi padre”. La solución, explica Carolina, fue que él dejara de participar en las reuniones. “Ahí cambió rotundamente todo. Mi rol se potenció. Yo tomaba las decisiones importantes y di con personas que la rompían con su vocación”, recuerda.

Bitácora de restauración

Las redes sociales tomaron un rol primordial en el proyecto. Carolina comenzó a hacer una bitácora de restauración donde mostraba los avances, los retrocesos y los altibajos del proceso. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La familia vino a dar una mano porque pintar más de 600 tejas no es changa mijx!!! Un tip por si algún día alguien que está leyendo quiere pintar tejas de chapa, cuidado se resbalan y tenes que tenes paciencia. PAZ + CIENCIA ——————————————————————————— #emprendedores #restorehouse #vintage #sarandi #ciudadvieja #montevideo #crowdfunding #indegogo #centrocultural #fachada #culture #cowork #design #artlovers #photgraphy #architecture #thevisualvogue #art #artspace #thespot #vivamontevideo #indiegogo #comisionciudadvieja #marohuanw #artists_community #interiordesign #comunidadartistica #patrimoniocultural #cafe

A post shared by Modo Casona | Emprendimiento (@modo.casona) on

Pintar puertas, marcos y tejas son tareas que gracias a algunos llamados en Instagram logró terminar con la ayuda de amigos, familia y hasta desconocidos que llegaban a preguntar por un pincel para poner manos a la obra. “Eso me re emociona”, advierte Carolina.

Las redes sociales también la acercaron a parte de la historia de la casona. En Facebook encontraron una foto de la fachada y en uno de los comentarios una señora la reconoció como la casa de su bisabuela. “La agregué, le escribí, le dije: ‘No me conocés pero yo estoy restaurando la casa. Por favor hablemos por teléfono, quiero que la vengas a ver’”, cuenta todavía sorprendida Carolina. Próximamente la señora recorrerá el hogar de sus ancestros junto con su hermano. 

Un punto de encuentro e intercambio

“Creo que Uruguay tiene todo el potencial para ser una capital latinoamericana de arte y cultura y quiero que sea acá donde artistas emergentes puedan salir al mundo. Como yo pude vender mis cuadros a turistas acá, quiero que le pase a más artistas”, dice Carolina desde el living de la casona mientras las campanas de la Catedral resuenan en el espacio. 

La artista proyecta la casa como un espacio donde las personas se encuentren, intercambien conocimientos y creen algo nuevo. “Me imagino un espacio transdisciplinar entre todas las personas que vengan acá. Creo que se potencian muchísimo, es así como se crea”. 

 Y el edificio que estaba abandonado ya tiene otra vida. Exposiciones de arte, obras de teatro, toques de música, lanzamientos de discos, rodajes, talleres experimentales y hasta un casamiento; todo esto ya sucedió dentro de sus paredes. “Quiero que sea un centro experimental, la casa cambia, quiero que tenga esa versatilidad”, explica su dueña. 


“Hasta donde la plata alcance” 

Carolina tocó varias puertas para tratar de conseguir los fondos para la restauración. Finalmente su familia decidió vender una casa en un balneario y se aventuraron con fondos propios. “Trabajo en el negocio familiar de mañana y después me vengo para acá. Divido mi sueldo a la mitad y la mitad viene a la casa”, cuenta Carolina y se nota que es una parte medular en su proyecto de vida. 

Pero el dinero se termina y los presupuestos son elevados.

Una de las formas que se le ocurrió para juntar fondos fue alquilar por medio de una plataforma inmobiliaria una parte de la casa: la mansarda (una ventana sobre el tejado). El resultado de la restauración fue un monoambiente con balcón a Sarandí y vista a Plaza Matriz, el encanto estaba asegurado pero la emergencia sanitaria fue una sorpresa que impidió que los turistas frecuentaran Montevideo. 

A causa de la pandemia también se suspendieron los eventos que tenían autorizaciones en curso y los talleres que se ofrecen en el espacio: pintura, danza contemporánea, yoga. 

Ahora para poder juntar el dinero que falta para terminar con la restauración Carolina está armando un proyecto que lanzará el próximo mes en Idea.me, una plataforma latinoamericana de crowdfunding donde se puede colaborar económicamente con emprendedores. 

Recorrer la casona es entrar por un momento en otro tiempo. Husmear en la casa de una familia adinerada de finales del siglo XIX y admirar cada detalle en la construcción, restaurados con dedicación. Descubrir en cada cuarto obras de arte, escenografía de compañías teatrales y hasta un luthier trabajando en un instrumento, en los mismos espacios donde otros vivieron, siglos atrás. 

Es ver cómo regresa a la vida una parte de la historia que se creía olvidada. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...