Nacional > Juan Raúl Ferreira al MPP

Mujica y su historial de tragarse sapos y abrazarse a culebras

El MPP ha incorporado a distintos dirigentes de otros partidos y sectores pero no todos terminaron bien

Tiempo de lectura: -'

26 de septiembre de 2018 a las 05:00

Tragar sapos y abrazar culebras es un sacrificio de la peripecia política que el expresidente José Mujica siempre tuvo claro. Por necesidad electoral y conveniencia, el líder del Movimiento de Participación Popular (MPP) no dudó en incorporar dirigentes de otros partidos y sectores que, según calculaba, lo ayudarían a ganar.

Como en el fútbol, cuando se abre el mercado de pases hay lugar para las transferencias polémicas. Esas que indignan a los hinchas, como pasar a jugar en el rival. Sin embargo, la gran mayoría de los sapos y culebras que Mujica trajo no le pagaron con goles, sino que se transformaron en un dolor de cabeza.

El último ejemplo de un pase que levantó polvareda es el de Juan Raúl Ferreira, uno de los hijos del caudillo blanco Wilson Ferreira, que se integró el lunes 10 al Movimiento de Participación Popular (MPP) y generó críticas y elogios.

Pero los jugadores traspasados no siempre responden con goles y a veces terminan jugando en contra. 

Una de las acusaciones que recibió Ferreira fue que llegaba al Frente Amplio en busca de cargos. “Tiene todo el derecho de una vez que se agotó la posibilidad del partido de darle cargos, ir a buscarlos a otro lado”, dijo el diputado blanco Jorge Gandini sobre la salida del hijo de Wilson y recordó que fue diputado y senador por el Partido Nacional y después director de la comisión técnica en Salto Grande, del Banco de Seguros del Estado, embajador de Uruguay en Argentina e integrante de la Institución de Derechos Humanos, siempre como representante del Partido Nacional. 

El MPP se ha caracterizado por ser una agrupación dispuesta a recibir dirigentes de otros partidos. La figura de  Mujica, que lidera el sector mayoritario dentro del oficialismo, hace que lo vean como una posibilidad para tener una mayor visibilidad. Pero algunos han llegado y se fueron silbando bajito. 

Almagro

El actual secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, llegó a ese cargo gracias al impulso de Mujica. Fue canciller durante la administración del extupamaro y eso le dio la visibilidad que lo impulsó al cargo que ocupa en la actualidad. Pero en sus inicios, Almagro militó en el Partido Nacional durante varios años. Lo hizo en los grupos Divisa Blanca, en el Movimiento Nacional de Rocha y al final en Propuesta Nacional.  

Cuando se disolvió el último sector, decidió cambiar de bando. Eso fue en 1999, cuando se sumó al MPP. Durante varios años, mientras era funcionario diplomático, asesoró al sector de Mujica en asuntos de política exterior. Trabajó dos años (2005-2006) como asesor de Mujica en el Ministerio de Ganadería. Cuando el líder tupamaro ganó la Presidencia, el exmilitante blanco llegó a Cancillería. 

Pero la otrora relación de amistad se convirtió en un enfrentamiento. La posición de la OEA frente a la situación de Venezuela llevó a Mujica a considerar que Almagro ya no integra el Frente Amplio. En 2015 Mujica le dedicó una carta en la que se “despedía”. "Lamento el rumbo por el que enfilaste y lo sé irreversible, por eso ahora formalmente te digo adiós y me despido", decía la carta que este miércoles volvió a leer en su audición semanal. 

Saravia

Proveniente de una histórica familia blanca, dio sus primeros pasos en el Partido Nacional pero en 2004 fundó “Columna Blanca” para sumarse al espacio 609 por el que fue electo senador ese año y en 2009. Pero la alianza duró poco y en 2011 Saravia abandonó el sector. Una serie de apoyos a iniciativas de la oposición en el Parlamento, durante el gobierno de Mujica, lo posicionaron en la vereda de enfrente y el MPP lo echó. 

Saravia se mantuvo en su banca, que fue solicitada por el sector de Mujica, y tiempo después volvió al Partido Nacional. En las elecciones internas de 2014 lanzó su precandidatura pero finalmente se bajó y apoyó a Luis Lacalle Pou.

Ruben Martínez Huelmo fue otro de los que migró junto con Saravia del Partido Nacional al MPP y actualmente representa al sector de Mujica en el Senado. 

Leonardo Nicolini

También llegó al MPP sin haber iniciado allí su militancia política. Sin embargo, en este caso provenía de Asamblea Uruguay, otro sector del Frente Amplio. La carrera de Nicolini estuvo marcada por varias irregularidades. En 1997 se tuvo que presentar ante el Tribunal de Conducta Política por presentar documentos presuntamente falsos en una causa judicial y eso lo alejó de Asamblea Uruguay.  El TCP luego archivó el caso.

Pero poco después Nicolini llegó al Movimiento de Participación Popular en el que estuvo hasta febrero de 2007 cuando presentó su renuncia al Senado. Es que el dirigente utilizó el denominado “carné de pobre” para operarse en Salud Pública y eso generó el rechazo de parte de todo el sistema político. De todos modos, la Justicia falló que el dirigente no perseguía fines de lucro y que pagó por la operación. 

Gonzalo Mujica fue otros de los que dejó el MPP en los últimos años. En su caso, su deserción fue primero hacia Asamblea Uruguay y luego abandonó al Frente Amplio. Fue electo diputado por el MPP en 2014 y abandonó su banca diciendo que le generaban dudas cómo se había financiado la campaña electoral que lo llevó a ese lugar. 

Mujica, a veces, funciona como un imán y como en la física cuando los polos son opuestos parece que se atraen, pero cuando ya se convirtieron en iguales se rechazan. 

*En una versión inicial esta nota aseguraba que el Tribunal de Conducta Política había fallado en contra de Nicolini cuando el caso fue archivado. Además, la Justicia falló a su favor en el caso de la utilización del carné de pobre. A los lectores y al implicado las disculpas del caso

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.