23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
13 de abril 2020 - 5:00hs

Bastaría con tratar de responderse una sola pregunta para entender el papel que tiene la tecnología por estos días: ¿Qué hubiera sido de esta crisis sanitaria sin ella?

Aunque sea la gran aliada en esta situación, lo cierto es que las empresas tecnológicas atraviesan una doble realidad. Por un lado, la tecnología es "un habilitador fundamental"; permite que la cuarentena sea una opción viable, ya que da acceso, por ejemplo, a la interacción social a través de plataformas, al teletrabajo, la educación a distancia, por mencionar solo algunas de sus aplicaciones palpables en el día a día. 

Esto trajo consigo una digitalización acelerada en muchos sectores y, por ende, un aumento en la demanda de servicios de tecnología.

Sin embargo, el 85% de las empresas del sector piensa que en breve disminuirá su facturación y que la crisis tendrá un impacto claro, mientras que un 45% señala que habrá una caída drástica en las ventas, según una encuesta realizada por la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI). A nivel de empleo, el presidente de CUTI, Leonardo Loureiro, dijo que podría afectar si la crisis se prolonga más de lo esperado. 

¿Cómo se explica este fenómeno? Según Loureiro, las más afectadas son las empresas que exportan servicios. Pero el impacto de la emergencia sanitaria en estas empresas depende, en buena parte, de la situación de sus clientes. 

Según Loureiro, en este momento las que tienen "mucho trabajo" son aquellas que operan dentro de la competencia clave y central del negocio de una empresa, como los sistemas de gestión para que sigan funcionando. También las que trabajan para el sector financiero, y las que brindan servicios a las empresas de infraestructura, como las que venden servicios de seguridad y conectividad. "Los que hacen este tipo de trabajo hoy tienen una alta demanda. Estas se van a mantener y no va a haber cambios", apuntó el presidente de CUTI. 

Fue el caso de la empresa Overactive. En las últimas semanas su negocio no solo creció, sino que se expandió a tasas "muy altas". "El primer trimestre del año fue excelente, y marzo fue más alto que enero y febrero", señaló Nicolás Chiappara, uno de sus directores. Overactive, por ejemplo, vende servicios de tecnología a la industria de seguros, de salud, de hight tech y logística, principalmente a empresas basadas en Estados Unidos, el Caribe y Puerto Rico. En Uruguay, trabajan principalmente con la industria financiera. Son sectores que, lejos de frenarse tras la crisis, necesitan disponibilizar sistemas, así como herramientas que permitan interactuar en distintas dimensiones. "Necesitan cada vez más de estos servicios. Eso llevó a una demanda mayor de efectivizar y disponibilizar sistemas que antes no estaban, lo que trajo consigo una demanda inmensa", explicó Chiappara.

La empresa nació en 2008 justamente para brindar servicios a estas verticales durante la crisis financiera. "Por definición e historia siempre estuvimos enfocados en estas verticales. Estas empresas no podían parar en la crisis. Eso estaba en el adn", indicó Chiappara. Pero reconoció que si hubieran estado expuestos a otra industria, su realidad sería diferente.

Es que la otra cara de la situación, es que muchas empresas venden servicios a sectores frenados debido a la crisis. En ese sentido, Loureiro añadió: "Si las industrias bajan, también bajamos". "Sabemos que muchos proyectos a nivel internacional se congelan y algunos se postergan. Eso le pega mucho al sector exportador", subrayó. 

Puso como ejemplo a las empresas que trabajan para el sector turístico, o de aviación, uno de los más afectados por la pandemia. 

Tryolabs, por ejemplo, está percibiendo un enlentecimiento en las ventas y en los procesos de toma de decision. Martin Alcalá, su confundador, dijo que aunque no es alarmante, tampoco es mínimo. "Tuvimos un descenso. Lo que pronostico para el sector es que va a tener un golpe, porque al servir a otras industrias, las que trabajan para turismo, por ejemplo, van a tener un escenario dado, mientras que si trabajas para marketing digital o ecommerce, va a ser otro", añadió. 

Alcalá contó que en 2019 la empresa ganó una hackaton que la llevó a empezar a trabajar para importantes clientes de Asia. "Naturalmente en Asia se cancelaron proyectos, porque eran de investigación y en crisis, todo lo que no es esencial se retrasa o se posterga", comentó. Una de las empresas para las que estaba trabajando se asociaba a aeropuertos.

Estados Unidos es el mercado principal de Tryolabs. Allí, algunos clientes se vieron afectados y otros no. "Tenemos, por ejemplo, un cliente que es una empresa de transmisión de información vía satélite. Pero con retailers que no son esenciales, es distinto", detalló. De todas formas, Alcalá hizo hincapié en las oportunidades: "Hay que reconocer que también hay oportunidades. La industria de la colaboración remota está creciendo, basta con ver la bolsa. Esa es una industria ganadora. También lo asociado a biotecnología, como medicamentos, vacunas. Ciberseguridad también está creciendo mucho", acotó. Mencionó también la industria de entretenimiento, videojuegos y telemedicina. 

Aprovechar para prepararse

Loureiro contó que muchas empresas tecnológicas aprovechan el parate actual para "hacer cosas que no estás haciendo cuando estás en producción alta". "Capaz es un buen momento para desarrollar un producto que no tenía tiempo de hacer", señaló. Tambien dijo que puede ser momento para formar a los empleados de forma conjunta en nuevas tecnologías, ya que suelen estar ocupados en proyectos. 

"Hay que aprovechar este momento para preparase, hacer esos proyectos que antes no podías porque no se podía parar la operación. Si ahora disminuyó la actividad, es momento de invertir en cosas que antes no podías hacer, de aprovechar el tiempo". Además, brindó un consejo para quienes fueron enviados a seguro de paro: "Es buen momento para hacer toda la cantidad de cursos online que hay, porque después de esto, la transformación digital va a ser un tsunami, va a haber una aceleración muchísimo más grande", remarcó.

Por su parte, Chiappara de Overactive dijo que la empresa está poniendo el foco en lo que puede controlar. "No podemos controlar el avance de la pandemia global, o las decisiones de las autoridades, pero sí lo que hacemos con nuestros empleados y cómo nos enfocamos en nuestros clientes".

Temas:

Café y Negocios empresas tecnológicas Covid-19 Coronavirus CUTI Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar