Opinión > ANÁLISIS

No hay peor gestión de ensanche que la que no se hace

El desafío político del Frente Amplio para mejorar la performance electoral y el esfuerzo por tratar de revertir un panorama desfavorable

Tiempo de lectura: -'

13 de julio de 2019 a las 05:00

Nadie es dueño de los votos. Por un lado están los líderes con sus partidos; y por otro, están los electores con sus ideas y preocupaciones. Por más caudillo que haya, ninguno tiene propiedad sobre electores. Pero hay fidelidades, tradiciones. 

El Uruguay va a una elección polarizada entre “el cuarto gobierno del Frente Amplio” y la alternancia política, con una “coalición de partidos” de cambio, y a esa pulseada la izquierda llega con el brazo flojo, con el músculo debilitado.

El resultado de las urnas se conoce cuando los ciudadanos se pronuncian, pero el contexto político, gubernativo, económico y social, tiene inclinación a un cambio.

La dirigencia frentista asume el riesgo de derrota y ensaya planes que puedan revertir la tendencia, para lo cual precisa hablarle a un público mucho más grande que la izquierda misma.

El electorado no es uniforme, está cambiando, y el mix de disconformidad con la gestión de la administración Vázquez, el malestar con el accionar del propio Frente, los indicadores de macroeconomía y de actividad delictiva, todo eso configura un escenario adverso para el oficialismo.

¿Cómo recuperarse? ¿Qué públicos priorizar para dirigir el mensaje?

Lo primero es distinguir la diversidad de votantes y perfiles.

Están los que siempre han votado al Frente Amplio, que se dividen en tres categorías: 

(a) los que están satisfechos con la gestión de gobierno, convencidos de que se hizo todo lo que era necesario y que hay que persistir en esa senda; 

(b) los que están desconformes con todo o una parte de lo hecho, pero tienen sentido de pertenencia y adhesión partidaria, y que al menos deben dar una oportunidad más, para seguir gobernando; y 

(c) los que están decepcionados con el gobierno y con el partido, y no están dispuestos a renovarle confianza.

Están los que siempre, hasta ahora, han votado a partidos fundacionales, colorados o blancos, que se dividen en tres categorías:

(d) son blancos como hueso de bagual, o colorados como sangre de toro, y su voto es casi cantado, más ahora que perciben chance alta de volver al gobierno;

(e) son indistintamente nacionalistas o colorados, pueden cambiar de lema, pero siempre dentro del eje “tradicional” y van a seguir haciéndolo, ahora con más ganas de sacar al Frente del gobierno;

(f) rechazan con dureza al gobierno y creen que su partido, uno u otro, ha sido blando en la oposición, no tiene la firmeza que le reclama, y quieren probar algo diferente.

No parece, o al menos en encuestas no se detecta, que haya votantes que siempre hayan votado a los partidos históricos y ahora se tienten con pasarse a la izquierda.

Están los que votaban a partidos fundacionales y se habían pasado al Frente, que son de dos tipos:

(g) se habían desilusionado de su colectividad, dijeron “adiós” y se fueron a otro lema; 

(h) quisieron probar otra opción, no se convirtieron en frentistas, sino que cambiaron su voto por considerar que era una mejor opción; no se corrieron a la izquierda, ni se afiliaron a un partido.

Están los que votaban al Frente, se fueron distanciando de ideas, discursos, imágenes, propuestas, y habían cambiado a otro partido

(i) los que se corrieron a uno de los partidos históricos, colorados, blancos;

(j) los que se entusiasmaron con el Partido Independiente, como equidistante al resto;

(k) los que pretendían más izquierda, interpretaron que el FA se “aburguesó” y se fueron a “más izquierda”; Unidad Popular, Partido de los Trabajadores 

Y hay otros casos:

(l) los que siempre votan distinto, no tienen adhesión ni afinidad partidaria, y eligen en el momento más cercado al voto;

(m) los que votan porque es obligatorio pero no sienten motivación alguna para el sufragio;

(n) los nuevos votantes, los que usarán por primera vez su credencial y que podrán llegar con o sin influencia familiar, de amigos o de su zona de convivencia.

El Frente Amplio precisa retener sus votantes fieles (a) lo que no parece muy difícil, a los que el corazón le tira y están dispuestos a renovarle confianza (b), a los que antes quitó a sus adversarios (g-h), así como conquistar la mayor parte de los que votan por primera vez (m).

Como eso no alcanzaría para ganar, precisa conquistar la mayor porción posible de electores debutantes (n) y atraer a los que pueda entre los indiferentes (l).

Pero para revertir una elección que en punto de partida le es desfavorable, precisa capturar votos de gente que hoy está inclinada a darle la espalda, y para ello, su actual configuración deberá ser superada por una alianza más grande.

Eso no es fácil, pero la coalición de izquierda tiene antecedentes de haberlo hecho, tanto en momentos difíciles de pérdida de votantes (1989) como en tiempos de alianzas más grande que el propio Frente, como fue la creación del otrora Encuentro Progresista (1994).
Apenas caiga el telón de la comedia de enredos sobre la fórmula presidencial, los dirigentes más hábiles de la izquierda se moverán en el sentido de mejorar la performance política, e intentar algún tipo de alianza partidaria.

Mientras desde la oposición se ha tejido con paciencia una coalición para sellar con acuerdo programático antes de la elección, el Frente Amplio ha quedado en la postura de desafiar a “todos los que rajen”, como expresión de botijas de barrio para fútbol de campito o calle. Así, sobreestimando su capacidad, sale a perder. Ensanchando la alianza, podría mejorar su chance, aunque ello no asegure victoria.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...