Economía y Empresas > Colonia

Nueva Helvecia: del golpe por cierres de industrias a una renovada ilusión

Después de la caída de dos importantes empresas como Ecolat y Pressur, el regreso de la primera genera expectativa y un optimismo cauto en la ciudad

Tiempo de lectura: -'

15 de julio de 2019 a las 05:03

"Todos estamos esperando”, dice el propietario del restaurante Macaluso’s, Julio Ettlin, con tono nostálgico pero a su vez expectante ante la reactivación de una histórica empresa de Nueva Helvecia, la industrial láctea Ecolat que retomó sus procesos de producción este mes. En la memoria popular y emotiva de sus habitantes sigue siendo llamada por la marca que quedó arraigada en la consciencia colectiva de la ciudad: Parmalat. 

Es que hubo un antes y un después, explica Ettlin, cuando previo a que cerraran la imprenta Pressur (2014) y Ecolat (2015), su local gastronómico albergaba al menos entre ocho y diez mesas más a la hora del almuerzo de lo que lo hace en la actualidad. 

El golpe para esa pequeña ciudad de Colonia de unos 12 mil habitantes –que supo ser de las más florecientes del departamento– y que por momentos ofrece pinceladas de estética europea, con sesgo suizo y heráldico, fue duro y se notó en todo el ramo comercial de la zona.

Gomerías, estaciones de servicio, talleres y restaurantes fueron particularmente afectados, señalan de forma unánime varios comerciantes consultados por El Observador. “En un pueblo chico como este, a mediodía ocho o nueve mesas menos se sienten”, asegura el empresario gastronómico.

Los motores del pueblo

Fue en febrero de 2014 cuando la imprenta –que recibió algunos meses antes US$ 6 millones del Fondes– paró sus actividades. Pressur se había constituido en una cooperativa con 97 trabajadores. Un año más tarde, el cimbronazo fue mayor aún, cuando Grupo Gloria (Ecolat) anunció el cierre de sus operaciones en Uruguay y dejó a unos 400 trabajadores sin empleo.

La presidenta del Centro Comercial de Nueva Helvecia, Verónica Velázquez, dijo que cuando estas empresas funcionaban la “ciudad estaba mejor, había mucha actividad, muchos empleados y prácticamente el sueldo de cada uno se gastaba en la ciudad”.

“Particularmente en la ciudad había comercios, que iban desde supermercados, carnicerías o tiendas. Aguantó después que cerró el Grupo Gloria durante un año, mientras duró el seguro de paro para los trabajadores de la planta –que fue prolongado por el Parlamento–. Cuando se cortó el seguro se sintió el golpe y empezó a decaer”, explicó. 

Nueva Helvecia es una ciudad esencialmente agrícola, particularmente lechera. Por ello con la reactivación de Ecolat –que fue durante varios años la segunda industria láctea del país– la expectativa de que la dinámica económica y comercial vuelva a ser la de antes crece. 

Sin embargo, desde el Centro Comercial la postura es de cautela. A pesar de que junto a Ecolat en los últimos años otros importantes emprendimientos se han instalado en la zona, las consecuencias “no van a ser de un día para el otro”. 

“Es verdad que se está con expectativa, pero es un proceso largo. Así como la gente perdió sus ahorros, a la medida que se vayan recuperando puestos de trabajo, la gente de a poquito va a ir largando el peso. No va a ser de golpe, primero se va a hacer un colchón, pagar deudas. Además, estamos en un momento de algo de incertidumbre tanto económica como política, que hace más reacias a las personas a gastar dinero”, comentó Velázquez.

"Juan Lacaze, Rosario y Colonia Valdense conforman una microregión en la que un emprendimiento en Nueva Helvecia va a repercutir favorablemente en las cuatro ciudades y viceversa”

Julián Mesa 
Empresario y directivo del Centro Comercial de Nueva Helvecia

En tanto, el directivo del Centro Comercial Julián Mesa explicó que cuando cerró Ecolat no solo se afectaron los puestos directos que había en la planta, sino que también se sintió en el movimiento comercial de la ciudad, “sobre todo el año pasado cuando varias empresas comenzaron a cerrar”.

Por ejemplo, graficó, en junio los aguinaldos no se notaron en el comercio “debido a que fueron principalmente utilizados para pagar deudas”. 

Una vez que bajaron las cortinas esas importantes empresas, argumentan Velázquez y Mesa, en general “la gente más capacitada salió en busca de trabajo y consiguió en otras localidades, pero a su vez, se dio un período de mucha informalidad, “de preparación de comidas en casa, almacenes de barrio, entre otros”.

En este sentido, un efecto directo una vez cerrada la planta láctea fue que hubo seis o siete industrias que eran muy pequeñas, con dos o tres empleados, que pasaron a tener entre ocho y nueve. “El porcentaje que toman estas pequeñas empresas al crecer es mínimo en lo que tiene que ver con la leche y los trabajadores, pero quizás se hicieron de la mano de obra más capacitada y responsable”, indicó Mesa. Ambos directivos coincidieron en que muchos de esos negocios estuvieron abiertos por solo unos meses. 

“Tenés tamberos que a veces toman decisiones apresuradas. Dejan el rubro porque piensan que es un desastre y toman como opción venir a la ciudad a abrir algún comercio”, apuntó Mesa, mientras que Velázquez acotó: “A los pocos meses se dan cuenta de que no hay un peso”.

Marihuana y call center 

Al retorno de la paradigmática industria láctea se están sumando al menos dos grandes emprendimientos en Nueva Helvecia que, “aunque todavía no se han volcado en la ciudad”, comentó Velázquez, implican un renovado optimismo para los pobladores. 

A partir de 2018, Fotmer Life Sciences se instaló en el lugar y en 2019 realizó la primera cosecha de cannabis medicinal para ser vendida a la industria farmacéutica.
Según comentaron desde la empresa, la zona franca de Colonia Suiza “cumple con los requerimientos técnicos, logísticos y de recursos humanos necesarios para el emprendimiento”. 
En total, Fotmer empleó en el momento más alto de la zafra a 180 personas de la localidad y su entorno.

El promedio de edad de los contratados es de 30 años, que va desde personas que realizaron su primera experiencia laboral hasta cercanas a la edad de jubilarse, de las cuales más de 40% son mujeres, muchas de ellas jefas de hogar, informaron desde Fotmer. 

Entre la etapa de cultivo, de cosecha y de procesamiento, la zafra dura aproximadamente nueve meses y la próxima comenzará en setiembre. 

Sobre este punto Marcelo Alonso, concejal del municipio, manifestó que desde que empezó a trabajar Fotmer hubo un importante movimiento principalmente en ferreterías y barracas. 
Aunque con menos impacto en lo socioeconómico, pero con perspectivas de seguir creciendo, hace dos años llegó a Nueva Helvecia la multinacional española Avanza, que ofrece tercerización de servicios y en el presente da empleo en la ciudad a entre 50 y 60 personas, en su mayoría jóvenes en edad universitaria.

El gerente de Telemarketing de Avanza, Nicolás Varela, señaló que siempre tuvieron la inquietud de ir al interior y hace dos desembarcaron en Nueva Helvecia. La idea, explicó Varela, “es usar la plataforma de Nueva Helvecia para ampliar y pasar de 50 a más de 100 personas”. 

Las cosas están cambiando en el pueblo, y en principio para bien. “El contexto en sí hoy es alentador con estos dos grandes emprendimientos. Estamos mejor que hace un año, pero igual peor que hace dos”, concluyó Mesa.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...