Mundo > ARGENTINA

Nueva pericia refuerza teoría de asesinato de Alberto Nisman

La fiscal Fein asegura que la conclusión del caso llegue "seguramente" tras las elecciones

Tiempo de lectura: -'

09 de septiembre de 2015 a las 05:00

Una nueva prueba pericial de la pistola de la que salió el disparo que mató al fiscal argentino Alberto Nisman el pasado 18 de enero concluyó que el arma dejó rastros de pólvora en la mano de quien disparó, lo que reaviva las dudas sobre la hipótesis del suicidio, ya que no se encontró pólvora en las manos de Nisman.

El barrido electrónico de partículas realizado por el Centro de Investigaciones de la localidad norteña argentina de Salta arrojó un resultado distinto a dos análisis previos, a cargo de la Policía Federal y de la Gendarmería, en los que no se detectaron rastros de pólvora en el arma que mató a Nisman.

En las últimas horas volvió al centro de la polémica el deceso del fiscal que investigaba el atentado al centro judío AMIA que causó 85 muertos en 1994, y que días antes de morir denunció que la presidenta Cristina Fernández encubría a exgobernantes iraníes acusados por ese hecho. La acusación de alto impacto político en un año electoral fue luego desestimada en varias instancias judiciales tras la muerte de Nisman por "inexistencia del delito".

El Centro de Investigaciones de Salta envió el lunes los resultados de la prueba a la fiscal a cargo de la investigación, Viviana Fein, quien remarcó ayer que el barrido no puede ser analizado "de forma aislada".

Según Fein, los peritos destacaron en su informe que los resultados "no se pueden aplicar al hecho traído a estudio porque no pueden recrear ellos la situación". "No podemos decir con la pericia si se suicidó o lo mataron", dijo la fiscal por radio La Red.

"Este es un dato más, no creo que aporte mucho más que eso", declaró a su vez el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Las palabras de Fein motivaron una andanada de críticas de la jueza Sandra Arroyo Salgado, exesposa y madre de las dos hijas de Nisman, querellante en la causa.

Arroyo Salgado, que viene pidiendo que Fein sea apartada de la causa, reclamó la intervención de la Corte Suprema para "poner las cosas en su lugar", mientras que Fein le exigió que aporte "pruebas directas". Arroyo Salgado aseguró que el nuevo estudio brinda "una prueba concluyente".

"Según me informaron después de la muerte de Nisman, ese tipo de arma deja rastros en el 100% de los casos", aseveró Arroyo Salgado, quien sostiene desde hace meses que su exesposo fue asesinado.

Consultada sobre si la conclusión llegará después de las elecciones presidenciales del 25 de octubre, la fiscal Fein respondió "seguramente". Ese día se celebrarán los comicios para los cuales lidera los sondeos Daniel Scioli, el candidato de Cristina Fernández, quien no puede postularse a un tercer mandato.

"Yo continúo la investigación como la empecé, me gusta la prolijidad y llegar a la verdad objetiva. El tiempo que demande el dictamen, ese tiempo nos tomaremos. No hay plazo", declaró Fein a radio Vórterix.

El otro frente

En otra causa, la justicia investiga por presunto lavado de dinero cuentas no declaradas de Nisman, una de ellas en Estados Unidos que estaba a nombre de su madre, su hermana y su asesor informático Diego Lagomarsino.

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral a fines de agosto hizo lugar así al pedido del fiscal federal Juan Pedro Zoni, quien acusa a Sara Garfunkel y Sandra Nisman, madre y hermana del fiscal, y a otras dos personas de "actuar como testaferros" de Nisman.

En su resolución publicada por el Centro de Información Judicial (CIJ) el juez llamó también a indagatoria a Lagomarsino, un asesor informático de Nisman, que figura como el tercer titular de esa cuenta en el banco Merrill Lynch de Nueva York.

Según fuentes judiciales citadas por la prensa, en esa cuenta hay unos US$ 660.000 sin justificar. Un poco antes el juez declaró que esa cuenta estaba siendo investigada también en Estados Unidos por "presunto lavado de dinero y posible soborno".

Lagomarsino está procesado por ser el dueño de la pistola Bersa .22 de donde salió la bala que mató a Nisman el 18 de enero pasado. El informático, el último en ver a Nisman con vida, ha indicado que el fiscal se la pidió prestada.

El cuarto llamado a indagatoria es el financista Claudio Picón, dueño de la camioneta alta gama que utilizaba el fiscal. Las indagatorias tendrán lugar este mes.

El juez les prohibió a los cuatro la salida del país y los embargó por un total de 80 millones de pesos (US$ 8,6 millones) además de congelar por tres meses todos sus "productos bancarios". Entre los bienes embargados figuran propiedades en Argentina y en Uruguay.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...