Cargando...
BBC

BBC News Mundo

Olímpicos de Tokio: el fugaz sueño de Eldric Sella, el primer latinoamericano en el Equipo Olímpico de Refugiados

Tiempo de lectura: -'

26 de julio de 2021 a las 13:53

Se ganó su plaza en los Juegos Olímpicos de Tokio como miembro de un equipo sin bandera, pero al venezolano Eldric Sella nunca le faltó patria que honrar.

Eldric Sella
Getty Images

"Yo sigo representando a mi país, a los que se fueron y a los que están", decía contundente el boxeador a BBC Mundo, nada más debutar en Tokio este lunes como el primer latinoamericano de la historia del Equipo Olímpico de Refugiados.

Sella quería ser el rayo de luz para Venezuela en la arena tokiota, pero acabó dolorosamente noqueado en menos de dos minutos, por un knock-out técnico del experimentado dominicano Euri Cedeno Martinez, lo que puso fin a su escalada al Olimpo.

Pero aunque su paso por estos Juegos haya sido fugaz, no fue por ello fue menos meritorio.

"No todas las historias inspiradoras salen de una victoria", resumía el canal oficial de los Juegos, recopilando las alabanzas a Sella por parte de venezolanos alrededor del mundo tras su derrota.

Un cuadrilátero animado por colombianos

El cuadrilátero del estadio tokiota de Kokugikan brillaba este lunes bajo enormes focos blancos, en el centro de un estadio de rojo intenso, con banderas de los distintos países de la competición y representaciones de maestros del sumo japonés colgados en las alturas.

En ese salón del sumo entró Sella hacia el mediodía, con rostro serio, concentrado, y los puños clavados hacia el suelo.

En los altavoces, sonaba la potente música de Lenny Kravitz (Are gonna go my way?), y precediéndole iba un miembro de la organización alzando un cartel: "EOC". Equipo Olímpico de Refugiados.

El venezolano subió en control, pausado, frente a un competidor dominicano que saltó literalmente de un brinco al ring y le forzó a caer a la lona en cuestión de pocos segundos.

Eldric Sella
Reuters

Desde las gradas, el alma de Latinoamérica se hacía escuchar, con varios colombianos gritando a todo pulmón, aparentemente para el venezolano: "De una vez, tranquilo, vamos, tranquilito ahí".

Poco tiempo después, y en solo 67 segundos de pelea, el árbitro decidió frenar la contienda, teniendo claro el ganador.

"Represento a todos [los venezolanos] y me siento mal por no haber cumplido con ello, y conmigo mismo", se lamentaba Sella conteniendo las lágrimas tras su derrota, poco después de que una periodista venezolana le pidiera un mensaje para sus compatriotas y él solo alcanzara a decir: "Lo siento".

Sella, del barrio popular del 23 de enero, se había cargado a sus espaldas las esperanzas de una nación azotada por una incesante crisis económica, social y política; proponiéndose generar ilusión entre aquellos que, como él, se vieron forzados a pedir refugio en otro país, pero también entre los que se quedaron.

Con solo 18 años entró en el equipo nacional de boxeo de Venezuela pero la falta de recursos tras la crisis económica le obligó a dejarlo.

En medio de la inestabilidad, abandonó su Caracas natal en 2018 y pidió asilo en Trinidad y Tobago, donde había sido invitado a competir en un torneo.

Su padre, su actual entrenador, se sumó a él poco después en el país caribeño, mientras Sella trabajaba aquí y allá, siempre teniendo presente su sueño.

"No pasaba un día en el que no pensara en ir a los Juegos Olímpicos, en el que no pensara en el boxeo", señaló al canal de los JJ.OO.

"Cuando estaba mezclando cemento, pensaba cómo me ayudaría en mi carrera de boxeador. Cuando estaba cortando césped, pensaba cómo me ayudaría en mi carrera de boxeador. Cuando estaba pintando una casa, o lo que estuviera haciendo, siempre tenía claro lo que quería hacer".

Así que cuando recibió la aprobación para participar en Tokio, se volvió a sentir "vivo".

Pero en este lunes de profunda desazón, llegar hasta unas Olimpiadas no le parecía suficiente.

"Yo quería ganar", insistía el caraqueño.

"Todo el apoyo posible"

Eldric Sella
Reuters

A las puertas de ese mismo estadio, la delegación oficial venezolana aseguraba buscarle.

"Casualmente vengo a hablar con él, por instrucción del ciudadano ministro de Deportes", comentaba a BBC Mundo Jesús Casanova, ex atleta olímpico y parte del equipo logístico y administrativo de la delegación.

"Yo vengo para acá para ver qué necesita, porque no hemos podido tener ningún contacto con él. El presidente Nicolás Maduro instruyó que se le diera todo el apoyo posible al muchacho, porque a pesar de la política que pueda tener dentro de su ideología, es un venezolano y nosotros como gobierno tenemos el deber de apoyarlo", explicaba.

Casanova decía haber visto la pelea de Sella después de la derrota de una de las estrellas más prometedoras de Venezuela en esta disciplina, Yoel Finol, plata en Río 2016.

- "No les escuchamos animar [a Sella]...", le espetó la compañera que me acompañaba.

- "Ahí estuvimos...", zanjaba Casanova.

Ante la entrada de un venezolano al equipo de refugiados -el primer latinoamericano que forma parte de este grupo, el exatleta reconocía que su país tiene "sus fallas, como en todos lados", pero remarcaba que "a Venezuela lo que le caracteriza es un pueblo muy feliz, muy empático, muy hospitalario".

"Yo pienso que el tema mediático va en contra de nuestras circunstancias, creo que si tú tuvieses la oportunidad de ir a Venezuela, vieras [sic] que las cosas son muy distintas a lo que opinan los medios de comunicación".

Pero en este caso, los medios poco tuvieron que decir: el foco estaba y está en los atletas, y entre ellos hay un venezolano que no se rinde. Y que de momento lo hace como refugiado.

"¿Qué cómo me siento al ser un atleta olímpico? No lo sé aún (…)", concluía hoy, "pero me verás en las siguientes Olimpiadas, allí responderé mejor a tu pregunta".


#BBCMundoenTokio
BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

    BBC

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...