Mundo > Denuncian censura informativa

OMS eleva a "alta" la amenaza del coronavirus que causó primer muerte en Pekín

El retrato robot del coronavirus empezó a esbozarse: es menos mortal que el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), pero más transmisible, al parecer incluso antes de la aparición de los síntomas.

Tiempo de lectura: -'

27 de enero de 2020 a las 18:23

La capital china registró este lunes el primer muerto por el coronavirus que está generando una angustia creciente en el mundo frente a los más de 80 fallecidos, mientras la OMS elevó la amenaza internacional de la epidemia a "alta".

"Estamos en estrecha comunicación con China sobre el virus", tuiteó el presidente estadounidense Donald Trump, antes de agregar que había ofrecido "cualquier ayuda que sea necesaria" al gigante asiático que ha cerrado a cal y canto numerosas ciudades para impedir su propagación.

Mongolia se convirtió en el primer país que cierra las carreteras que le unen a China. Las personas procedentes de la provincia china de Hubei, la más afectada, no podrán entrar en Malasia, y Alemania y Turquía desaconsejaron a sus ciudadanos que viajen a China, mientras Francia y Estados Unidos preparan la evacuación de sus ciudadanos.

El número de víctimas mortales se eleva ya a 82 y el de casos confirmados oficialmente son ya más de 2.700, incluido un bebé de nueve meses.

Medio centenar de enfermos han sido censados en el resto del mundo, donde una docena de Estados desde Asia a Australia, pasando por Europa o América del Norte, han sido alcanzados por el virus.

La crisis hace temer una mayor fragilización de la economía china, e incluso mundial. Las principales bolsas mundiales cayeron más del 2% este lunes en Japón y en Europa, mientras en Nueva York operaba en rojo.

Asimimismo, varios competiciones deportivas internacionales programadas en territorio chino fueron anuladas, aplazadas o desplazadas. La última, la Vuelta ciclista a Hainan, que se iba a celebrar a finales de febrero.

Visita del primer ministro a Wuhan 

La dimensión de la amenaza de propagación la esbozó el alcalde de Wuhan, epicentro del nuevo virus aparecido en diciembre: unos 5 millones de habitantes, casi la mitad de la población, se habían desplazado para pasar las fiestas del Año Nuevo que se celebró el sábado.

El cierre a cal y canto de esta ciudad desde el jueves le daba un aire fantasmagórico. La mayoría de los comercios están cerrados y los vehículos no esenciales no pueden circular, constató un equipo de la AFP.

"Cada día estoy más preocupado", reconoció el estudiante vietnamita Do Quang Duy, de 32 años.

"¡Venga Wuhan!" rezaba un cartel luminoso en un rascacielos de la ciudad en un intento de levantar el ánimo de la población que debe permanecer encerrada en sus casas.

El primer ministro chino, Li Keqiang, llegó el lunes a Wuhan, primera visita de un dirigente del régimen comunista a la ciudad desde el comienzo de la epidemia en diciembre.

En las imágenes difundidas por el gobierno, el primer ministro aparece con una bata de plástico azul y una mascarilla, examinando datos de un paciente en la cama de un hospital.

En los hospitales de Wuhan, la situación es caótica: los pacientes tienen que esperar horas antes de poder ver a un médico. Ante esta situación, se están construyendo dos hospitales de un millar de camas cada uno, que estarán listos en el tiempo récord de menos de dos semanas.

"La capacidad de propagación del virus se reforzó", indicaron funcionarios sanitarios chinos, aunque dijeron que este nuevo coronavirus "no es tan potente" como el virus del SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), origen de una mortal epidemia entre 2002 y 2003, que dejó cerca de 750 muertos.

Dirigentes chinos de la provincia de Hubei son blanco de críticas en las redes sociales, donde son tachados de incompetentes o ridiculizados por su gestión de la epidemia. Unos comentarios poco habituales en China, donde las críticas a las autoridades suelen estar censuradas.

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, era esperado en Pekín.

Su organización, que renunció por el momento a declarar "emergencia internacional", revisó a "alta" la amenaza de la epidemia a nivel mundial.

Investigadores de Hong Kong estimaron que el número de casos podría superar ya los 40.000 y que el número de contagios podría duplicarse cada seis días, por lo que consideraron que los gobiernos deben tomar medidas "draconianas" para limitar los desplazamientos de la población y detener la propagación de la epidemia.

Las autoridades sanitarias estadounidenses informaron el lunes que secuenciaron los genomas de dos de los primeros casos en Estados Unidos del coronavirus, denominado 2019-nCoV, y confirmaron que el virus era el mismo que el detectado en China.

El retrato robot del coronavirus empezó a esbozarse: es menos mortal que el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), pero más transmisible —al parecer incluso antes de la aparición de los síntomas— mientras que la comparación con su pariente arroja pistas sobre cómo combatir la epidemia.

Fuente: AFP

Lentitud y censura
Oficialmente conocido como 2019-nCoV, la nueva forma de coronavirus se identificó por primera vez como la causa de la muerte de un hombre de 61 años en Wuhan el 10 de enero, cuando China compartió información genética sobre el virus con otros países. Algunos, como Japón y Tailandia, comenzaron a examinar a los viajeros de China para detectar el virus a los tres días.
Sin embargo, los kits de prueba para la enfermedad no se distribuyeron a algunos de los hospitales de Wuhan hasta aproximadamente el 20 de enero, dijo a Reuters un funcionario del Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de Hubei.
Antes de eso, las muestras tenían que enviarse a un laboratorio en Pekín para su análisis, un proceso que tardaba entre tres y cinco días en entregar resultados, según las autoridades sanitarias de Wuhan.
Durante ese lapso, los hospitales de la ciudad redujeron el número de personas bajo observación médica de 739 a solo 82, según datos de las autoridades sanitarias de Wuhan compilados por Reuters, y no se informó de nuevos casos en China.
A pesar de la falta de datos confiables y capacidad de prueba en Wuhan, las autoridades chinas aseguraron a los ciudadanos, en los días que siguieron a la identificación del virus, que no era muy contagioso. En semanas anteriores, había censurado comentarios negativos en internet sobre la situación y había arrestado a ocho personas a las que acusó de ser "propagadores de rumores".
"El médico no usaba una máscara, no sabíamos cómo protegernos (...) nadie nos dijo nada", dijo a Reuters una mujer de 45 años de apellido Chen. A su tía le confirmaron que tenía el virus el 20 de enero, cinco días después de que fue hospitalizada. "Publiqué las fotos de mi tía en Weibo (una red social china) y la policía llamó a las autoridades del hospital. Me dijeron que las quitara".
Funcionarios de salud nacionales, regionales y municipales no respondieron a solicitudes de comentarios de Reuters sobre cómo se ha manejado el brote del virus. Funcionarios nacionales dijeron en una conferencia de prensa la semana pasada que hubo inicialmente algunas "lagunas" en los métodos de tratamiento.
El alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, reconoció el lunes a la televisión estatal china que "no todas las partes estaban satisfechas con la divulgación de nuestra información". Pero explicó que hay restricciones que le imponen líderes provinciales y nacionales.
Fuente: Reuters
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...