Cargando...
as tropas rusas no estaban debidamente preparadas para este conflicto, sus armas son viejas y defectuosas, los ucranianos han contraatacado eficazmente

Opinión > Guerra

Opciones nucleares en Ucrania

El riesgo de que estemos más cerca de una confrontación nuclear que en cualquier otro momento desde la crisis de los misiles de Cuba de 1962 se convierte en una realidad ineludible

Tiempo de lectura: -'

13 de noviembre de 2022 a las 05:00

Por Ian Bremmer

¿Utilizará Rusia un arma nuclear en Ucrania? Es una pregunta en la que los servicios de inteligencia occidentales están trabajando sin descanso y que los líderes occidentales están sopesando cuidadosamente. El presidente Vladimir Putin ha advertido que Rusia se reserva el derecho. Como resultado, incluso cuando parece que minimiza la posibilidad, el riesgo de que estemos más cerca de una confrontación nuclear que en cualquier otro momento desde la crisis de los misiles de Cuba de 1962 se convierte en una realidad ineludible. 

Por un lado, Putin tiene pocas opciones buenas para ganar su guerra. Su ejército ha demostrado en los últimos nueve meses que es incapaz de lograr los objetivos que su líder ha trazado. Las tropas rusas no estaban debidamente preparadas para este conflicto, sus armas son viejas y defectuosas, los ucranianos han contraatacado eficazmente, Occidente ha armado y financiado al gobierno y al ejército de Ucrania, y la moral rusa es, como es lógico, baja. Las tropas rusas pueden ser capaces de defender parte del terreno que tomaron en las primeras semanas de la guerra, pero parecen incapaces de tomar nuevos territorios. Rusia puede infligir dolor al pueblo ucraniano, pero no puede derrotar a los ucranianos sobre el terreno. En resumen, Rusia no puede ganar la guerra de Putin, y una Ucrania envalentonada no ve ninguna razón para comprometerse. 

Sin embargo, la retórica de Putin indica que sus objetivos maximalistas se mantienen. Insiste en que Estados Unidos está utilizando a Ucrania para paralizar a Rusia, y que sólo la subyugación total de Ucrania y su reintegración en una "gran Rusia" pueden salvar a su país. No hay una búsqueda pública de un compromiso, que nadie ofrece en ningún caso. Además, hay muchas voces en los medios de comunicación rusos, incluso de funcionarios políticos y militares, que se hacen eco de la amenaza nuclear. En Rusia eso sólo es posible porque el Kremlin lo permite. 

No hay duda de que el Kremlin siente la presión de mostrar resultados en Ucrania. Putin entiende que es mucho más fácil ganarse el apoyo para su guerra en casa si no requiere ningún sacrificio del pueblo ruso, y puede haberse envalentonado por la capacidad de Rusia para absorber las primeras oleadas de presión occidental sobre la economía rusa para creer que podría ganar su guerra en esos términos. 

Desde entonces, sin embargo, la realidad se ha entrometido. Aunque sigue insistiendo en que Rusia no está en "guerra", Putin ha tenido que ordenar la movilización de 300.000 soldados más para evitar un colapso militar, y los rusos pueden ver claramente que muchos otros rusos se han dirigido a las fronteras para evitar el servicio. Putin puede ocultar al pueblo ruso lo que está ocurriendo en Ucrania, pero no puede ocultar lo que está ocurriendo en Rusia, y sin ningún éxito que mostrar en su "operación militar especial", se está quedando sin formas de hacer retroceder a Ucrania, Europa y Estados Unidos. En resumen, el presidente de Rusia se ha arrinconado a sí mismo. 

¿Podría el uso de un arma nuclear contra Ucrania ofrecerle una salida? 

En el pasado ha hecho muchas amenazas vacías. Cuando los gobiernos de Finlandia y Suecia propusieron por primera vez entrar en la OTAN, los funcionarios rusos advirtieron de consecuencias catastróficas no especificadas. Los dos países solicitaron el ingreso de todos modos, duplicando de golpe la longitud de la frontera terrestre entre Rusia y la OTAN. En respuesta, Rusia no hizo prácticamente nada, probablemente porque no tenía opciones efectivas. 

En respuesta a los recientes avances de Ucrania contra las tropas rusas, Putin anunció la anexión de cuatro provincias ucranianas que incluyen mucho territorio que sus soldados no controlan ni pueden controlar. Al insistir en que estas tierras son ahora parte de Rusia, afirmó que cualquier continuación de la guerra en estas zonas atraería una respuesta militar rusa contundente. Ucrania y sus partidarios occidentales dejaron claro de inmediato que no tenían intención de respetar estas afirmaciones. Rusia ha lanzado ataques de artillería contra ciudades ucranianas e importantes objetivos de infraestructura, pero ninguna de estas respuestas supone una gran diferencia en el equilibrio de poder en el campo de batalla. 

Cuando los barcos rusos en el Mar Negro fueron atacados con drones, Rusia renunció a un acuerdo negociado por la ONU y Turquía que permitía que el grano ucraniano saliera del puerto para ser vendido en otros países. La amenaza implícita era que Rusia podría atacar los barcos. Los envíos continuaron de todos modos, y Putin, al darse cuenta de que atacar a los cargueros llenos de granos destinado a personas hambrientas en otros países no servía de nada, volvió a dar marcha atrás.

¿En qué momento todas estas derrotas y humillaciones llevan a Putin a pensar lo impensable? 

Quizás la verdadera línea roja de Putin sea la frontera de Crimea, tierra que los rusos tomaron en 2014 y que ha sido incorporada a Rusia. O quizás la verdadera prueba llegue cuando los ucranianos retomen la ciudad de Kherson, al noroeste de Crimea, porque el control de esa provincia permite a Ucrania restringir el acceso al agua para Crimea. 

Los gobiernos occidentales han tomado nota del esfuerzo que han hecho los funcionarios rusos para advertir que Ucrania podría utilizar una "bomba sucia" para forzar una represalia occidental abrumadora contra Rusia. Nadie en Washington ni en las capitales europeas cree que Ucrania vaya a utilizar un arma radiológica contra su propio pueblo para engañarlo y que ataque a Rusia, pero a algunos les preocupa que el Kremlin haya impulsado esta historia para impulsar su propia negación en el tribunal de la opinión pública mundial si la propia Rusia utilizara un arma de este tipo. 

Una pregunta más: ¿Cómo respondería Occidente si Rusia utilizara una bomba sucia o un arma nuclear táctica? Los propios líderes políticos no lo dicen, pero la mayoría de los analistas militares bien informados afirman que Estados Unidos no respondería con un arma nuclear propia ni atacaría el territorio ruso. Pero sí atacaría posiciones rusas dentro de Ucrania, dañaría o destruiría la flota rusa del Mar Negro y acabaría rápidamente la guerra a favor de Ucrania. Ese es sin duda el mensaje que Washington quiere que el Kremlin escuche y considere. 

En ese escenario verdaderamente horrible, el mundo se encontraría en territorio desconocido. El riesgo sería mucho mayor que en 1962. Durante la crisis de los misiles en Cuba, solo hubo una baja: el piloto de un avión espía estadounidense. Nadie supo de esta pérdida hasta que se resolvió la crisis. El escenario mencionado anteriormente en Ucrania dejaría miles de soldados rusos muertos y el Ejército y la Armada de Rusia destripados. Este es un escenario que nadie en el poder en Moscú, Washington o en Europa esté preparado para ver. 

Sin embargo, este es el riesgo al que se enfrenta ahora el mundo. No hay señales de que Rusia haya cambiado el nivel de alerta de sus fuerzas nucleares. El riesgo es bajo, pero no lo suficientemente bajo, dado lo que está en juego. 

En las próximas semanas, el invierno llegará a Ucrania. Los combates se ralentizarán. En general, la guerra se congelará. Pero esto solo retrasará la consideración cuidadosa del riesgo nuclear, con el que todos viviremos durante algún tiempo. 

Ian Bremmer es presidente de Eurasia Group y GZERO Media y autor de El poder de la crisis.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...