Mundo > CLIMA DE TENSIONES

Parlamento británico admite que influencia rusa en la política del país se convirtió en "la nueva normalidad"

La Comisión Parlamentaria de Inteligencia y Seguridad presentó un informe en el que pide al gobierno que se investigue la participación de Rusia en particular en la campaña del brexit de 2016

Tiempo de lectura: -'

21 de julio de 2020 a las 16:50

Una comisión parlamentaria exhortó el martes al gobierno a investigar posibles injerencias rusas en la política británica, en particular durante la campaña del referéndum sobre el brexit de 2016, y le acusó de haber subestimado el riesgo.

El informe, muy esperado desde hacía meses, fue redactado por la Comisión Parlamentaria de Inteligencia y Seguridad (ISC), y aunque no dio un veredicto preciso, criticó al gobierno por no haber investigado la cuestión.

Este informe de 55 páginas concluye que la influencia rusa en Reino Unido es la "nueva normalidad" y que esta situación fue "seriamente subestimada".

Sin embargo la comisión no logró aportar pruebas de las injerencias rusas, ni en la campaña del referéndum del brexit ni en la del referéndum de independencia de Escocia de 2014, en el que el 55% de los electores votaron para mantenerse en el Reino Unido.

"Tendría que haber habido una evaluación de las interferencias rusas en el referéndum. Tiene que haber una y los resultados de esta evaluación tienen que darse a conocer al público", declaró el diputado laborista Kevan Jones, miembro de la comisión.

El presidente de la Comisión Parlamentaria de Inteligencia y Seguridad, el diputado Julian Lewis, presenta un informe sobre una supuesta injerencia rusa en votaciones británicas

Jones considera que el Reino Unido no evaluó las injerencias rusas en el referéndum sobre la salida de la Unión Europea, subrayando el "contraste sobrecogedor" con la respuesta estadounidenses a la misma cuestión con respecto las presidenciales de 2016.

Poco antes de la presentación del informe, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que "Rusia nunca intervino en el proceso electoral de ningún país del mundo, ni en Estados Unidos, ni en Gran Bretaña, ni en ningún otro sitio".

Según la comisión, los gobiernos sucesivos acogieron "con los brazos abiertos" a los magnates rusos y a su dinero, lo que les permitió instalarse en el Reino Unido.

La publicación del informe llega en un clima de tensiones entre Londres y Moscú.

El jueves pasado, el Reino Unido apuntó a que "actores rusos" podrían haber interferido durante la campaña de las legislativas del pasado diciembre, después de que salieran a la luz, en internet, unos documentos relativos a las negociaciones entre Londres y Washington sobre un futuro acuerdo comercial posbrexit.

'Hackers' y vacunas

Londres también acusó a los servicios de inteligencia rusos de estar detrás de una serie de ataques informáticos destinados a robar los datos de una investigación sobre una posible vacuna contra el nuevo coronavirus.

Según el organismo gubernamental británico encargado de ciberseguridad, un grupo de 'hackers' rusos atacó organizaciones británicas, canadienses y estadounidenses para robar sus investigaciones sobre una vacuna contra el SARS-CoV2.

El Kremlin rechazó esa afirmación y dijo que se trataba de "acusaciones sin fundamento".

La comisión de investigación y de seguridad inició su investigación en noviembre de 2017 y entregó su informe al primer ministro el pasado octubre. 

A principios de noviembre, el gobierno fue criticado por no querer publicarlo antes de las elecciones del 12 de diciembre, que los conservadores ganaron cómodamente bajo el liderazgo del primer ministro Boris Johnson.

En aquel entonces, el ejecutivo aseguró que si no difundía el informe era por razones de seguridad nacional.

La investigación de la ISC buscaba responder a la inquietud generada por la supuesta interferencia en las elecciones estadounidenses de 2016 y el impacto de las campañas de desinformación provenientes de Rusia.

La entonces primera ministra británica, Theresa May, acusó a Rusia de propagar "historias falsas" para "sembrar la discordia en el Oeste y socavar nuestras instituciones".

Las relaciones entre Londres y Moscú se enfriaron desde el envenenamiento, en territorio británico, del exagente ruso Serguéi Skripal, en la ciudad de Salisbury (suroeste), en marzo de 2018.

Rusia negó toda implicación, pero el caso desembocó en una oleada de expulsiones cruzadas de diplomáticos entre Londres y sus aliados y Moscú.

AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...