Nacional > EL PASADO PRESENTE

Pascual Quartiani sintió ganas de darle una piña a Amodio

La jueza dispuso que el extupamaro declare frente a frente con tres exguerrilleros que lo denunciaron por haberlos marcado; además, hoy declara Julio Marenales

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2015 a las 05:00

Héctor Pascual Quartiani sintió unas ganas inmensas de pegarle una trompada a Héctor Amodio Pérez en la tarde de ayer, cuando lo vio en el tercer piso del juzgado de la calle Juan Carlos Gómez. "Por lo menos unos pimpones le tendría que haber dado, unas buenas piñas para que vaya llevando", dijo Quartiani a El Observador minutos antes de declarar.

Quartiani compartió la celda 264 del penal de Punta Carretas en 1971 con Amodio Pérez y Arcadio (así lo recordaba), otro tupamaro. El 6 de setiembre de ese año, Amodio logró fugarse junto a otros 110 presos, pero fue recapturado unos meses después. "Cuando cae, en el verano de 1972, lo voy a abrazar pero me pide que no porque dice que está muy golpeado. Y cuando nos bañamos en el corredor 23, lo miro por curiosidad y veo que en el cuerpo no tenía nada. Eso me llamó la atención", relató Quartiani. Las sospechas sobre su acuerdo con los militares creció unos días después. Amodio Pérez debía informar al Comité Central del MLN que estaba en la cárcel, integrado por Quartiani, el expresidente José Mujica, Jorge Zabalza y otros 12 tupamaros, sobre la actividad del grupo guerrillero en la calle. "El informe lo hacía el que llegaba, pero él cambia la jugada, no hace informe, se pone en cuclillas y pide que le pregunten", recordó Quartiani. Las dudas se convirtieron pronto en certezas y la cúpula del MLN le hizo la cruz.

"Lo vuelvo a ver en julio del '72. Me bajo de un ómnibus en la parada del Hospital Pereira Rossell y un camello (una patrulla del Ejército) entra por Brandzen y agarra Bulevar Artigas. Vienen corriendo y me pegan con el arma. Cuando me llevan al camello había dos personas, el chofer y otro más. Los procedimientos militares indican que solo debe quedar el chofer en el vehículo. Miro y lo veo, porque la parte de atrás del Negro (Amodio) es inconfundible. Estaba con uniforme militar y comete el error de decirle al oficial: 'Confundí al guacho con Maffei (Morlán, otro tupamaro)'. Le conocí la voz porque había sido compañero de celda", agregó.

"Como consecuencia de que él me apuntala, me torturan y él es cómplice de eso. Si la Justicia fuera Justicia, lo tendrían que procesar. Pruebas hay de sobra. No hay ninguna duda de que el tipo hizo lo que hizo", sentenció su excompañero de celda. El relato fue repetido ayer ante la fiscal Stella Llorente y la jueza Julia Staricco.

Carlos Martell y Héctor Pascual Quartian

Los tupamaros Carlos Martell y Héctor Pascual Quartian denunciaron a Amodio Pérez

Los tupamaros Carlos Martell y Héctor Pascual Quartian denunciaron a Amodio Pérez

Carlos Martell y Julio Listre, otros dos tupamaros, también declararon ayer que fueron marcados por Amodio Pérez y que, a raíz de sus detenciones, fueron torturados. El acusado de traidor negó haber marcado a sus excompañeros y declaró en la entrevista de 2013 con El Observador y reiteró ayer ante la jueza que ni siquiera conoce a Quartiani. Por esa razón, la magistrada dispuso para el jueves un careo entre los tres tupamaros y el acusado. Este era uno de los propósitos de Amodio Pérez. "Regresé al país para mantener un cara a cara con mis excompañeros que aún mantienen la denuncia", declaró el sábado en el juzgado de Ciudad de la Costa (ver recuadro).

Staricco les preguntó si querían presentar denuncia contra Amodio Pérez. Martell, Listre y Quartiani respondieron que sí. La causa se inició en 2011 luego de que 28 ex presas políticas denunciaran torturas y abusos sexuales. La citación de Amodio se produjo porque dos exmilitares lo nombraron al declarar.

Careo con militares y tupas

Los militares retirados Orosmán Pereira y Asencio Lucero, que habían declarado el año pasado que el extupamaro salía con los militares a marcar a sus compañeros en la calle, tuvieron un careo ayer con Amodio Pérez. Los dos militares y el exguerrillero mantuvieron sus versiones. Pereira y Lucero ratificaron que marcaba y Amodio Pérez lo negó. El líder tupamaro Julio Marenales llegará hoy desde Salto para declarar en esta misma causa. Marenales ha planteado infinidad de veces que, cuando lo detuvieron, Amodio Pérez iba uniformado en el camello. El involucrado lo ha negado por lo que, seguramente, la jueza ordene mañana un careo entre Amodio Pérez y Marenales.

La magistrada, que dispuso el domingo el cierre de fronteras para Amodio Pérez, citó además a la cúpula del MLN, entre ellos al ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro. Por su calidad de secretario de Estado, puede declarar por escrito.

Junto a la hija de Gavazzo

Amodio Pérez amaneció ayer a la hora 5 en un hotel del Centro de Montevideo. "Y no pude dormir más", le comentó a un allegado en el juzgado, adonde llegó después del mediodía acompañado por sus custodios. "¿Participó de sesiones de tortura, Amodio?", le preguntó un periodista. El extupamaro respondió con el dedo mayor de mano derecha en alto. Luego, en el tercer piso, conversó algunos minutos a solas con la abogada Rossana Gavazzo, hija del exmilitar preso y abogada de Lucero. Mientras, Quartiani contenía su ira.


"Amodio Pérez desapareció cuando me fui"

Amodio Pérez fue indagado el sábado en el juzgado de Ciudad de la Costa por haber ingresado al país con un pasaporte a nombre de Walter Salvador Correa Barboza. El extupamaro declaró que se retiró del país en octubre de 1973 con cédula de identidad, partida de nacimiento y pasaporte uruguayo a nombre de Correa Barboza, documentación que le entregó el general Esteban Cristi. Amodio Pérez declaró que asumió otra identidad porque su vida corría peligro. "Yo no voy a cobrar un duro por el libro (Palabra de Amodio). Yo soy Walter Salvador Correa Barboza. Para mí Amodio Pérez desapareció cuando me fui", declaró ante la jueza Marcela Vargas, según la sentencia de archivo a la accedió El Observador. El pasaporte con el que ingresó al país es "un documento formal y materialmente legítimo", sentencia la jueza, quien, tras archivar la causa, retuvo el pasaporte y le ordenó que expidiera uno nuevo a nombre de Héctor Amodio Pérez.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...