Cargando...

Economía y Empresas > Polémica

Cómo funciona la píldora envenenada: la estrategia de Twitter para no ser adquirida por Elon Musk

La compañía activó ese mecanismo financiero tras una oferta pública de aproximadamente US$ 43.400 millones del fundador de Tesla y SpaceX; es la decisión "más defensiva" que se puede tomar, según expertos 

Tiempo de lectura: -'

22 de abril de 2022 a las 05:01

Luego de que el Elon Musk, fundador de Tesla y SpaceX y considerado el hombre más rico del mundo, realizara una oferta pública de aproximadamente US$ 43.400 millones para comprar el 100% de la red social Twitter, el Directorio de la compañía activó la maniobra financiera denominada píldora envenenada (posion pill en inglés), buscando que el magnate no pueda tomar el control de la empresa.

Luego de rechazar convertirse en director de Twitter el pasado 4 de abril. El día 13 Musk lanzó una ofensiva para comprar el 100% de la red social –hoy es el segundo mayor accionista (9,1%) por detrás de The Vanguard Group (10,29%)— , asegurando ser la única persona capaz de transformarla en "plataforma global de la libre expresión indispensable para la democracia”.

En esa línea, en un documento presentado ante la agencia reguladora de la bolsa estadounidense SEC, sostuvo: "Twitter necesita ser transformada como una empresa de capital cerrado. Por eso propongo comprar 100% de Twitter al precio de US$ 54,20 en efectivo, es decir una prima de 54% respecto a la víspera del inicio de mi inversión en Twitter y del 38% respecto a la víspera del anuncio público de mi inversión", detalló el magnate sudafricano.

Esta oferta llevaría el valor de la red social a US$ 43.400 millones, cifra superior a los US$ 37.000 millones actuales. En el documento ante la SEC, Musk precisó que se trataba de "su mejor oferta y última oferta", y amenazó, en caso de rechazo, con "reexaminar su posición de accionista" en el seno de la red social. "Twitter tiene un potencial extraordinario. Yo lo destaparé", afirmó.

Ante esta maniobra hostil de Musk, el Directorio de Twitter activó la maniobra financiera de nombre píldora envenenada.

Qué es la píldora envenenada

La píldora envenenada es un mecanismo financiero que dificulta que un accionista acumule demasiada participación sin aprobación de la junta directiva, al activar una opción que permite a otros inversionistas comprar más acciones de la compañía con un descuento. En el caso particular de Musk, eso encarecería enormemente el precio que debería desembolsar para tomar el control total de Twitter.

Guzmán Rodríguez, socio del estudio de abogados Guyer & Regules especializado en derecho corporativo, bancario y financiero, explicó a El Observador que la medida tomada por el Directorio de Twitter es “defensiva” y la “más fuerte que individualmente puede tomar ante situaciones de este tipo”. A su vez, definió el mecanismo como una “bomba nuclear” porque “tiene un efecto disuasivo muy importante”.

“Lo que hace esta píldora envenenada es cualquier persona —en este caso Musk— sin la aprobación del Directorio, adquiere más del 15% de las acciones de la compañía, se va a generar una dilución de sus acciones. No hay una dilución directa sino que se habilita todos los demás accionistas a comprar acciones de Twitter a la mitad de precio”, expresó.

Y agregó: “Lógicamente, los accionistas si llegara a ocurrir eso van a ejercer este derecho porque tienen todos los incentivos para hacerlo y eso causaría indirectamente una dilución de la posición de Elon Musk”.

Cómo continúa la guerra Musk-Twitter

Rodríguez explicó que ante ese posicionamiento defensivo del Directorio de Twitter, la batalla legal puede continuar de cuatro formas. La primera es que Musk no continúe el proceso. “Esto puede pasar por diferentes motivos, ya sea que pierde el interés, falta de financiamiento, porque cree que no puede derrotar al Directorio o porque aparecen otros interesados en comprar la compañía que tienen mejores ofertas que él”, indicó., 

La segunda opción sería que Musk terminara acordando una transacción con el Directorio —mejor oferta mediante— y que pasara al posterior proceso de obtener el consentimiento de una mayoría de los accionistas.

La opción número tres, en caso de que el fundador de Tesla y SpaceX la eligiera, lo pondría en una posición más combativa de “quiero ir a la guerra”, según Rodríguez. En esa opción, Musk podría demandar al Directorio de Twitter por considerar que la píldora envenenada es ilegal.

“Esto ya ha pasado y en algunos casos la Corte de Delaware (EEUU) han determinado que el píldora envenenada es una medida demasiado agresiva que en vez de proteger a los accionistas puede estar buscando proteger al Directorio. En otros casos, ha dicho que es una medida razonable. El análisis varía dependiendo de las circunstancias”, sostuvo el experto.

Rodríguez apuntó que la Corte podría aceptar el argumento de Musk de que ofreció un muy buen precio por las acciones y que al Directorio no le interesa seguir adelante con la transacción porque buscan “atrincherarse” y seguir controlando la compañía ellos sin permitir que se pueda llegar a la etapa de consulta con los accionistas.

Por su parte, el experto indicó que la Corte podría entender que la decisión del Directorio “no está justificada en razones personales de sus miembros” sino en “la protección de los intereses legítimos de la compañía y de sus accionistas”. “El Directorio podría argumentar, por ejemplo, que la oferta es muy baja y que los accionistas, por miedo a que Musk termine vendiendo las acciones y hundiéndolas, la aceptarían”, agregó.

La opción cuatro es la más extrema según Rodríguez y es que Musk inicie una pelea de poder (proxy fight en inglés) con la junta directiva “para ver quien tiene la confianza de los accionistas a la hora de nombrar nuevos directores en el directorio de Twitter”. “Si Musk triunfa en un proxy fight, una vez tenga suficientes directores de su lado, ellos pueden desactivar la píldora envenenada”, puntualizó.

No obstante, el socio de Guyer & Regules indicó que este es un proceso “largo, costoso y difícil de ganar” y que, en el caso particular de Twitter, existen dificultades adicionales para obtener una mayoría del Directorio ya que este “no se modifica enteramente cada año si no que lo hace en forma escalonada. Cada director sirve por 3 años y en cada elección se renueva solo una parte del Directorio”.

Musk necesita una mayoría del Directorio para poder modificar la píldora envenenada o aprobar la transacción. Según Rodríguez, de acuerdo con la última información disponible, la junta directiva está compuesto por 10 miembros por lo que salvo que exista una mayoría especial determinada para una cuestión particular, la mayoría es de 6 miembros para la toma de decisiones.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...