Nacional > SEGURIDAD

Policía detuvo al agresor del niño pero en Casavalle la guerra narco continúa

Vuelven a funcionar los servicios públicos en Casavalle tras operativo policial; sin embargo, existe preocupación por las acciones de los nuevos íderes de Los Chingas

Tiempo de lectura: -'

16 de marzo de 2018 a las 05:00

La mañana comenzó intranquila en los alrededores de la plaza de Casavalle, donde decenas de policías de la Guardia Repúblicana marchaban en la búsqueda de los dos hombres que este miércoles llegaron en moto hasta la plaza del barrio y que, en su intento por matar a una mujer que integra la banda criminal de Los Chingas, acabaron hiriendo de bala a un niño de 12 años.

Carteles del Ministerio del Interior con la leyenda "clausura de servicios por razones de seguridad", ubicados en el centro cívico que atiende frente a la plaza de Casavalle, en el jardín de infantes que se encuentra justo al lado, y en la reja de la escuela 178 frente a la que se había producido el tiroteo el día anterior, anunciaban que una vez más el barrio se encontraba sitiado.

El operativo, que llevó el nombre de Mirador II, permitió capturar en un allanamiento en las inmediaciones de la zona de Gruta de Lourdes, a quien disparó la bala que impactó en el menor quien continúa en estado grave. El hombre, de 19 años y sin antecedentes penales, declaró en la tarde de este jueves ante el fiscal del caso, Juan Gómez, y reconoció su responsablidad en el hecho, al tiempo que mostró arrepentimiento. También fue detenido otro individuo que es investigado por su presunta participación en una rapiña contra un policía que custodiaba a una mujer víctima de violencia doméstica, en la esquina de Aparicio Saravia y Senda 28.

Según dijo Gómez a Telemundo, queda todavía por detener a otro individuo que habría actuado en el episodio en el que fue herido el niño de 12 años.

Sobre las 11 de la mañana el operativo se dio por finalizado, lo que permitió que la zona quedara habilitada para transporte urbano, al tiempo que otros servicios públicos, como las escuelas y el centro cívico, retomaron las actividades a partir de este viernes.

Pero la calma está lejos de llegar al barrio, que desde setiembre ha sido víctima del enfrentamiento entre las tres bandas criminales que se disputan el territorio. Según dijeron fuentes policiales a El Observador existe preocupación por la escalada de violencia entre delincuentes, motivada por el ascenso de miembros más jóvenes al frente del grupo criminal de Los Chingas.

La guerra no termina

El verdadero objetivo de los tiradores que terminaron hiriendo a un niño era una mujer de 38 años, que este miércoles había llegado a la puerta de la escuela 178 para dejar a sus hijos. La

mujer es integrante de la banda de los Chingas, un grupo criminal, que el pasado 20 de diciembre, durante el llamado operativo Mirador, sufrió la detención de la mayoría de sus líderes, acusados de haber echado de sus viviendas a 110 personas en un año.

Como resultado de ese operativo, cinco de sus líderes fueron enviados a prisión y a seis se les dispuso medidas alternativas. Asimismo, otro integrante del grupo, que estaba requerido desde diciembre, fue asesinado el 15 de enero en un pasaje de los palomares de casabvalle (Aparicio Saravia y San Martín). En tanto, tres líderes de la organización criminal continúan prófugos.

Según dijo una fuente policial a El Observador, tras el operativo, integrantes jóvenes del grupo comenzaron a ocupar los roles que quedaron vacantes. Se trata de menores infractores, consumidores de drogas que actúan con mayor violencia que sus predecesores. La organización que hizo de la extorsión de vecinos un método para consolidarse en el barrio, volvió a actuar en febrero tras un parate entre diciembre y enero.

Según confirmaron varias fuentes policiales a El Observador, en las últimas semanas se han presentado denuncias de vecinos que fueron obligados a dejar sus casas a punta de pistola, y debieron irse con lo puesto.

La modalidad empleada, así como algunos de los delincuentes que participan de la acción, no deja duda a los investigadores de que se trata de los mismos que actuaron durante todo 2017.

Los delincuentes utilizan las viviendas como aguantaderos de armas, drogas y objetos robados, al tiempo que alquilan o venden las propiedades a personas afines al grupo criminal. A esta situación se suma el enfrentamiento entre bandas.

Recientemente, dos de las tres bandas que actúan en el barrio comenzaron a unirse en contra de Los Chingas, por lo que la Policía está alerta por posibles nuevos enfrentamientos en la zona.

Carta al presidente

La Asociación de Maestros de Montevideo (Ademu) envió una carta al presidente Tabaré Vázquez "a los efectos de analizar de manera integral las situaciones de violencia que se han dado en el entorno de los centros escolares montevideanos en los últimos días", según dice el texto al que accedió El Observador. A lo sucedido en Casavalle este miércoles se suma un tiroteo ocurrido a pocos metros de la escuela del barrio La Paloma el pasado 9 de marzo.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...