The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

Preparados para el fin

Esta vez el asteroide que pasará cerca no pondrá en riesgo la vida planetaria

Tiempo de lectura: -'

24 de enero de 2018 a las 05:00

En el siempre muy interesante suplemento Cromo que publica este diario, apareció días atrás una noticia que me llamó la atención. Decía el titular: "Un asteroide pasará cerca de la Tierra a alta velocidad". Un colgado complementaba lo anterior: "Si bien se categoriza como un objeto potencialmente peligroso, no hay peligro de colisión". Esta vez la noticia no pasa de ser una curiosidad más sobre el vasto universo en el que vivimos y del cual conocemos tan poco, pues, tal como se informaba, el peligro de colisión es inexistente.

Pero qué pasaría si un día despertamos y la noticia más importante refiere a un asteroide de gran proporción que viene camino a la Tierra y no habrá forma de detenerlo. Todas las otras noticias del día, y de los días anteriores, perderían interés, así trataran de un escándalo político, de un triunfo deportivo, o de un chisme sobre la celebridad de moda. ¿Cómo reaccionaríamos ante la posibilidad de que gran parte de la población humana del planeta, si no toda, y por ende también la fauna, desaparecería en cuestión de segundos, a más tardar, de minutos? ¿Podríamos manejar el pánico? Sobre este no puede hacerse teoría por anticipado. ¿Qué diría el gobierno, y los gobiernos del mundo? Ante una situación de pánico no todos los seres humanos reaccionan de igual manera.

La literatura y el cine ya han figurado posibles escenarios catastróficos en la realidad, y dieron sus versiones de situaciones de exterminio colectivo debidas a un objeto material identificado, como ser un asteroide o un meteorito. Hay dos excelentes. En la muy original 4:44 Last Day on Earth (4:44: último día en la Tierra), de Abel Ferrara, los habitantes de Nueva York esperan el fin escudados en un silencio espectral, que no proviene de la realidad sino del alma cuando enfrenta lo irreversible. La desesperación es callada. En la formidable Melancolía, de Lars von Trier, del mismo año que la anterior, 2011, al final no todos pueden esperarlo, y prefieren abandonar la vida antes, mediante el suicidio. Pocos se animan a ver a la Tierra colisionar con un planeta interestelar. ¿Qué tanto estamos preparados para enfrentar la última y más aterradora de las bellezas, la del fin definitivo? ¿Lo estamos?
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...