Cargando...
La base trabaja atendiendo casos de Montevideo

Nacional > MIRÁ EL VIDEO

Puntos rojos y verdes: así trabaja el equipo del Mides que coordina la atención en la calle

Los técnicos coordinan ingresos a los refugios, se comunican con las familias, buscan asistencia en los hospitales y llaman a la policía si es necesario

Tiempo de lectura: -'

13 de julio de 2022 a las 05:00

En el primer piso de una vieja casona de la calle Maldonado –donde durante años funcionó una de las puertas de entrada a refugios del Ministerio de Desarrollo Social (Mides)– hay una tensa calma esta tarde de invierno. El frío se siente en Montevideo, hace pocos días terminó una advertencia por temperaturas heladas que llegaron a -1°C en algunos departamentos del sur, y los trabajadores del equipo Calle se preparan para las horas más intensas de su jornada. Cuando cae el sol empiezan a incrementarse las denuncias por personas que están en la calle.

Es la noche la que dispara los reportes. Pueden ser mensajes por WhatsApp al 092 910 000 o llamadas al 0800 8798. Las comunicaciones llegan a un call center y se visualizan en un mapa de Montevideo con puntos rojos y verdes que los técnicos –los que trabajan en la calle y los que están en la oficina– ven en sus computadoras.

El punto en el mapa dice lo mínimo: los datos básicos de la persona, su situación de salud, la (presunta) edad y el sexo. La información surge del denunciante y permite una clasificación primaria que determina la urgencia con la que debe ser atendido el caso: rojo, alta; verde, baja.

El Mides no hará este año un censo para saber cuántas personas están en la calle. En 2021 eran 3.907, de las cuales 920 dormían a la intemperie y 2.987 eran usuarias de los diferentes dispositivos.

Todas ellas son atendidas por duplas que trabajan en el territorio. Durante gran parte de la jornada son dos los grupos que trillan la ciudad interviniendo en las situaciones que previamente fueron denunciadas. A la noche se suma un tercer equipo. Todos son trabajadores sociales que van priorizando sus intervenciones a partir de la clasificación que se hace en el mapa. 

El coordinador del equipo, el psicólogo Emiliano Coduri, explica a El Observador que la “intensidad” aumenta sobre las 18.30 horas aunque los equipos móviles de calle en Montevideo y el call center trabajan las 24 horas los siete días de la semana.

Los casos

Las situaciones que se presentan son las más variadas. Desde casos que se repiten –porque las personas viven a la intemperie y los vecinos denuncian su situación cada vez que los ven– hasta los nuevos que aparecen todos los días. “Ese creo que ya sé quién es”, dice uno de los técnicos al ver un punto nuevo –en verde– en el mapa. Es de una persona que está a la vuelta de la sede central del Mides en 18 de Julio y Barrios Amorín. La dupla irá a atenderlo e incentivarlo de que asista a uno de los refugios con que cuenta el organismo.

La base desde la que habla Coduri trabaja como apoyo en todas las intervenciones. Son los que hablan por teléfono con los técnicos, los que coordinan ingresos a los refugios, los que se comunican con la familia, buscan asistencia en los hospitales y llaman a la policía si es necesario.

Es un trabajo de hormiga, poco visible, pero que repercute directamente en la atención.

El Mides tiene 3.500 cupos en refugios de Montevideo

“La clave es adelantarse”, dice el coordinador y pone un ejemplo del día. Cuenta que recibieron la denuncia de una mujer que estaba en la calle y que necesitaba atención médica. Fue derivada a un centro de salud donde permanecerá por las próximas horas aunque el equipo ya sabe –por experiencia– que en la mañana le darán el alta.

“¿Qué hacemos?”, se pregunta. Enseguida responde: “Tenemos que buscarle un cupo”.

Entonces comienza el otro proceso, el de encontrarle un lugar adecuado para que pueda recuperarse. 

“A veces hacemos mil movimientos para lograr una media cosa que a veces se pierde”, se lamenta en una frase que también resume la dificultad de la tarea, el trabajo con la vulnerabilidad.

"Deconstrucción"

Pese a los esfuerzos de los distintos gobiernos, la cantidad de personas que están en la calle viene aumentando año a año.

El director del programa Calle, el nacionalista Gabriel Cunha, dice que uno de los objetivos está en comprender mejor la situación de cada una de las personas. Si bien hay historias que se repiten, como las de adictos a las drogas o las de quienes salieron de la cárcel y no tienen vínculos para reinsertarse, también se presentan muchos casos particulares como familias que se rompen y uno de ellos queda a la intemperie. Para cada caso, una atención distinta.

El jerarca asegura que debe “deconstruirse” el concepto y pone como ejemplo de éxito lo que viene pasando con los paradores nocturnos, una iniciativa estrenada en 2021 que es similar a los refugios, pero que justamente está alojando a quienes se negaban a ir a otro lugar.

En este sentido, la idea es seguir abriendo centros que atiendan “temas específicos”. Las autoridades destacan la aceptación que están teniendo los paradores y los centros que permiten ingreso con animales.

Los técnicos agregan otro cambio en la tendencia: cada vez más los usuarios están yendo a las comisarías a pedir ayuda. "Se perdió esa cuestión antipolicía", explica uno de los técnicos y Cunha enseguida esboza una hipótesis: el trabajo de la policía comunitaria y la participación conjunta entre el Ministerio del Interior y Mides a partir de los operativos de frío polar.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...