17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
26 de diciembre 2022 - 5:00hs

Uruguay se vuelve una plaza cada vez más atractiva para invertir en el rubro de real estate. Según empresarios y expertos consultados por Café & Negocios, se espera que en 2023 se pronuncie el dinamismo en los diferentes desarrollos inmobiliarios que se vivió durante este año. La fortaleza institucional que presenta Uruguay atrae a inversores extranjeros, que ven con buenos ojos a este sector. Al mismo tiempo, diferentes herramientas, como la ley de Viviendas Promovidas o el Plan Juntos, acompañan este optimismo. Sin embargo, la tendencia a la baja que presenta el dólar hace que se enciendan algunas luces amarillas en el sector. 

En este sentido, la presidenta de la Cámara Inmobiliaria Uruguaya, Beatriz Carámbula, expresó que “se espera un 2023 con actividad dinámica y constante en el mercado inmobiliario porque la inversión en este rubro sigue siendo una de las más accesibles, además de atractiva y estable, en comparación con otras que están en el mercado”.

La ejecutiva añadió que “Uruguay está bien posicionado respecto de la región por su estabilidad económica, política y social y que además presenta una buena rentabilidad en el rubro”.

Más noticias

En 2023 también se espera que se continúe profundizando la “diversidad de construcciones”, que van desde vivienda promovida (ley 18.795) hasta los edificios con amenities y los barrios privados. Estas tendencias representan opciones tanto para invertir como para residir.

“Estamos cerrando un 2022 activo en transacciones y con un dólar bajo”, añadió Carámbula. El comportamiento a la baja que la moneda estadounidense ha venido registrando en el último tiempo es una de las mayores preocupaciones –o, incluso, la principal– de los empresarios del rubro.

El debilitamiento del dólar frente al peso nacional está provocando cautela en el sector inmobiliario. Esto se traduce en que los desarrolladores “están esperando cuándo lanzarán sus nuevos proyectos” de cara al próximo año, explicó Carámbula. Los empresarios del sector inmobiliario “están a la espera de lo que pasa con el dólar y qué es lo que pasa con los costos internacionales (vinculados a la construcción)”, subrayó la presidenta de la gremial empresarial.

Los precios de los proyectos inmobiliarios que se están construyendo hoy van a aumentar para que el mercado los vaya absorbiendo paulatinamente, pero no han subido lo necesario, debido a que el costo de la construcción se ha encarecido”, agregó Carámbula. 

Según sostuvo la experta, en 2023 crecerán los créditos hipotecarios, tanto en cantidad de operaciones como en monto, debido a las buenas señales que presenta la economía uruguaya.

En cuanto a los alquileres, Carámbula expresó que se espera una demanda estable para el año que viene. Esta tendencia no solo se reflejará en la renta de las viviendas, sino también en la de los locales comerciales, un área especialmente afectada por la pandemia de covid-19. 

“Recién ahora estamos empezando a ver una activación en los alquileres de locales comerciales y se ha visto un aumento de la demanda por este tipo de propiedades –puntualizó la ejecutiva en ese orden–, algo que no se daba desde la llegada del coronavirus”.

Inés Guimaraens La fortaleza institucional que presenta Uruguay atrae a inversores extranjeros, que ven con buenos ojos a el sector inmobiliario

Altius group

Un mercado que se diversifica y atrae extranjeros 

El 2022 fue un año récord en materia de inversiones para Altius Group. La empresa constructora desembolsó US$ 90 millones en sus proyectos de vivienda, que van desde el sector prémium con complejos en Punta del Este hasta propiedades en diferentes barrios de Montevideo, a través de la ley de Vivienda Promovida. 

Pero en 2023 la mayor expectativa de la compañía es superar lo realizado en lo que va del año e invertir a lo largo del año que viene más de US$ 110 millones en diferentes conceptos de propiedades.

“Percibimos que el gran desafío radica en el atraso cambiario que tenemos”, expresó el director comercial de Altius, Diego Chapuis. En una economía altamente dolarizada como la uruguaya, las propiedades suelen venderse en esa moneda extranjera, pero los costos para las constructoras —como la mano de obra o los materiales—están valuados en pesos. “Esto afecta a la rentabilidad, y nos preocupa”, indicó Chapuis.

Esta realidad hace que sea factible una suba de las propiedades para 2023, señaló el ejecutivo. 

Al mismo tiempo, se espera también un aumento de la demanda, producto de la diversificación de las ofertas que instalará Altius en el mercado para 2023. De hecho, la empresa espera desarrollar alrededor de 20 proyectos entre Montevideo y Punta del Este. Altius impulsó la marca Nostrum en la capital, que concentra al rededor de 10 proyectos y que se basa en la herramienta de la vivienda promovida. Al mismo tiempo, la compañía está concretando un complejo de cuatro torres en Punta del Este. Según confirmó Chapuis, ya se logró colocar el 70% de la primera y esperan comenzar a vender las unidades de la segunda para 2023.

El ejecutivo explicó también que se espera que el real estate en Uruguay continúe dinamizándose para 2023. Y detalló que los extranjeros ven con buenos ojos el mercado local tanto para venir a vivir como para invertir. En este sentido, explicó que inversores regionales, en particular los argentinos, han incrementado su interés debido a la situación de inestabilidad que vive el continente, pero durante el 2022 se ha consolidado esta tendencia por parte de los alemanes, que miran de cerca la guerra entre Rusia y Ucrania.

Balsa & Asociados

El boom de camino de Los Horneros

El dólar en un precio más bajo que el año pasado hace que los desarrollos inmobiliarios no se puedan hacer con la misma cantidad de dinero.

En la medida en que el dólar sigue bajando, necesariamente para poder cubrir los costos los empresarios del sector elevan sus precios. Además, el incremento de la demanda que vive la zona en la que construye Balsa & Asociados impulsa también a que los precios suban. 

Este escenario inmobiliario ha llevado a que cada dos meses Balsa incremente el precio de las viviendas que comercializan entre un 2% y un 2.5% en dólares debido a la demanda, “la demanda ha hecho que el precio suba”, sostuvo en diálogo con Café & Negocios el director de la compañía, Juan Balsa.

“Creo que si la demanda sigue creciendo y el dólar sigue acompañando sube porque la zona sube”, remarcó el empresario que construye principalmente en barrios privados, a tres kilómetros a la redonda de camino de Los Horneros. En lo que refiere a las zonas del país de más desarrollo, Balsa destacó como puntos calientes para el sector a Punta del Este y Colonia. 

Consultado acerca de la potencialidad de que crezcan las inversiones en el rubro inmobiliario, Juan Balsa señaló que prevén una inversión en los próximos tres años de más de US$ 800 millones. “Entiendo que otros colegas están más o menos en lo mismo, hoy en la zona se están construyendo 200 obras en simultáneo”, destacó el empresario.

Para 2023, Balsa también proyecta invertir en viviendas promovidas —de interés social— con el proyecto Los Naranjos que contempla 500 viviendas sobre camino de Los Aromos y que implica una inversión de unos US$30 millones.

En lo que refiere a la inversión extranjera, el empresario sostuvo que constantemente sus proyectos son visitados por argentinos, chilenos y peruanos. “Uruguay es un país muy estable y todos los gobiernos han promovido la inversión y que el sector privado crezca”, opinó el empresario y apuntó que esto continuará en 2023. 

En la misma línea, sostuvo que el intercambio de información entre Argentina y Estados Unidos no significará un gran cambio en la llegada de inversores argentinos.

Campiglia Construcciones

Un mercado cada vez más dinámico

Los desarrolladores inmobiliarios sostienen grandes expectativas de cara a la economía, en general, y al rubro de real estate, en particular, sostuvo el director de Campiglia Construcciones, Germán Campiglia. 

“Los últimos años han sido de mucha actividad y competencia”, indicó el empresario en diálogo con Café & Negocios. Campligia explicó que el desarrollo del mercado inmobiliario se explica, en buena medida, por dos instrumentos: la ley de vivienda promovida y la Comap (Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones) en lo referido a proyectos de gran porte.

“Son años de intensa actividad y en los proyectos inmobiliarios al ser a dos, tres años o más siempre los movimientos se dan a largo plazo”, acotó.

Para 2023, Campiglia espera que sea un año en el que el rubro inmobiliario presente un importante dinamismo, “pero es posible que algunos de los proyectos que no están confirmados se enlentezcan por el aumento de costos que aún no están siendo absorbidos por el mercado”, manifestó. Y agregó: “Seguramente, si no hay un aumento del precio del dólar, las unidades vendidas en esta moneda tendrán que valer un poco más”. 

“El dólar que está muy a la baja —creo que con un desequilibrio aquí en Uruguay— afecta la tasa interna de retorno de los proyectos por aumento de costos, lo cual nos hace estar a todos los desarrolladores muy expectantes para ver cómo se va a mover el dólar, si sube o si se mantiene, y eso evidentemente va a afectar en lo que son los precios de venta de nuestros productos”, se explayó Campiglia sobre el comportamiento que la moneda estadounidense viene registrando respecto al peso uruguayo en el último tiempo.

En la actualidad, “el inmueble, los apartamentos básicamente siguen siendo una opción muy atractiva como inversión para generar ahorro o mantenimiento del patrimonio a mediano y largo plazo”, explicó el empresario.

En cuanto a los alquileres, Campligia dijo que “la demanda sigue siendo muy alta, por lo que continúa siendo una opción muy atractiva para el inversionista”.

La Buonora & Asociados

Un sector que se tiñe de verde y reclama más espacio

Según el fundador y CEO de La Buonora & Asociados Desarrollos, Mauricio La Buonora, “se estima que los precios de venta de propiedades se ajusten al alza”, en particular por el impacto de la inflación en este rubro.

La Buonora se define como un empresario “sumamente optimista”, y está convencido de que en el 2023 el mercado inmobiliario presentará signos de crecimiento. En los últimos años, “el país ha demostrado contar con la capacidad de ofrecer buenas propuestas a quienes deciden instalarse aquí, por lo que el mercado inmobiliario se verá afectado positivamente”, indicó.

En cuanto a las tendencias para 2023 en el sector, La Buonora destacó que, desde la pandemia de covid-19, que derivó en el encierro de muchas personas para protegerse del virus, el mercado comenzó a exigir viviendas amplias y en contacto con la naturaleza.

En esta línea, el empresario resaltó: “Se empezaron a instalar una serie de nuevos hábitos, nuevas formas de replantearse como uno desea vivir y hasta trabajar. La necesidad de poder disfrutar de tu hogar, de tu entorno y del contacto con lo natural”.

Es por ello que La Buonora & Asociados ha apuntado su negocio a satisfacer esta demanda de espacios amplios rodeados de naturaleza.
Sobre la expansión de las inversiones en el rubro, La Buonora expresó: “Tanto a nivel nacional como departamental, siempre destaco que las cosas se están haciendo bien. Por lo tanto, las posibilidades de inversión están ya que, a su vez, hay propuestas cada vez más interesantes, lo que lleva a que el inmigrante con cierto poder adquisitivo, se vea atraído a jugársela y apostar al país”.

Por último, el empresario explicó que la residencia fiscal sigue siendo una herramienta que da oportunidad para el sector, que apalanca la tendencia de los extranjeros de apostar por el país. “Uruguay cuenta con una trayectoria de estabilidad política, social y solidez macroeconómica que es clave a la hora de que los extranjeros piensen en invertir”, concluyó el empresario.

González Conde Constructora

A la espera del dólar

“Es muy difícil hablar sobre la evolución de los precios, pero sí hay mucha incertidumbre sobre el comportamiento que tendrá el dólar el año que viene”, indicaron desde la empresa constructora González Conde a Café y Negocios.

Desde la compañía expresaron que, en el caso de que el dólar continúe bajando, “seguramente los precios vayan a aumentar”, porque la mayoría de los costos para las empresas inmobiliarias se toman en pesos y las viviendas se venden en dólares.

El comportamiento de los costos en el mercado de propiedades está sujeto “al comportamiento del dólar y al aumento del precio”, se explayaron desde esa empresa. Según los datos presentados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en noviembre se registró una inflación acumulada de 8,57% en lo que va del año, pese a registrar un comportamiento a la baja respecto a octubre (-0,28%).

Desde la empresa reconocieron además que en el último año debieron aumentar el valor de algunas unidades, aunque explicaron además que esa decisión “no solo respondió al comportamiento del dólar, sino al aumento de la demanda; que este año ha sido muy fuerte”. “Los aumentos, en nuestro caso, no han sido muy altos (entre el 2% y el 5%) y han estado más bien vinculados a la demanda que al efecto dólar”, puntualizaron.

“Este ha sido un año de muchos desarrollos y calculamos que el año que viene seguirá por esta senda”, explicaron desde González Conde.

Actualmente, las energías de la empresa constructora están enfocadas en Montevideo Harbour, un ambicioso desarrollo, ubicado sobre la bahía de la ciudad.

Temas:

Café y Negocios MEJORÍA

Seguí leyendo

Te Puede Interesar