Carta Lectores > Opinión

Reflexiones sobre las jornadas del patrimonio

Carta de Marcelo Gioscia Civitate sobre este Día del Patrimonio en Uruguay

Tiempo de lectura: -'

07 de octubre de 2020 a las 15:00

En este año tan particular, a seis meses de haberse decretado la emergencia sanitaria por el coronavirus, donde felizmente se apeló a la responsabilidad social, sin haber ordenado una cuarentena obligatoria -como sugerían algunos- poco a poco se han abierto “las perillas” para el desarrollo de las distintas actividades y nuestro país ha tenido muy buenos resultados. Con un clima quizás más frío que de costumbre para esta época del año, estas jornadas dedicadas al Patrimonio (en esta ocasión rindiendo homenaje al Dr. Manuel Quintela y en su señera figura, a los médicos que hicieron y hacen historia y al personal de la salud) han resultado todo un éxito. La feliz iniciativa que se puso en práctica en nuestro país a partir de 1995, en esta su vigésimo sexta edición ha permitido a miles de uruguayos –protocolos mediante- acceder a edificios que normalmente permanecen cerrados al público en general y así poder conocer -por dentro- estas obras de arquitectura que conforman ese “patrimonio” que, en cierto modo nos llega a pertenecer a todos y que hace nada menos que al ser nacional. Si bien muchas actividades y muestras estuvieron vinculadas al tema de la Salud y relacionadas con la Historia de la Medicina, la oferta ha sido muy variada y el público ha podido elegir asistir a las de su preferencia, respetando esta vez los aforos más limitados en los lugares cerrados o tomando parte de caminatas, recorridos en bicicletas, así como visitas al aire libre. Bueno es señalar la gratuidad de todas las actividades. En esta oportunidad muchos visitantes optaron por circuitos al aire libre, tanto en la Ciudad Vieja, Punta del Este como en Atlántida o la localidad de Suárez, donde una antigua bodega, invitaba a recorrer sus viñas e instalaciones con visitas guiadas. Resulta importante esta iniciativa, que vincula especialmente a todos quienes habitan este territorio con la cultura y en cierto modo, los sensibiliza, al permitirles acceder a espacios donde normalmente no concurren, o tal vez simplemente admirar, dejándoles quizás la semilla de querer volver, de querer investigar, de informarse, en suma de sentirse parte de una nación que tiene mucho para ofrecer y donde el pasado puede proporcionar muchos elementos de los que sentirnos orgullosos. Todo ello, sin perder de vista que, el ser debe seguir siendo más importante que el tener, pues detrás de los oropeles que puedan apreciarse o de la grandiosidad de los edificios y monumentos que se visiten, existieron en su momento y existen en la actualidad, muchos conciudadanos comprometidos en el trabajo cotidiano y en la necesaria superación permanente, que les permitió no solo construir y mantener tales edificios y actividades productivas, sino también hacer realidad con su esfuerzo, muchos de sus sueños. Es bueno comprobar que una vez más ha predominado la sensatez y el acatamiento a las normas recomendadas, por la seguridad e higiene de todos. Esto, también hace al patrimonio cultural que debemos preservar y ciertamente nos distingue.

Marcelo Gioscia Civitate

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...