Polideportivo > NATACIÓN

Saint-Upery afuera de la final ¡por 23 centésimas!

El nadador registró 28.76 en su serie semifinal de 50 m pecho y terminó noveno 

Tiempo de lectura: -'

11 de octubre de 2018 a las 19:58

¿Cuántas cosas se pueden hacer en 23 centésimas de segundo? Ni siquiera un parpadeo que demora 33. Por ese tiempo –si es posible concebir la noción de un tiempo tan ínfimo– el nadador uruguayo Santiago Saint-Upery quedó afuera de los Juegos Olímpicos de la Juventud que se disputan en Buenos Aires. 

El abanderado de la delegación uruguaya disputó el jueves los 50 m pecho luego de su gran actuación de los 100 m pecho del domingo donde alcanzó las semifinales mejorando su récord nacional de juveniles B (16 a 18 años). Con un 1.03.55 mejoró su 1.04.09 de octubre de 2017. 

Este jueves, por la mañana, el defensor de Biguá logró una notable marca de 28.47 en los 50 m pecho con la que no solo superó su mejor registro que era de 28.77 (cuando el año pasado alcanzó las semifinales del Mundial Juvenil de Indianápolis) sino que también le arrebató a Martín Melconian el récord de la categoría juveniles B, 28.72, que databa de octubre de 2008, en ocasión del Nacional de natación disputado en Neptuno (último que se hizo en esa pileta). 

Lea también la historia de El Principito y su preparación para Buenos Aires 2018. 

Por la tarde, Saint-Upery volvió a la pileta tirándose en la primera serie. 

Firmó el segundo mejor tiempo de eacción (0,64 segundos), lo que demoró su cuerpo a responder al estímulo de la señal de largada para sumergirse en el agua. 

Entró tercero con un tiempo de 28.76, es decir con la segunda mejor marca de su carrera. 

Solo lo superó el sudafricano Michael Houlie con 27.33 y Denis Petrashov de Kirguistán con 28.62. 

Le tocó esperar el desarrollo de la segunda serie. Y esa serie se corrió mucho más fuerte. Los rivales de China, Canadá, Japón, Rusia y Holanda le superaron la marca. Brasil también. Eso, sumado a los dos que tenía por adelante en su llave lo terminaron dejando eliminado. Por apenas 23 centésimas. 

Tal vez, lo que más duele es haber sido superado por un brasileño siendo que el año pasado Saint-Upery le ganó a los mejores de Brasil y Argentina en el Sudamericano y en los Juegos Suramericanos de la Juventud. “Pero en Brasil levantás una piedra y hay un nadador”, dijo una vez su entrenador Matías Acosta. La ventaja de tener una competencia interna feroz. Contra lo que El Principito luchó para protagonizar una actuación histórica que lo proyecta como uno de los grandes talentos del futuro celeste. 

Gustavo Gorriarán*: “Ojalá muchos intenten seguir su camino”

"Me sorprende que Santiago haya llegado a esta instancia porque hace muchos años que la natación uruguaya no accede a semejantes niveles. Yo fui sexto en los Juegos Panamericanos de La Habana 1991 en 200 m pecho y fui de los últimos finalistas en esos certámenes por Uruguay. Además, mi récord en esa prueba sigue vigente y ojalá que Santiago lo pueda bajar. Lo quiero felicitar a él y a sus entrenadores entre los que está Javier Golovchenko que fue mi compañero y con el que trabajé en Biguá. En un momento, Uruguay estaba entre los tres mejores de Sudamérica en natación detrás de Argentina y Brasil. Ahora, países como Venezuela, Chile o Colombia ya se nos colaron. Yo nadé en un Juego Olímpico de mayores en Barcelona y ahí me encontré con otro mundo, me di cuenta lo lejos que estamos de las potencias en cuanto a preparación e infraestructura. Con este logro y esta visibilidad de la natación uruguaya ojalá muchos intenten seguir su camino porque este tipo de logros motiva a los chiquilines a practicar el deportes que hace alguien que se destaca. Que lo vean como un ejemplo a seguir. 

*Nadador olímpico en Barcelona 1992 y dueño desde ese año del récord nacional de 200 m pecho
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.