Cargando...

Estilo de vida > LUGARES

San Petersburgo, la Venecia del norte

El hogar de la Rusia imperial y el núcleo duro de la rebelión bolchevique, es un gigante museo viviente que refleja las vicisitudes de un imponente país

Tiempo de lectura: -'

18 de septiembre de 2017 a las 05:00

Para disfrutar a pleno la visita a San Petersburgo es conveniente empaparse de la historia de la segunda ciudad más importante de Rusia que, por su protagonismo e importancia, llegó a tener otros nombres, como Petrogrado y Leningrado, en función de las fuerzas triunfantes. En sus calles ocurrió el "Sitio de Leningrado", durante la Segunda Guerra Mundial, en el que los alemanes asediaron la ciudad y murieron más de un millón de personas de hambre y frío durante casi 900 días entre los años 1941 y 1944. La historia deja huellas imborrables en las ciudades, que se refleja en la arquitectura, en los monumentos, en las calles, en la atmósfera que se respira en el lugar.

Gran parte de ella fue dañada por los incesantes bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, incluso se quemó más de un emblemático palacio, por lo que es importante conocer tanto el antes como el después, previo a un recorrido por la ciudad que fundó el emperador Pedro El Grande.
San Petersburgo

undefined


Otro de los episodios que marcó la historia fue lo ocurrido en la Fortaleza de Pedro y Pablo, donde muchos presos políticos fueron torturados y asesinados durante la época de Stalin. Aún se puede ver junto a las celdas a gente que recuerda a sus seres queridos víctimas de las purgas stalinistas.

San Petersburgo es una ciudad imponente y posee varios de los lugares imprescindibles en las afueras, por lo que es recomendable destinar al menos cuatro días de estadía. Planificar es importante para optimizar el tiempo cuando hay tanto para ver.

Un itinerario posible es comenzar el primer día con la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, un nombre dramático que atrae gran cantidad de turistas, ya que se construyó en el lugar donde asesinaron al zar Alejandro II, además de su maravillosa decoración en mosaicos. La Fortaleza de Pedro y Pablo es donde comenzó la ciudad de San Petersburgo, y dentro de ese edificio se encuentra la Catedral de San Pedro y San Pablo, donde se encuentran las tumbas de los zares rusos, incluyendo el último: Nicolás II y su familia.

La Catedral de Nuestra Señora de Kazán es grandilocuente y fue inspirada en la Catedral de San Pedro de Roma. Las iglesias y catedrales ortodoxas en Rusia son un gran atractivo, como la de San Nicolás, de un estilo barroco, y donde se puede presenciar una misa ortodoxa. Otro templo importante es el Convento de Alejandro Nevsky, un antiguo monasterio donde cohabitan iglesias y cementerios, en el cual se encuentran las tumbas de grandes personajes de la cultura rusa, como Dostoyevski y Tchaikovski.

La vedette

San Petersburgo

undefined


El Hermitage es la estrella de San Petersburgo, pese a la enorme riqueza patrimonial de la que se considera la capital cultural de Rusia. El Museo del Hermitage es una de las mayores pinacotecas del mundo. Enorme y de una gran belleza, ocupa seis edificios situados a orillas del río Neva. El más importante o conocido es el Palacio de Invierno, que funcionó como residencia de los zares. Las otras cinco construcciones forman parte de este enorme patrimonio que fueron adquiriendo los sucesivos emperadores para su colección privada. En 1917, revolución bolchevique mediante, fue declarado Museo Estatal. Son más de tres millones de piezas que abarcan pintura, escultura y joyas del imperio ruso y de diferentes países, imperios y épocas. Para visitarlo es recomendable comprar la entrada con anticipación, con la opción "skip the line" (saltearse la cola), que tiene un costo adicional pero no es mucho mayor y puede ahorrar hasta tres horas de fila, aunque depende de la época del año del paseo.

Es recomendable concentrar toda una jornada para la visita al Hermitage para apreciar con tranquilidad el rico e histórico patrimonio cultural de Rusia.

Pero si aún se tiene energía, se debe aprovechar para conocer la catedral de San Isaac, otra de las maravillas arquitectónicas de la ciudad. Es una catedral ortodoxa del siglo XIX, catalogada como uno de los monumentos neoclásicos emblemáticos, que posee una de las cúpulas más grandes del mundo. Es también museo y muy visitada, por lo tanto una entrada con "skip the line" también es recomendable. El interior asombra por lo gigante y por la belleza de su decoración en coloridos mosaicos y materiales como mármol y lapislázuli. La cuarta basílica más grande del mundo posee 350 esculturas de ángeles, santos y apóstoles. Una excepción en la iglesia ortodoxa es el vitral del altar central cuyo nombre es "La Resurrección de Cristo". Durante el gobierno del Sóviet, el templo fue declarado Museo Estatal Antirreligioso y una paloma ubicada en su cúpula fue reemplazada por el Péndulo de Foucault más grande del mundo. En 1963 pasó a ser una de las sedes del Museo de la Historia de Leningrado. En la actualidad es un centro cultural donde ocasionalmente se realizan misas. Al lado de la Catedral de San Isaac se encuentra la Plaza del Senado con el "Jinete de Bronce", con la famosa estatua de Pedro el Grande. Cerca de la catedral se encuentra la Central Oficina de Correos (Pochtamt,) edificio construido en el año 1782 (reinado de Catalina la Grande). El Pochtamt conserva su interior antiguo y es muy interesante.

No hay que perderse por nada del mundo el metro de San Petersburgo. Stalin concibió (tanto el de San Petersburgo como el de Moscú) como "palacios" subterráneos. Su idea era que todo el pueblo pudiera disfrutar del mismo lujo que habían disfrutado los zares.

El descanso de los zares

El palacio de Peterhof es un conjunto formado por el palacio y el parque que se encuentra en el Golfo de Finlandia, a unos 30 kilómetros de San Petersburgo, que junto a su centro histórico, forman parte del Centro Histórico de San Petersburgo, considerado Patrimonio de la Humanidad. Hasta la revolución de 1917, Peterhof fue residencia de los zares, a partir de 1918 se convirtió en museo. Durante la Segunda Guerra Mundial fue ocupado por las tropas alemanas que destruyeron obras de gran valor, aunque se logró preservar algunas de ellas. Terminada la guerra comenzó su reconstrucción.

El palacio de Yusupov o palacio Moika es célebre por ser el lugar donde fue asesinado Rasputin, en 1916, muerte rodeada de muchas versiones y leyendas.

También se encuentra El Palacio de Catalina, uno de los mejores ejemplos del barroco ruso, también famoso por albergar la mundialmente recomocida sala de Ámbar.

Hay mucho que conocer en la majestuosa San Petersburgo. Y no olvidarse el acontecimiento más importante de este año: el 7 de noviembre se conmemora los 100 años de la toma de poder de la ciudad por los bolcheviques.

La vida nocturna

San Petersburgo

undefined


Entre Nevsky Prospect y la calle Lomonosov, se centra la vida nocturna de San Petersburgo. La particularidad es que por la acera de los números pares se encuentran los lugares de élite, que se refleja en la riqueza y el despliegue de moda y lujo de la ciudad. En los números impares se encuentran los bares y discotecas populares, con precios económicos y entradas gratis. El contraste es grande e interesante. La mencionada calle Nevsky es la mayor de San Petersburgo, centro comercial, financiero y neurológico de la ciudad. En la calle Mojovaya, en los patios de la Academia de las Artes Escénicas, se puede apreciar arte y performances de artistas nuevos y aún no muy conocidos. Se realizan conciertos, pinturas y diferentes manifestaciones artísticas en los alrededores de los jardines de Catalina. Otro punto interesante es el Malecón del Neva y los puentes que cruzan el río, un maravilloso lugar donde disfrutar hermosas vistas. La avenida de Moscú (Moskovsky Prospect) es una gran avenida llena de edificios de la época de Stalin. La plaza Sennaya es otro de los lugares populares, de mucho movimiento, con diferentes mercados y tiendas.

Otra recomendación es realizar un paseo en barco por los canales o por el río Neva.

El Hermitage
El principal museo de San Petersburgo y uno de los más importantes del mundo por sus imponentes edificios que atesoran más de dos millones y medios de piezas culturales.

El Jinete de Bronce
San Petersburgo

undefined


Impresionante monumento al fundador de San Petersburgo, Pedro el Grande, construido por orden de la
emperatriz Catalina la Grande como un homenaje a su famoso predecesor en el trono de Rusia.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...