Nacional > INGENIERÍA ELECTORAL

Sartori usa militantes rentados para conseguir votos en los barrios periféricos

Militantes, referentes barriales y dirigentes de cuarta y tercera línea pagos forma parte de la estrategia electoral del nuevo precandidato

Tiempo de lectura: -'

11 de abril de 2019 a las 05:01

Por Guillermo Losa y Natalia Gold

Todavía nadie preguntaba quién era Juan Sartori cuando un puñado de hombres -algunos con formación y carrera militar- abrieron un mapa de Montevideo y otro del Uruguay, dividieron manzana por manzana, y marcaron el territorio a conquistar.

A mediados de octubre de 2018 Juan Sartori todavía no había oficializado su intención de competir en la interna nacionalista, pero ya contaba con 30 empleados a los que les pagaba $15 mil por mes para que, durante cuatro horas al día, salieran a difundir su nombre en distintos barrios periféricos de Montevideo. Estos  militantes rentados, que recibieron cursos de comunicación y fueron instruidos para presentar a Sartori como un “joven” y “exitoso” empresario, seguían un plan bien estructurado con el objetivo de recabar la información de personas de nivel socioeconómico bajo a quienes les ofrecía la posibilidad de mantenerse en contacto con el multimillonario e incluso obtener transporte para en junio ir a votar por él.

Así lo reconoció el jefe de campaña de Sartori, Pablo Viana, quien dijo a El Observador que aquella base de 30 empleados venía a suplir la carencia de “estructura territorial” en tiempos en que el empresario ni siquiera había declarado públicamente que lanzaría su carrera política.  Hoy Sartori es el precandidato que más crece en la interna blanca, según las distintas encuestas de intención de voto, ubicándose tercero por encima del dirigente veterano e intendente de Maldonado, Enrique Antía, y cada vez más cerca del senador, Jorge Larrañaga. ¿Cómo fue posible este meteórico ascenso en una interna tan difícil?.

La respuesta puede tener varios apéndices, pero lo que los allegados del precandidato no tienen duda es que el trabajo en los barrios y la atracción de dirigentes partidarios y extrapartidarios de tercer y cuarto nivel (ver más abajo) tiene mucho que ver con eso.

A pesar del crecimiento de Sartori en las encuestas y la incorporación de distintas agrupaciones –incluida Esperanza Nacional de la ex precandidata y senadora nacionalista Verónica Alonso-,  todavía se sigue recurriendo a militantes rentados para recabar información en distintos barrios periféricos de todo el país. Actualmente, la cantidad de personas realizando esa tarea que cobran un sueldo asciende a 50, a lo que se suma unos 80 que son “voluntarios”, según confirmó el jefe de campaña.

Para recabar información de posibles votantes, los militantes rentados  y los “voluntarios” utilizan un mapa del barrio que pretenden rastrillar, el cual está dividido por manzanas, y en los que figura el número de padrón de cada vivienda.

Cada vez que se visita una de estas viviendas, los trabajadores deben pintar el padrón que le corresponde y llenar unos formularios titulados “Amigos de Juan Sartori”, en los que se piden datos como nombre, calle, celular y mail de las personas que habitan allí.  Asimismo, en caso de que alguna persona manifieste que pretende votar a Sartori se le pide además que diga cuál es su número de credencial cívica, de modo de verificar dónde les tocará votar y así llevarlos en caso de que lo necesiten.

Distintas fuentes vinculadas a la campaña señalaron que detrás de esta estrategia de avance territorial está el coronel retirado, Óscar Costa, quien se desempeñó como director de la empresa que fundó Sartori, UAG, y que actualmente es el máximo responsable de la campaña del precandidato nacionalista. Asimismo quien se ocupa de ejecutar este plan, reclutando a personas dispuestas a trabajar como empleados de la campaña, gestionando el transporte de los militantes rentados a los distintos barrios y llevando adelante el adiestramiento, es un suboficial retirado del Ejército.

Para el jefe de campaña de Sartori, el “trabajo en territorio” fue clave para lograr adhesiones, y dijo que ya en diciembre se habían visitado 90.000 viviendas, al tiempo que actualmente llevan más de 250.000. “Nosotros hemos llevado al Partido Nacional a barrios donde jamás ha estado. Creemos que hay un potencial de intención de voto que es muy grande porque esa gente en estos 15 años se ha visto muy defraudada en sus expectativas”, señaló el jefe de campaña.

Referentes barriales

Además de quienes se ocupan de recabar datos puerta por puerta, otro aspecto medular de la estrategia del equipo de Sartori fue sumar a referentes barriales en zonas de la periferia, a los cuales se les ofrece dinero e incluso se les presta autos de alquiler. Se trata de antiguos concejales barriales de otros partidos o sectores políticos dentro del mismo Partido Nacional, o bien personas con escasa  o nula experiencia política pero muy reconocidos en su zona de acción. Su tarea fundamental es juntar votos.

Según contó a El Observador el exconcejal del barrio Marconi, Arides Conde, a él le ofrecieron $ 30 mil por colocar un cartel en la puerta de su casa y hasta $ 6.000 por mes si militaba para el empresario devenido en político. Conde dijo que decidió negarse a esa propuesta para seguir trabajando para la lista 4040 que apoya a Lacalle Pou.  

En el mismo sentido, Dioger Ramos, un jornalero y vecino del Cerro se vinculó con la campaña de Sartori a través de sus hijas quienes empezaron en octubre a trabajar reuniendo información de vecinos puerta a puerta. Como ellas, Ramos vio en la campaña de Sartori una forma de ganar dinero, ya que se encuentra desempleado.

Según contó, por hacerse cargo de coordinar las acciones en todo el Cerro, en diciembre le ofrecieron pagarle $ 35 mil para reunir a vecinos y realizar actividades proselitistas en su casa. Sin embargo esos pagos nunca se concretaron y finalmente decidió bajarse de la campaña.  

Una de las tareas que le fue asignada, según contó Ramos, fue la de reunir personas para que se suban a un ómnibus con destino al Palacio Peñarol, donde el pasado 19 de marzo Sartori presentó algunas de sus principales ideas de gobierno, entre ellas la de crear 100 mil puestos de trabajo. Por llenar un ómnibus, Ramos aseguró haber recibido $ 10 mil.

El Observador pudo constatar comunicaciones entre él y personas vinculadas a la campaña de Sartori, entre ellos con el suboficial retirado que dirige la acción en el territorio. Además, Sartori estuvo en su casa junto a otros vecinos del barrio Cerro, algo que puede constatarse en fotos publicadas por el precandidato en su cuenta de Facebook el 18 de enero.

Viana negó que se le haya pagado a dirigentes para que carguen ómnibus con falsos seguidores de Sartori. Sin embargo confirmó que a dirigentes, así como referentes barriales, se les da pagos de entre $15 mil y $20 mil mensuales para pagar combustibles, al tiempo que algunos pueden recibir hasta $ 30 mil si se mueven en un territorio lo suficientemente grande como para justificarlo.

Asimismos, el equipo de campaña cuenta con alrededor de 14 vehículos de alquiler que se le presta a distintos dirigentes o referentes barriales de todo el país.

La promesa de trabajo

Carolina y Melanie, hijas de Dioger Ramos, escucharon de Sartori por primera vez a través de un amigo que en octubre había obtenido un trabajo por el que cobraría $ 15 mil al mes por trabajar cuatro horas como militante rentado. Inmediatamente se interesaron por aquella posibilidad y tras aprender el discurso salieron a difundir el nombre del empresario con aspiraciones presidenciales.

Carolina contó a El Observador que gente del equipo de Sartori les hacía ensayar el discurso que debía repetir ante sus vecinos, y tenían prohibido decir que lo que hacían era un “trabajo”. Si alguien les preguntaba debían contestar que eran “voluntarios”.  

El salario de ellas y de más de diez personas que visitaban a vecinos del Cerro y barrios aledaños era pagado por un hombre que llevaba el dinero en la casa de su padre, según declararon ambas.

El jefe de campaña de Sartori dijo a El Observador que Fundación Federal es la organización sin fines de lucro que se ocupa de dar capacitación y proveer de materiales a dirigentes vinculados a Sartori. Asimismo, a través de esta empresa se pagan los sueldos de quienes trabajan de forma rentada para el empresario devenido en político.

Si bien Viana negó que haya habido personas trabajando en negro para la campaña de Sartori, tanto Carolina como Melanie Ramos aseguraron haber empezado a realizar una tarea rentada en octubre, pero no fueron puestas en caja sino mucho después y  Fundación Federal, en tanto fue creada a fines de noviembre.

Milagros, otra hija de Ramos, que también estuvo recabando información para la campaña de Sartori, aseguró haber empezado a trabajar en octubre, aunque no fue dada de alta en el Banco de Previsión Social (BPS) sino hasta el 7 de marzo, y dadas de baja el 27 del mismo mes.

Ante esta situación, Viana dijo que algunos que empezaron como voluntarios fueron convertidos luego en trabajadores rentados porque se les iba a pedir que reúnan información fuera de sus barrios.

Obtener un trabajo con Sartori es una posibilidad que despierta atención cada vez que se ve a esos militantes rentados que salen a difundir la palabra de Sartori. Noemi Fernández, una vecina de Verdisol Nuevo que dice ser simpatizante del precandidato nacionalista, aseguró que el pasado domingo 31 de marzo varias personas identificadas con camisetas de Juan Sartori recorrieron el barrio y los vecinos de la zona le manifestaron su voluntad de trabajar “aunque sea doblando listas” ante la falta de empleo.

El 2 de abril Sartori recorrió el barrio y días después algunos vecinos ya fueron contratados. Según constató El Observador, el 9 de abril un contingente de jóvenes de ese barrio partió a visitar a vecinos del barrio La Carbonera (próximo a Lezica).  

Más allá del territorio  
En el edificio que alguna vez perteneció a UAG, y que hoy oficia de comando de campaña, el equipo de Sartori montó su propio Call Center, en el que trabajan unas 50 personas que se ocupan de hacer encuestas, y a las que se le paga $15 mil por cuatro horas diarias.
Los encuestadores preguntan recaban información sobre cuáles son las principales preocupaciones del electorado, cómo evalúan la situación del país, qué piensan de la clase política y para “identificar dónde puede haber un voto potencial e identificar líneas comunicación”, explicó Viana.
A esto se suma un equipo de 15 personas dedicado a trabajar las redes sociales y a los que se les paga US$ 1.000 por mes.
A pesar de estos gastos, Viana aseguró que la campaña de Sartori gasta “menos que otros precandidatos”, y dijo que estiman desembolsar unos US$ 2 millones al término de la campaña por la interna del partido
En busca de los dirigentes

Desde que Sartori aterrizó en el terreno político como precandidato blanco, los movimientos dentro del ya agitado avispero nacionalista no cesaron. La sumatoria de dirigentes fue un objetivo claro y necesario que se plantearon en el comando de campaña del novel precandidato y las invitaciones a reuniones a dirigentes barriales y de ciudades del interior se volvieron la norma.

El Observador conversó con tres dirigentes, que tuvieron cargos como ediles en Canelones, que recibieron dinero a cambio de conformar agrupaciones. La oferta implicaba recibir $ 4000 por día o $ 3000 más un auto de alquiler que quedaba a su entera disposición. El objetivo era que pudieran movilizarse para salir a buscar militantes que se adhirieran a las listas departamentales de convencionales, necesarias para las elecciones internas del 30 de junio. Cuando se les entregaba el dinero, afirmaban que era por concepto de "viáticos". 

Según contaron esos tres dirigentes, que pertenecen a diferentes ciudades y balnearios canarios, en las reuniones de las que participaban una cara se repetía: la de Eduardo Sierra Casal, referente dirigencial de Sartori en Canelones

Hace pocas semanas, el director por el Partido Nacional en Unasev, Martín Elgue, anunció que abandonaba el sector Aire Fresco de Lacalle Pou y se pasaba a las filas del empresario devenido en político. El paso al costado de Elgue tuvo que ver con las oportunidades políticas que veía de un lado y del otro. Según le transmitió a integrantes del sector Todos, de Lacalle Pou, en Aire Fresco no veía la posibilidad de ser diputado y Sartori le abría esa puerta, indicaron a El Observador fuentes nacionalistas.

En diálogo con El Observador, Elgue sostuvo que su pasaje estuvo vinculado, precisamente, a esas “oportunidades”. “Como grupo político uno de los objetivos era poder consolidar el crecimiento de la agrupación y aspirar a una banca. Esas aspiraciones se daban acá que en otro lugar no”, sostuvo. Consultado por este medio, el dirigente negó que Sartori le financiara la campaña por la diputación en Montevideo.

La búsqueda de figuras como Elgue, que en sus sectores originales no tenían la posibilidad de aspirar a una banca en el Parlamento, comenzó también a ser la norma. Son los que en la jerga política se conocen como dirigentes de “tercer o cuarta línea”.

Lo mismo ocurrió con Feliciano González, un dirigente nacionalista de Rocha que a nivel nacional decidió apoyar a Sartori pero a nivel departamental sigue al senador José Carlos Cardoso, quien aspira a pelear la intendencia rochense.

Cardoso confirmó a El Observador que González lo apoya para las municipales y que fue él quien le presentó a Sartori. A fines de febrero, el senador rochense se reunió con el empresario y le presentó a González porque, según afirmó, le “pidieron que les consiguiera un dirigente local”. Así fue que arregló con González que a nivel nacional apoyara a Sartori pero en lo departamental siguiera en sus filas. “Yo sigo a muerte con Luis”, dijo Cardoso sobre su apoyo a Lacalle Pou ante la consulta de si se tenía pensado pasarse al sector de Sartori.

Primera y segunda línea

La estrategia de construcción dirigencial se complementa con figuras que, además de votos, aporten legitimidad a la candidatura de Sartori puertas adentro. Sin embargo, en este caso, la pesca se volvió más complicada. 

En Rocha intentaron generar un encuentro con el diputado Alejo Umpiérrez, pero no llegó a buen puerto. Lo mismo ocurrió con el exdiputado frenteamplista Gonzalo Mujica,quien hoy milita con Lacalle Pou. Según relataron allegados Mujica, el dirigente de Todos recibió mensajes de políticos que ahora son dirigentes de primera línea de Sartori en el que le relataban que estaban armando un nuevo proyecto. Los mensajes nunca fueron respondidos y al poco tiempo Sartori saltó a la escena pública.

Quien sí respondió mensajes, concretó reuniones y terminó siendo dirigente en Maldonado fue Adolfo González, vinculado al herrerismo y que abandonó la agrupación Dale de Carlos Enciso al del empresario para tener dos listas, una departamental y una nacional. González fue convencional, edil e integró el gabinete de Camilo Tortorella. “Yo en las elecciones no había sido candidato de primera línea. Ahora vamos una oportunidad al Partido Nacional de que tenga una oferta electoral más, con una candidatura distinta, joven. Hemos promocionado la formación de agrupaciones en Maldonado para acompañar a Sartori”, dijo a El Observador. También señaló, ante la consulta de este medio, que su arreglo con Sartori no hay dinero de por medio.

González es amigo de Martín Nizca, dueño de la imprenta que le ganó un juicio a Verónica Alonso por trabajos impagos. Nizca conoció a Sartori y quiso ofrecerle poner una imprenta propia, pero el empresario se negó. De todos modos, en algunas reuniones del precandidato se lo podía ver sentado cerca de él. 

Ahora Nizca se cruzará en encuentros del precandidato blanco con su nueva incorporación: la senadora Verónica Alonso, quien tras defender durante meses que el partido necesitaba una candidata mujer, cambió de parecer y migró al sector de Sartori, no sin antes dejar una sangría de militantes que prefirieron adoptar otro destino.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...