Opinión > OPINIÓN

Servicio botánico obligatorio

Si algo puede rescatarse de este triste brote militarista, es que sí, hay que acercar el verde a los niños y a la sociedad, pero el verde que implica cultivar para cultivarnos a nosotros mismos

Tiempo de lectura: -'

20 de octubre de 2019 a las 05:00

Dentro del esfuerzo deliberado que el gobierno lleva adelante por promover el crecimiento del candidato militar, llegó una de las propuestas más peligrosas de la campaña. La presidenta del Instituto Nacional de la Inclusión Social Adolescente (Inisa) propuso incluir un fusil en la vida de cada joven uruguayo. Para agregar más efecto a la propuesta –lo que importa en la estrategia oficialista es que se hable de lo militar y que el candidato militar crezca–, Mujica lo complementó con que el fusil sea parte del tratamiento para la drogadicción.

Ideas nefastas que ojalá no sucedan nunca jamás y que la gente se dé cuenta como los autoritarios se retroalimentan mutuamente. Ideas propias de un general Chávez por lo autoritarias o de un Nicolás Maduro por lo irracionales. Pero cuando “lo político está por encima de lo jurídico”, y permanecer encaramado en el poder es un fin que justifica cualquier medio hay que quedar atento.  Los niños uruguayos no se merecen ni siquiera que se mencionen ideas tan peligrosas para ellos.  Sin que lo anterior signifique ningún desmedro a la carrera militar que deben seguir aquellos que tengan la vocación por proteger nuestro territorio, nuestras aguas y nuestro aire. Eso se elige. El plantar un árbol, debiera ser parte de una nueva revolución vareliana, entrar dentro de la educación obligatoria que como el sol debe llegar a todos los niños y a todas las plantas.

***

Aunque lo obligatorio siempre suene mal –sino pensemos en la inclusión financiera–  no estaría mal un servicio botánico obligatorio. Que cada niño uruguayo tuviese en algún lugar un árbol nativo que plantar. Sería un cambio educativo en un país que educativamente está con graves problemas de motivación. Lugar para árboles hay en abundancia. Sin ir más lejos, las banquinas anchas donde pegado a los alambrados podrían sembrarse miles y miles de árboles.

Escribo esto mientras viajo observando el verde centelleante de los campos uruguayos, con sol luego de una larga seguidilla de días grises y lluviosos, mientras un niño a mi lado suma ya más de cuatro horas aferrado a su celular, sin enterarse  de los paisajes que van pasando por la ventanilla.

Imagino esto como una política que trascendiese a los partidos, que generara una cultura de diversidad biológica y cultural y que en el largo plazo generara que cada uruguayo tuviese su árbol correlativo, y que sumara a cada generación unos 40 mil árboles nuevos, algunos más o algunos menos, según fuese la cantidad de nacimientos. O podría ser una política que significara que el árbol se siembra al empezar la secundaria y se trasplanta al finalizar la secundaria, con la condición de que ningún niño quedase sin su árbol plantado, aún cuando desertara del sistema educativo.

***

El árbol podría ser plantado en su casa, en su ciudad o en el campo. Generaría una nueva movilidad pero mucho más importante que eso. Enseñaría de dónde viene el oxígeno que respiramos y  el alimento que comemos. En realidad un servicio botánico obligatorio debería incluir además de la siembra del árbol nativo, el cultivo de una planta anual de libre elección del niño.

Algo que sin  generar un gran costo, y sin discursos rimbombantes que a los jóvenes suelen rechinar, enseñe que para cosechar hay que esperar a veces más  y a veces menos luego de haber preparado el terreno, la tierra, y haber sembrado.

Son muchos los países que están lanzados en campañas de siembras masivas de árboles. Un árbol por año y por niño no sería una cantidad tan grande, en 2018 fueron 40.139. Un plan de forestación con árboles nativos de 40 mil árboles por año es perfectamente posible y podría generar un nuevo relacionamiento campo ciudad. Muchos de esos árboles podrían estar en los predios de productores y el niño podría ir una vez por año de visita para conocer directamente a un productor y entender cuán lejos está del estereotipo que tantas veces se promueve.

***

Podría conocer las frutas nativas si se tratase de un arazá, una pitanga o un guayabo; podría disfrutar de su sombra si se tratase de un ibirapitá o un timbó. Las posibilidades son muy diversas. La medida podría ser imitada por otros países y generar una mayor conciencia global sobre la importancia de los árboles nativos. Permitiría ayudar a los polinizadores, daría nido a las aves. Y para tantos niños que hoy no encuentran que no encuentran un sentido a sus vidas o que están tan alarmados por el caos climático que parece venirse en este siglo, daría el sentido de ver crecer a un ser vivo que ellos plantaron,  ver como ese crecimiento captura carbono del aire, que es justamente la tarea que la humanidad tiene por delante.

Puede que sea una idea un tanto heterodoxa, puede que los técnicos de Eduy 21 encuentren reparos pero pienso que puede generar la cultura de pensar más en el suelo, de nutrir a la tierra que nos nutre, a tomar a los jardines como ámbitos donde los niños aprender de una manera más estimulante a la actual. Por algo está acuñado el concepto de “jardín de infantes”. 

Si algo puede rescatarse de este triste brote militarista, es que sí, hay que acercar el verde a los niños y a la sociedad.

Pero el verde que implica cultivar para cultivarnos a nosotros mismos. 

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...