Tecnología > Review

Surface Pro X de Microsoft: una computadora poderosa, pero una tableta regular

El nuevo dispositivo de Microsoft cuenta con una excelente vida útil aunque presenta alguna deficiencia en el software: Windows no se adapta para ser un buen sistema operativo táctil 

Tiempo de lectura: -'

18 de noviembre de 2019 a las 05:00

Cuando Apple lanzó el iPad en 2010, Steve Jobs presentó la tableta como un tercer dispositivo que podríamos tener junto con una computadora y un teléfono inteligente.

Años más tarde, Microsoft respondió con una estrategia radicalmente distinta: diseñó su sistema operativo Windows para que funcionara en computadoras personales y tabletas al mismo tiempo, con el fin de que pudiéramos tener los dos dispositivos en un producto.

La visión de Microsoft de una tableta PC dos en uno ahora se ha cristalizado con la Surface Pro X que llega a las tiendas esta semana con un valor de 1000 dólares.

La tableta de 13 pulgadas se conecta a un teclado para convertirse en una computadora portátil. Es la última Surface de Microsoft en integrar uno de los llamados procesadores ARM, un tipo de chip de bajo consumo de energía que usan muchos dispositivos móviles, el cual permite que las aplicaciones abran más rápido y la batería dure más tiempo. También incluye conectividad celular para que funcione con planes de datos que ofrecen empresas como Verizon y AT&T.

El resultado es la primera tableta PC de Microsoft que cuenta con la delgadez, el silencio, la larga vida de batería, las rápidas velocidades y las capacidades inalámbricas de un teléfono inteligente o una tableta. No se parece a los productos Surface del pasado que se sentían más como computadoras personales con pantallas táctiles. Así que hubo un progreso.

No obstante, después de probar la Surface Pro X durante varios días, no la sentí terminada por completo, en especial como una tableta.

Hay muchos aspectos de Windows que aún se sienten incómodos de usar con controles táctiles. Algunas aplicaciones importantes de las que depende la gente para el trabajo tampoco han sido programadas para funcionar en esta computadora basada en un ARM, lo cual podría afectar la productividad.

Esto lo descubrí al guardar con llave mi computadora portátil en el cajón del escritorio de mi oficina y depender de la Surface Pro X para que fuera mi principal dispositivo de cómputo durante varios días mientras también probaba el iPad Pro de Apple, el principal rival del producto.

A final de cuentas, lo más probable es que no remplace mi computadora portátil por ninguno de los dispositivos, por distintas razones. A continuación, las explico.

Los pros y los contras de la Surface Pro X

La Surface Pro X es un producto elegante y bien diseñado con altas y bajas.

Comencemos con lo positivo. Para empezar, la vida útil de la batería es excelente: Microsoft promete 13 horas de batería y utilicé la Surface Pro X durante dos días antes de necesitar conectarla.

El teclado, y su doble función como cubierta protectora para la pantalla, se sentía fuerte y cómodo al momento de teclear en el. No fue tan táctil como el teclado de una computadora portátil normal, pero se acercó bastante.

Además, se unió con facilidad a la pantalla mediante imanes potentes, y sobre las teclas tenía una horquilla para sostener y recargar la pluma digital del dispositivo. Debajo de las teclas había una almohadilla táctil para controlar el ratón. Para mí, el teclado fue la característica más importante cuando tuve que realizar trabajos que haría en una PC, y en este aspecto la Surface Pro X sobresalió.

Mi efusividad se apagó en cuanto quité el teclado.

En el modo tableta, fue complicado usar la Surface Pro X. La sentí pesada para cargarla en una mano: el peso proviene, en parte, de una tapa de metal ubicada detrás del dispositivo, la cual se puede desplegar para poner la pantalla en forma vertical.

El software fue el principal problema. Cuando usas el dispositivo como una tableta, Windows no se adapta de una manera apropiada para convertirse en un sistema operativo táctil. Elementos importantes, como el icono de búsqueda o el botón “X” para cerrar las ventanas, permanecían diminutos y eran difíciles de presionar con la punta de los dedos. Las pestañas del navegador web parecían estar aplastadas en la parte superior de la pantalla.

En el fondo, aunque Windows fue diseñado para ser una experiencia dos en uno, sigue siendo un sistema operativo para computadora personal con algunas funciones defectuosas de una tableta. Microsoft mencionó que había tomado en cuenta las opiniones de las personas sobre la interfaz de Windows y que iba a seguir mejorando su software para usarlo en una tableta.

Otro aspecto negativo es que algunas aplicaciones importantes no eran compatibles con esta computadora basada en un ARM. Dropbox, el servicio de almacenamiento en línea del que dependo a diario para mi trabajo, no funcionó en toda su capacidad en la Surface Pro X. Adobe seguía trabajando para que algunas de sus aplicaciones creativas, como Photoshop, funcionaran con esta versión especial de Windows.

No obstante, el dispositivo funciona bien con Office 365, las versiones de Word, PowerPoint y Excel que tiene Microsoft en la nube.

¿Cómo saber cuáles de tus aplicaciones funcionarán con la Surface Pro X? No hay un método sencillo para saberlo, salvo realizar una búsqueda en la web sobre la compatibilidad de la aplicación con este producto.

Microsoft dijo que ofrecía una herramienta para ayudar a las personas a elegir un dispositivo Surface con base en sus estilos de vida y tipos de trabajo. Por ejemplo, la herramienta dirige a los usuarios creativos que dependen de las aplicaciones de Adobe a la Surface Book 2 y la Surface Pro 7, las cuales pueden cargar un conjunto más extenso de aplicaciones por la arquitectura del chip de computadora personal con el que cuentan.

Cómo se compara la Surface Pro X con el iPad Pro

El competidor más cercano de la Surface Pro X es el iPad Pro de 12,9 pulgadas, la mejor versión de la tableta de Apple que funciona con lápices ópticos y teclados opcionales. Para comparar, probé un iPad Pro con el teclado Smart Keyboard de Apple y el Apple Pencil.

Como tableta, el iPad Pro fue superior al modo tableta de la Surface Pro X en casi todos los aspectos. Fue más cómodo sujetar el cuerpo del iPad Pro. El sistema del software fue diseñado para funcionar con las puntas de los dedos: los iconos de las aplicaciones eran lindos y grandes, y los atajos para cerrarlas y regresar a la pantalla principal se podían hacer arrastrando el dedo por la pantalla. El Apple Pencil se magnetizaba al lado del iPad, y esto recargaba la energía de la pluma.

Sin embargo, sentí que el Smart Keyboard de Apple, el cual se une con la tableta mediante imanes, fue inferior al teclado de la Surface Pro X. Era ligero y delgado, y esto provocó que al teclear se sintiera endeble. Por fortuna, hubo bastantes teclados de terceros para iPad Pro que eran más grandes, pero que se sentían más parecidos a uno normal.

Una nota más: desde hace años, tengo un iPad Pro, pero nunca ha estado cerca de remplazar mi computadora portátil. Además de mi neurosis por los teclados, el factor decisivo fue la interfaz multitarea. Simplemente no me puedo acostumbrar a hacer malabares con varias aplicaciones en un iPad cuando estoy trabajando; prefiero alternar entre varias ventanas en una computadora con un ratón y un teclado.

La conclusión

En general, la Surface Pro X es un producto meticuloso. En los años por venir, podemos esperar que más computadoras personales adopten los procesadores móviles y las fortalezas de nuestros teléfonos inteligentes y tabletas.

La Surface Pro X le será atractiva en su mayor parte a las personas que quieran tener el último grito de la tecnología. Sin embargo, para el resto, no hay ninguna prisa por comprarla. El dispositivo será más maduro una vez que Microsoft perfeccione Windows para que se adapte mejor a su uso en tabletas. También será una compra más segura después de que garanticen que habrá una mayor cantidad de aplicaciones compatibles con el dispositivo.

Con un precio de 1000 dólares, la Surface Pro X es cara. El teclado y el lápiz óptico, los cuales debes comprar para sacar el máximo provecho de esta tableta, elevan el precio hasta 1270 dólares. Por esa cantidad de dinero, podrías tener una gran computadora portátil y una tableta. Para la mayoría de las personas, tal vez esa siga siendo la mejor opción.

En casa con la Surface Pro X y el iPad Pro, a final de cuentas me percaté de que quería usar más seguido el iPad Pro para revisar mi correo electrónico, navegar en la red y ver videos. Cuando se trató de asuntos laborales, busqué una computadora normal.

No quedó duda cuando me enfrenté a una fecha de entrega ajustada para escribir esta reseña de la Surface Pro X. En vez de usar la Surface para redactar el texto, regresé a la oficina para escribir en una computadora personal.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...