Nacional > Competencia

Taxistas de Maldonado anuncian juicio a la intendencia por Uber

Afirman que evade la responsabilidad de fiscalizar el transporte

Tiempo de lectura: -'

26 de diciembre de 2017 a las 19:30

Vamos a controlar el tránsito, pero no vamos a corretear a Uber", afirmó el intendente de Maldonado, Enrique Antía hace seis días, justo cuando la aplicación de vehículos particulares desembarcó en Punta del Este. Las declaraciones de Antía no cayeron bien entre los taxistas, que plantearán una demanda a la intendencia por "no cumplir con sus responsabilidades" de fiscalización.

El presidente de la patronal de taxis de Maldonado, Víctor Perera, dijo a El Observador que esta semana habrá una asamblea en la que pondrán a consideración esa propuesta entre otras medidas a tomar. Si bien aclaró que no pretenden cortar el servicio durante el verano -sobre todo porque necesitan trabajar en la temporada-, sí piensan recurrir a la Justicia para resolver la "competencia desleal" que generó la aplicación.

"Es una pena porque es un camino más largo, más escabroso. Pero no nos queda otra opción, salvo que el intendente Antía se decida a salir a fiscalizar", agregó.

"No nos queda otra opción (que recurrir a la Justicia), salvo que el intendente Antía decida salir a fiscalizar", dijo el presidente de la patronal del Taxi, Víctor Perera

En Punta del Este hay unos cien taxis. Si bien en invierno ese número de vehículos alcanza, en verano llegan más de 500 mil turistas a las playas del balneario y el servicio de transporte no da abasto. Perera afirmó que la estrategia de Uber de "entrar de pesado ya es costumbre", pero insistió con que "la peor parte" se la lleva la intendencia.

La empresa resolvió empezar a operar sin el aval de la Junta Departamental de Maldonado. Si bien había un proyecto presentado para regular las aplicaciones de vehículos particulares, diferencias en la bancada nacionalista determinaron que no pudieran votarlo antes de que empezara la temporada.

El asado de la discordia

El conflicto con las aplicaciones de transporte en Maldonado no es nuevo. El miércoles 13 hubo una manifestación frente a la Junta Departamental en la que los taxistas hicieron oír sus bocinas para evitar que aprobaran el proyecto regulatorio.

El disparador de la movilización fue un asado de presentación organizado por la empresa Uruguay Presente (UP), al que concurrieron ediles del Partido Nacional y del Frente Amplio. Chorizos, morcillas y achuras fueron el menú del encuentro de la discordia que se realizó al mediodía, en una casa en el balneario Solanas.

Los políticos llegaron a un acuerdo con los empresarios: UP no trabajaría hasta que no se regularan las aplicaciones de transporte en la Junta Departamental de Maldonado. El intendente Antía definió la reunión como "un manoseo" por parte de la empresa, según dijo este martes al programa En perspectiva de radio Oriental.

"Hubo un asado de algunos ediles con algunas de las aplicaciones, creo que participó algún integrante de la patronal del taxi. Ahí salieron versiones raras", afirmó.

Antía señaló que él no fue a la reunión, pero los cuentos del encuentro trascendieron y a los taximetristas no les cayeron bien. "Ahí la patronal del taxi se enteró de esta reunión y empezó a hacer presiones para que no se votara algo, es lógico, que competía contra ellos", sostuvo.

El Observador trató de comunicarse sin éxito con el gerente de UP, John Tarín.

"La patronal del taxi se enteró de esta reunión y empezó a hacer presiones", dijo Antía

El edil nacionalista Rodrigo Blás dijo a El Observador que su sector decidió no ir al evento porque no querían recibir "nada" de la empresa. Si bien no concurrió, reconoció que sí existió el encuentro y que en esa oportunidad la empresa aprovechó para presentar el proyecto que había preparado para la temporada.

Sin embargo, el edil nacionalista Adolfo Varela dijo que se trató de un evento que organizó la empresa para "discutir" la puesta en marcha de la aplicación. "Dijeron que fue de noche, hubo una versión de gente del taxi mintiendo un poco. Lo que circuló fue la palabra asado, pero eso fue una versión malintencionada", agregó.

Por su parte, el edil frenteamplista Andrés de León ratificó que fue una presentación de la aplicación. El político hizo hincapié en que el encuentro fue "de parado" y que solo hubo "achuras" para comer al final "como cualquier reunión en Uruguay". "Cuando el Conrad presentó unas torres y no se hicieron, también hubo una picada. El intendente dio un discurso maravilloso ahí, pero todavía estamos esperando las torres. Me parece medio ridículo su planteo", afirmó.


Comentarios