Cargando...

Espectáculos y Cultura > CARNAVAL

Un adiós sin despedida: el último aplauso para Ariel "Pinocho" Sosa

El carnavelero uruguayo murió este viernes y fue homenajeado por una multitud

Tiempo de lectura: -'

25 de septiembre de 2021 a las 05:02

“Pierde la categoría, pierde el carnaval, perdemos todos. Él era todo”. Dos hombres conversan, con los brazos cruzados sobre el pecho, en la esquina de Lorenzo Carnelli y Canelones. El resto es silencio, mientras una multitud espera la salida del cortejo que llevará los restos de Ariel “Pinocho” Sosa hasta el cementerio del Buceo.

La frase expresa el sentimiento colectivo: el carnaval no va a ser lo mismo sin Pinocho Sosa. El cantante y figura icónica de la fiesta popular murió este viernes a pocos días de cumplir 59 años, a causa de un cáncer que le habían diagnosticado en 2019. “Para el carnaval es una pérdida irreparable, se va una leyenda. Quizás el personaje más trascendente de los últimos años, no solamente para nuestra categoría de parodistas sino para el carnaval todo, con un magnetismo y una energía muy especial”, dijo Horacio Rubino, director responsable del grupo de parodistas Momosapiens, donde Sosa supo competir antes de abocarse a sus Zíngaros; el conjunto con el que consiguió nueve primeros premios.

Consagrado como figura máxima del carnaval en cuatro oportunidades, así como Figura de Oro, a Pinocho Sosa le gustaba competir, y ganar. Con un estilo controversial y confrontativo marcó un estilo propio, reflejado en una palabra se repite entre los asistentes: apasionado. “Yo siempre le decía que para mí era hasta de más. Pero él era así, él era 'el loco Ariel'”, comentó Rubino. 

“Era una persona que nos enseñaba lo que era el carnaval: el carnaval era su vida”, sostuvo entre la multitud la directora de la comparsa Integración y figura carnavalera, Florencia Gularte. "Era un loco bravo, divino y pasional", consideró el secretario de Daecpu, Carlos Nípoli ,que destacó la pérdida de Sosa: "Los que somos carnavaleros sabemos los espectáculos que presentaba con sus parodistas Zíngaros". 

Sosa fue además integrante de icónicas formaciones de la música tropical como Sonora Palacio y Karibe con K, compartiendo escenario con Gerardo Nieto, Aldo Martínez, Yesty Prieto, Miguel Ángel Cufós y Fabian "Fata" Delgado. Muchos de los que también lo fueron a despedir este viernes. Además de figuras del ámbito político como el senador nacionalista Jorge Gandini, el actual presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, o la directora del departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo, María Inés Obaldía.

“A Ariel lo veía desde que tenía ocho años en Karibe y en los tablados. Mi madre me llevaba al tablado y él ya estaba en los Gabys o en Momosapiens. Después del 95 formó los Zíngaros y ahí, que era más adolescente, me hice hincha. De niño ya veía eso en él, de grande tuve la oportunidad de estar en su conjunto", señaló Denis Elías, quien forma parte de la agrupación desde 2010. 

El hombre que soñó desde niño con el carnaval lo convirtió en una parte esencial de su vida, y planificó su próximo espectáculo hasta el último momento, según contó Elías sobre la última visita que le hizo al parodista, en la que hablaron sobre el carnaval 2022.

Sosa conformó duplas destacadas sobre el escenario, con Aldo Martínez, Ledys "Panchito" Araújo o Walter “Cucuzú” Brilka, por ejemplo. Este último lo recordó como un hombre que, a pesar de todo, siempre daba revancha. "Tuve el privilegio de compartir su último carnaval en vida. Yo estoy en la categoría con otro conjunto este año, recién me crucé con Aldo (Martínez) y le dije: 'bo, rompela'. Si nos ganan a nosotros es el mejor homenaje que le podemos hacer al tipo", sostuvo.

“Me alimento del saludo de la gente”

En la otra esquina, con las balizas prendidas, Gerardo Gutiérrez espera arriba del 329. El chofer del ómnibus decidió ponerlo a disposición porque bien sabe que la hinchada de "Pinocho" lo sigue incondicionalmente y esta no sería la excepción. Lo conocía hace una década y en los últimos años era quien manejaba el ómnibus del conjunto en cada carnaval.

“¿Van?”, grita con la puerta abierta y la hinchada se acomoda en el ómnibus. Adentro, parada en el pasillo, Tamara muestra una tatuaje sobre su antebrazo derecho con el nombre del logo conjunto y explica que el mes que viene el otro brazo exhibirá el nombre de Ariel. “Soy hincha de Zíngaros hace 25 años. Ariel era como el padre que nunca tuve”, comentó a El Observador y rápidamente agregó: "Zíngaros va a seguir siendo mi único amor".

Un asiento más atrás Carolina lee lo que Sosa escribió sobre la camiseta que lleva puesta: "Para Caro con Cariño, Ariel". La señala, en el medio del pecho y agrega: “Siempre en medio de mi corazón”. Lo conocía desde que formó parte de Sonora Palacio y se reconoce fanática de la figura del artista. “Peleaba con uñas y dientes por el conjunto, creo que no hay y no va a haber otro director como él. Para mi es una pérdida muy fuerte, porque Zíngaros no va a ser lo mismo sin él”, expresó. Contó que el director se puso en contacto con ella cuando su abuelo estaba atravesando la misma enfermedad que él para retratar la cercanía del artista y su hinchada.

“Como impulsaba a los componentes te impulsaba a vos también. Para mi cumpleaños me mandaba un mensaje, eso es lo que voy a extrañar porque para mi era una felicidad tremenda”, señaló Tamara. "Es una familia más que un conjunto. Muy querido por toda su hinchada y el amaba a su hinchada", sostuvo Indira, que con solo 19 años llegó a despedir al parodista.

El Zíngaros de Pinocho Sosa era un fenómeno popular en la platea del carnaval. Sus seguidores podían recorrer kilómetros para llegar a bailar en la bajada de los gitanos. Lo seguían a todos lados, cantaban todas sus canciones, reían cuando había que reír y lloraban cuando ameritaba. Este viernes lloraron.

Héctor "Toto" Pereira es el utilero de Cerro. Sentado al fondo del ómnibus recordó que conoció a Sosa hace unos 50 años, en el barrio Nuevo París. “Para mí él fue un ídolo y tuve la suerte de que me hiciera subir al escenario del tablado cuando iba a verlo. Una forma de retribuirle al venir a acompañarlo”, sostuvo. 

El ómnibus siguió el recorrido de la caravana, pasó frente al Teatro de Verano y paró en la puerta del Cementerio de Buceo. Sosa es otro de los bastiones que el Carnaval uruguayo perdió en medio de un año sin carnaval.

Una mujer esperaba el cortejo con una rosa en la mano, envuelta en la bandera del conjunto. Rosa que unos minutos después dejaría sobre el mármol del panteón cerrado de Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos Populares del Uruguay (Daecpu). “Vamos gente, aplaudan y no dejen de aplaudir”, pidió Aldo Martínez y por última vez los aplausos de una multitud marcaron la despedida.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...