Economía y Empresas > Emprendedores

Un año destinado a que Calmo logre abrir las puertas del mundo

La marca de la diseñadora Alice Otegui se prepara para incursionar en concept stores en el extranjero

Tiempo de lectura: -'

02 de mayo de 2018 a las 05:00

Productos con identidad, únicos, realizados con materiales 100% naturales con foco en la lana merino, mediante el uso de teñidos y estampados naturales, con el mínimo desperdicio, una producción que revalorice las técnicas artesanales y un packaging reutilizable. Esa es la propuesta de la emprendedora y licenciada en Diseño de Modas Alice Otegui y su marca de indumentaria femenina y decoración Calmo. El emprendimiento se enmarca en la movida slow fashion: una producción lenta, al decir de Otegui, "cuyos ritmos no están definidos por el consumismo que cada vez exige todo más inmediato, sino por el propio proceso de diseño, los tiempos de los artesanos y de la naturaleza".

El 2016 fue un año para investigar mucho y validar la idea, mientras el 2017 estuvo dedicado a "pulir la empresa", enfocandose en la mejora del producto y del packaging. Ahora, Otegui quiere que el 2018 sea el año del despegue internacional de Calmo. Hoy se vende de forma "muy selectiva"; en puntos en Pueblo Garzón, José Ignacio y Montevideo.

"(La marca) es muy de nicho, por lo que busco que el entorno cuide mucho el concepto y que la persona que atienda pueda explicar la historia y el valor de cada prenda", explicó Otegui.

Calmo
Se deja constancia del trabajo de artesanos
Se deja constancia del trabajo de artesanos

El público objetivo está compuesto basicamente por mujeres extranjeras. Otegui las describe como mayores de 30 años, que conocen de telas, de calidad, buscan diferenciarse, encontrar un producto distinto a la moda masiva. Además pretenden consumir de una manera más responsable. El poder adquisitivo también juega, ya que se trata de un trabajo artesanal, algo que se traduce en el precio.
Desde el nacimiento de Calmo, su creadora supo que era una marca para ser exportada.

Este año el plan es llevarla al exterior, y para ello apuntará a estar presente en concept stores en diferentes ciudadades de la región pero también de Europa, Estados Unidos y Japón. No descarta el e-commerce pero entiende que es complejo, dado que cada pieza es única.

Nace una emprendedora

Otegui tenía claro que quería un proyecto propio en el que poder tomar sus propias decisiones. Durante 2015, el trabajar en una exportadora de lana le permitió entrar en contacto con ese material del que se enamoró y conocer el ambiente de los artesanos. A principios de 2016 descubrió la técnica del estampado y teñido con elementos naturales y decidió aplicar a la pre-incubacion de Socialab. Allí trabajó en la validación de su idea e investigó mucho en materia de diseño, producto y público. Y a principios de 2017 se animó a abrir la empresa.

Calmo

Otegui se fue haciendo emprendedora, al tratar de aprovechar al máximo las herramientas que se brindan en el ecosistema local.

Con el apoyo de Socialab se postuló al fondo semilla de Ande y lo obtuvo. Además del dinero esto le permitió trabajar aún más con Socialab y Ande durante un año. "Fue espectacular. Hay un grupo humano atrás con una cabeza muy moderna", apuntó Otegui, al detallar las capacitaciones y actividades a las que asistió.

También formó parte del programa Empresario-Emprendedor de la Cámara de Industrias. Su mentor fue Nelson Alpuy de Garnie, que con su perfil "super comercial" la ayudó a "bajar a tierra los números, salir a la cancha sin miedo, mostrar el producto y ejecutar". Otegui destacó la apertura constante de Alpuy para aconsejarla.

Sustentable paso a paso

Otegui siempre tuvo una inquietud por la sustentabilidad, pero cuando estudiaba la carrera de diseñadora pensaba que era un asunto más enfocado a lo ambiental. En 2010 un intercambio estudiantil le cambió esa percepción: fue a estudiar a la escuela de diseño Parsons en Nueva York donde aprendió que "la sustentabilidad va mucho más allá del material que se use o de reciclar, que pasa por todo el aspecto ambiental y social en toda la cadena productiva, desde la materia prima a qué pasa con el producto una vez que tiene que ser descartado".

"El diseñador tiene que hacer todo lo que pueda para que el producto tenga el mejor impacto posible". Alice Otegui, fundadora de Calmo.

Otro momento que la marcó fue leer el libro La compañía responsable de los fundadores de la marca Patagonia. "Cuando uno trata de meterse en el rubro de la sustentabilidad, se pone super exigente en que todo tiene que ser 100% sustentable. Este libro me ayudó a entender que lo importante es ir paso a paso. Hay que saber hacia dónde se apunta y compartir lo que uno va aprendiendo", comentó.

Una mañana para la inspiración

El miércoles 16 de mayo, en el Teatro Movie Montevideo Shopping, se llevará a cabo el encuentro ImpactUp, organizado por Socialab. Contará con testimonios inspiradores de emprendedores de impacto social. Una de los oradoras será Alice Otegui de Calmo. También se podrá escuchar a Martín Espósito de la primera escuela sustentable, Oscar Muñoz de la chilena Green Glass, y Franco Paez Lauricella (Box Synergy) y Juan Manuel Jacinto (Brailling), entre otros. La entrada es gratuita pero los cupos son limitados, por lo que es necesaria inscribirse a través de www.socialab.com/uy. La actividad irá desde las 8.30 a las 12.30 horas.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...