The Sótano > OPINIÓN

Un auto de película

El nuevo Ford Mustang Bullitt es una joya de la industria automovilística

Tiempo de lectura: -'

21 de noviembre de 2018 a las 05:04

Semanas atrás, en la columna (larga) del sábado escribí sobre los 50 años del estreno de Bullitt, inolvidable filme que contiene la mejor escena de una persecución en autos en la historia del cine. La película no solo aumentó la fama del actor más famoso en ese momento, Steve McQueen, sino que convirtió a un auto, ya por entonces prestigioso, en símbolo de la cultura estadounidense. Si bien el Ford Mustang había nacido en 1964 (el primer vehículo se vendió a primeras horas de la mañana del 17 de abril de 1964), fue con Bullitt en 1968 que pasó a ser icono. En las calles de San Francisco, repletas de subidas y bajadas, el Mustang pilotado por Steve McQueen se comporta como toro embravecido y por 9 minutos carentes de diálogo y de una intensidad audiovisual única, como solo las grandes películas de acción pueden dar, el Mustang 390 GT Fastback, persiguiendo al Dodge Challenger 440 Magnum a 80 kilómetros por hora, pasa a tener papel protagónico, convirtiendo a esa escena en una memorable, incluso tantos años después.

El Mustang es una de las leyendas vivas de la industria automovilística estadounidense, por más que su historia, como las calles de la ciudad que lo inmortalizó en la pantalla, están llenas de subidas y bajadas. Cuando la Ford promocionó a lo grande el debut del modelo, miles de personas fueron a verlo desfilar por primera, pues era el auto que venía a cambiar la historia, algo que hizo en muchos aspectos. En el año de su debut, se vendieron 121.538 unidades; el año pasado, 81.866, superando en su categoría al Chevrolet Camaro y al Dodge Challenger. Junto con la camioneta F-250, el Mustang es la estrella de la Ford. Que un modelo de automóvil pueda cumplir 50 años sin haber perdido vigencia, es un gran logro, sobre todo teniendo en cuenta que los gustos cambian con las generaciones.

Nacido en plena guerra fría, el Mustang fue también una declaración ideológica, pues con este auto la industria de Detroit vino a decirle a la Unión Soviética, embarcados ambos países en una guerra por el liderazgo tecnológico, que en materia de vehículos los estadounidenses seguían siendo líderes, y que también lo serían en la carrera espacial, pues un año después del estreno de Bullitt llegaron a la Luna, ganando la última carrera contra la velocidad. El modelo conmemoración, edición limitada, denominado Mustang Bullitt, tiene un motor de ocho cilindros y puede desarrollar una velocidad máxima de 262 kilómetros por hora. El precio de cada unidad, según los chiches tecnológicos que incluya, oscila entre los US$ 47. 590 y los US$ 52. 890.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...