Economía y Empresas > Temporada 2019

Un febrero que tiene poco de temporada por la escasa presencia de turistas en el este

Ante la rebaja de tarifas en hotelería y alquileres, muchos uruguayos prefieren Punta del Este antes que la costa rochense

Tiempo de lectura: -'

12 de febrero de 2019 a las 05:03

“Estos primeros días de febrero no parece temporada”, dijo a El Observador el asesor del Centro de Hoteles de Punta del Este, Héctor Araujo. Luego de un enero que los operadores calificaron como “flojo”, el panorama en el segundo mes del año no luce muy alentador y se alinea a las bajas expectativas que hay para el mes.

En un mes que tradicionalmente registra menos movimiento que el comienzo del año, la mayoría de los establecimientos hoteleros implementaron promociones, a costa de menor rentabilidad. También los alquileres están mucho más bajos. Aun así hay pocas reservas. Los turistas que llegan -en su mayoría uruguayos-, lo hacen los fines de semana, mientras los argentinos siguen siendo los grandes ausentes.

 “La semana que está entrando viene muy floja. Hay muy pocas reservas”, dijo Araujo. A modo de ejemplo, señaló que hay establecimientos que trabajan con 30% de ocupación. “Se trabaja los viernes más o menos y los sábados muy bien. Aumentó el turismo interno, pero el domingo se van todos. No se puede mantener un hotel de fin de semana”, apuntó el empresario.

Entre lunes y viernes se puede transitar sin dificultad por los distintos puntos de la península. Y la demora para trasladarse o cruzar una rotonda no existe El panorama no es muy distinto en La Barra y Manantiales: se estaciona con facilidad y no hay embotellamiento de vehículos. En los locales gastronómicos la mayoría de las mesas están vacías durante buena parte de la jornada, los días de semana.

La falta de argentinos se siente y mucho. La devaluación y la incertidumbre económica en la vecina orilla se tradujeron en restricciones en el consumo y menos gasto en vacaciones, principalmente en el segmento de clase media que este año fue el gran ausente.

La presencia de otros extranjeros y del turismo interno no alcanza para compensar esa ausencia. “Son distintas estadías. Prefiero no rechazar habitaciones nunca y tener un 80% de ocupación toda la semana, que tener 100% un sábado y los demás días un 20%”, dijo Araujo.

Por su parte, el operador rochense Jesús Ramos dijo a El Observador que en Punta del Diablo la ocupación está en torno a 30% y en la Barra de Chuy está entre 50% y 60%. En La Paloma hay guarismos similares y la mayar actividad se da sábados y domingos.

En ese sentido, el empresario señaló que ante la baja generalizada de precios en la zona costera, hay turistas uruguayos y también extranjeros, por ejemplo brasileños, que en vez de de optar por Rocha se vuelcan directamente a Punta del Este.

“La gente aprovecha que está barato y se va al lugar que es aparentemente más caro que todos. Punta del  Este está igual de barato que La Paloma, Piriápolis, Atlántida, La Pedrera o Punta del Diablo. Es todo el glamour y al mismo precio de donde alquilaban otras veces”, dijo el empresario.

Además, en la zona de La Paloma hay casas que no se alquilaron en todo el verano por falta de clientes. En Maldonado hubo un 35% menos de alquileres realizados por las inmobiliarias en enero y los operadores esperan un febrero de menor actividad y presencia de gente que el año anterior.

Ramos dijo que en el sector turístico había expectativas de mejorar el nivel de ocupación en carnaval durante marzo, pero según indicó, el comienzo de las clases por esos días “va a complicar”. “Si no fueron buenos los 10 o 15 primeros días de enero no vamos a salvar la temporada con febrero”, afirmó.

Los números de enero

El gobierno presentó este lunes en el Consejo de Ministros los datos oficiales de enero que muestran un descenso de visitantes de 29% respecto a 2018. En el primer mes del año llegaron 432 mil personas con un gasto total de US$ 354 millones.

La ministra de Turismo, Liliam Kechichian, dijo en conferencia de prensa que el gasto medio se ubicó en US$ 117, lo que implica un crecimiento de 23 % en la comparación interanual.

Las cifras divulgadas por el gobierno son “similares a las de 2016 y estaban dentro de los pronósticos”, sostuvo Kechichian. Previo al comienzo de la temporada, la incertidumbre estaba puesta sobre la llegada de argentinos, por la situación económica del país. De los 432 mil turistas, 300 mil vinieron de ese país, cifra mayor a la esperada por el Ministerio de Turismo.

 “Tenemos, en cuanto a visitantes, el cuarto mejor enero de la década y en ingreso de divisas, el tercero”, enfatizó la secretaria de Estado. Además, señaló que se mantuvo la cantidad de brasileños y creció la cantidad de visitantes  paraguayos, chilenos, europeos, norteamericanos y uruguayos residentes en el exterior. Si bien esos destinos no equipararon la pérdida de argentinos “amortiguaron  mucho la caída”, consideró la ministra.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...