Opinión > OPINIÓN

Un mundo de tasas de interés bajas

La tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos es de entre 2 y 2.25 % anual y la del Banco de Inglaterra del 0.75 %, para ingresar después en un nivel neutro o negativo

Tiempo de lectura: -'

06 de septiembre de 2019 a las 05:00

A diferencia de lo que ocurrió el año pasado, en este año el temor a una recesión en los próximos meses ha inducido a los principales bancos centrales del mundo a mantener o incluso rebajar sus respectivas tasas de interés, que ya estaban en niveles inusualmente bajas.

Así, la tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos es en la actualidad de entre 2 y 2.25 % anual y la del Banco de Inglaterra del 0.75 %, para ingresar después en un nivel neutro o negativo, con el -0.4  % del Banco Central Europeo, el -0.1 % del Banco de Japón y el -0.75 % del Banco Nacional de Suiza.

Estos niveles conviven con una inflación también reducida, en general de entre un 1 % y una meta oficial del 2 %. Es decir que con excepción de Estados Unidos, los bancos centrales de los países industriales tienen tasas de interés negativas en términos reales. Pero aún en Estados Unidos, la tasa real de hoy, algo inferior al 1 % anual, es inferior al nivel de principios de siglo, cuando había una tasa de interés nominal del 6.5 % y por tanto, una tasa real del orden del 4 %.

Esta realidad también existe en los mercados financieros. Así, en el pasado mes de agosto, una tercera parte de los valores emitidos por los gobiernos y las empresas de todo el mundo también se ha estado negociando con rendimientos negativos.

Los valores públicos europeos y japoneses son los que tienen una  mayor participación en ese universo de tasas negativas, aunque también hay una cierta presencia de valores emitidos por empresas privadas. A vía de ejemplo, los valores de Alemania a diez años de plazo tienen su menor rendimiento de los últimos tiempos, con un - 0.7 % anual. Los valores de Japón a diez años tienen un rendimiento del -0.27 %. Suecia, Suiza, Dinamarca y otros países de la eurozona también tienen valores públicos con rendimientos negativos.

Los inversores en estos papeles están dispuestos a recibir a vencimiento una suma de capital e intereses menor que la que ahora están pagando para  comprarlos. De hecho, los inversores están pagando para que les cuiden su dinero.

En estos países hay bancos que ya están emitiendo bonos hipotecarios a diez años con una tasa de interés de -0.5 % anual. Otros bancos están programando cobrar a sus clientes más ricos por recibir sus depósitos.

En contraste, casi toda la deuda emitida en dólares sigue ofreciendo tasas de interés positivas, aunque con una tendencia a la baja. En el mes pasado el rendimiento de los valores públicos americanos a treinta años de plazo cayó por debajo del 2 % anual por primera vez en la historia. A su vez, los valores a diez años tienen ahora un rendimiento del 1.5 % anual, en baja con respecto al 2 % de un par de meses atrás. 

Este mundo de bajas tasas de interés parece que vino para quedarse por un buen tiempo. Son altas las posibilidades de que la FED baje la tasa en un cuarto de punto en este mes y siga con nuevas bajas antes de fin de año. Nada indica que los otros bancos centrales del mundo apunten en una dirección opuesta. Todo ello tiene consecuencias de importancia sobre varios sectores de la economía.

Por lo pronto, los principales bancos centrales del mundo están perdiendo capacidad de respuesta para enfrentar a la tan temida recesión. Ésta  podrá venir por el conflicto comercial entre Estados Unidos y China o por el alza del precio del petróleo por el enfrentamiento entre Estados Unidos e Irán. Pero en cualquier caso, el bajo nivel actual de las tasas de interés deja un margen muy limitado para el efecto de reactivación que pueda provocar un nuevo descenso.      

Esta limitación de la política monetaria deja la responsabilidad de una eventual política anti cíclica exclusivamente en manos de la política fiscal.   

Pero no todos los países están en las mismas condiciones para manejar sus cuentas públicas y el nivel de la deuda. A vía de ejemplo, hace un año Estados Unidos bajó los impuestos, pero hace meses que Italia se debate entre  un mayor desequilibrio fiscal y los límites comunitarios, mientras Alemania se resiste a incurrir en un déficit fiscal pese a que enfrenta el riesgo de una recesión, Japón insiste con una política fiscal expansiva sin mayores resultados, y así sucesivamente.

Así que en estos días las posibilidades de la política macro económica ya no tienen el mismo margen de opciones que, por ejemplo, permitió enfrentar a la crisis financiera del 2008.

En contraste, el costo de la deuda pública se ha vuelto ahora menos gravoso que en el pasado. Por ello algunos países podrían recurrir con más facilidad que antes a un mayor endeudamiento para financiar la inversión pública.

Otra de las consecuencias del nivel actual de las tasas de interés es el aumento de la demanda de viviendas, como un activo alternativo frente a los financieros. Ello habrá de impulsar a la industria de la construcción y al precio de los inmuebles existentes. Aunque también es mayor el riesgo de un alza desmedida de los precios, tal como ocurrió en la crisis de una década atrás.  

Finalmente, es claro que el rendimiento de los ahorros es en estos tiempos menor que en el pasado. Entre otros efectos, ello impone un desafío de consideración para el ahorro de retiro y por tanto para el diseño de los sistemas de seguridad social, que tendrán que optar entre jubilaciones más tardías o menores ingresos en la vejez.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...