Cargando...
Mateo Frascheri, el niño de 12 años.

Tecnología > HISTORIA

Un niño fraybentino fabricó tensores de tapabocas con su impresora 3D y los donó al personal de salud

La historia es la de Mateo Frascheri, un niño de 12 años que está en primero de liceo en el colegio de la capital de Río Negro

Tiempo de lectura: -'

09 de abril de 2021 a las 18:50

Mateo estaba en el liceo, el elástico del tapabocas le lastimaba las orejas y buscó en internet cómo solucionarlo. Encontró una respuesta que, entendió, lo podía ayudar: un pequeño tensor para colocar a la altura de la nuca y mantener sostenido el barbijo sin molestias.

Los imprimió en su impresora 3D para probarlos. Quedó conforme, y pensó en muchos que usaban el tapabocas tanto tiempo, en especial el personal de salud. Habló con su madre y decidió colaborar, según contó al Canal 12 de Fray Bentos.

La historia es la de Mateo Frascheri, un niño de 12 años que está en primero de liceo en el colegio de la capital de Río Negro. "Me gusta todo esto de la robótica y cuando sea grande quiero estudiar ingeniería en Mecatrónica", le contó a Cromo.

"Me gusta todo esto de la robótica y cuando sea grande quiero estudiar ingeniería en Mecatrónica".

El año pasado se compró su impresora vendiendo galletas junto con su madre: "una bruta herramienta" para sus intereses, según el mismo definió. Entre sus proyectos está su pequeño negocio en Facebook e Instagram llamado Matthew Prints, donde vende sus creaciones impresas desde hace un par de meses: destapadores, llaveros, identificadores para perros y moldes de galletas.

Los tensores para tapabocas llegaron hace poco, cuando aumentaron los casos de coronavirus en el departamento. Gracias a su experiencia personal en el colegio, e inspirado también en su padre, al que le habían llegado a sangrar las orejas, imprimió las primeras pruebas. Las hizo en PLA, una materia prima para las impresiones 3D que compra en Montevideo y, según Mateo, es la mejor en relación calidad - costo.

Cuando vio que eran útiles, y consciente de la situación de muchos, vino el acto de generosidad de pensar en donarlos: "imaginate todas las horas que los médicos están con el tapabocas", comentó a Cromo.

La familia se puso en contacto con las autoridades de salud del departamento y, pasado algunos días, Mateo pudo entregar los 50 tensores que imprimió. El proceso le demandó, en total, unas 30 horas de trabajo. Él y su familia sumaron a la donación, a su vez, unos 100 tapabocas.

La Dirección Departamental de Salud de Fray Bentos recibió el gesto con gusto y, según el joven de 12 años, le dijeron que estaban "muy felices" de lo que había decidido hacer Mateo. Quedaron de comunicarse por si necesitaban más.

"Me siento muy contento de lo que generó esta situación", dijo Mateo, aunque reconoció que la trascendencia del tema le genera "un poco de nerviosismo".

El niño contó a Cromo que mucha gente conocida y otros tantos desconocidos le escribieron para felicitarlo y agradecerle por su acto de generosidad. La cantidad de seguidores de sus emprendimientos aumentaron durante toda la tarde del viernes.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...