Estilo de vida > Lugares

Un recorrido multicultural por Nueva York

Explorar la Gran Manzana desde ángulos distintos es la mejor forma de conocer uno de los destinos más visitados del mundo

Tiempo de lectura: -'

06 de enero de 2019 a las 05:00

Nueva York es inabarcable. Es una ciudad que se abre al descubrimiento permanente del visitante, sea la primera, la décima o la enésima vez que se la visita. Pero, dicho eso, es un desafío escribir sobre ella sin temor de caer en lugares comunes, o reflejar experiencias que, aun sin conocerse ya se conocen, porque su condición cosmopolita llega a nosotros por todas las vías posibles.

Pero un punto importante para remarcar, aunque suene obvio para quien ya tuvo la fortuna de conocerla, es que Nueva York no es solo Manhattan. Si bien las luces de Times Square son lo primero que atraen al visitante neófito como polillas que buscan la flama, la riqueza cultural, histórica y social de esta urbe –donde confluyen nacionalidades de todo el globo– se desparrama en los cinco distritos que componen la ciudad. No en vano existe una estadística que indica que desde su fundación, Nueva York escuchó hablar en sus calles más de 600 idiomas y dialectos de personas venidas de todas partes del mundo que dejaron en mayor o menor medida una marca indeleble que hacen de esa ciudad la síntesis de la humanidad en la era moderna, la nueva Roma.

Y es por eso, por esas calles, avenidas, parques y edificios salpicados de historias –muchas de ellas llegadas desde que se tiene uso de razón a través de la literatura, el cine, la música o la televisión– que se va forjando esa necesidad imperiosa para el amante de los viajes de alguna vez en su vida poner un pie en ese lugar.

Así, para poder aprovechar cada minuto en la Gran Manzana, una clave es llegar con una planificación lo más exhaustiva posible, al margen del tiempo que se piense estar de visita. Darle un carácter temático al viaje es una buena forma de encontrar un hilo conductor que le permita vivir la ciudad más allá de los clásicos turísticos. Y explorar su multiculturalidad es, sin dudas, una experiencia recomendable.

Descubrir los distritos

 

La ciudad de Nueva York se subdivide en los distritos de Manhattan, Queens, Brooklyn, Bronx y Staten Island. Cada uno tiene un origen y una historia particular sustentados en las grandes corrientes migratorias que forjaron a Nueva York desde fines del siglo xix y principalmente en el siglo xx. Moverse entre los cinco distritos es relativamente sencillo y la mejor opción, con amplia luz de diferencia, es hacer uso de la extensa y capilar red de subterráneos. Como es habitual en la cultura anglosajona, el sentido de ubicación lo dan los puntos cardinales. Usando el subte y tomando las líneas que conducen Uptown se accede a la zona norte de Manhattan –donde se encuentra el Harlem– y, abandonando la isla, el distrito del Bronx. Se trata de zonas que gozaron de mala fama durante décadas como áreas donde el control de pandillas era la regla, pero que han recobrado la vitalidad y han sido epicentro de un boom inmobiliario en años recientes. Si bien el Bronx sigue manteniendo los índices de delincuencia y desocupación más altos de Nueva York, están a años luz de los de la situación de marginación alcanzada en las décadas de 1960 y 1970, gracias a la política de tolerancia cero contra la delincuencia que aplicó durante su mandato entre 1994 y 2001 el exalcalde Rudolph Giuliani. Hoy son lugares que han sido recuperados para el disfrute de los neoyorquinos y del visitante, que permiten percibir el ritmo de vida local apartándose un poco de la burbuja turística.

Caminar por las calles del Harlem o el Bronx da una idea del alcance de la influencia cultural negra en la ciudad, pese a que originalmente se trataron de zonas en donde se asentó la inmigración principalmente italiana de principios del siglo XX.

Tanto Harlem como el Bronx –que debe su nombre al colono sueco Jonas Bronck y que fue desde sus orígenes una zona rural ocupada por inmigrantes europeos– son una prueba de la constante mutación de la fisonomía ciudadana, pero sin perder las raíces históricas. Una prueba de ello es la arquitectura que persiste con los clásicos edificios bajos con escaleras de incendio metálicas al frente que han sido inmortalizadas en innumerables escenas de cine, o las urbanizaciones sociales de Harlem que se erigen como gigantescos complejos habitacionales. Los murales pintados en el Bronx por grafiteros locales y preservados como verdaderas piezas artísticas permiten al visitante saborear la esencia misma de un distrito marcado por la música, las luchas sociales y la cultura negra en todas sus expresiones.

Si el enfoque multicultural es el leit motiv elegido para su visita a la Gran Manzana, concretar un tour guiado por los cuatro de los cinco distritos de la ciudad da al visitante una idea general de lo que la migración representa para Nueva York. SeeUSa Tours (www.seeusatours.com) ofrece la posibilidad de visitar el Bronx, el barrio latino de Queens –donde reside la mayor comunidad hispanohablante de la ciudad–, el barrio indio con sus tiendas de vestimenta tradicional cosidas en oro, Chinatown en el Lower Manhattan –que redujo a su mínima expresión lo que en su momento fue Little Italy– o la comunidad judío ortodoxa de Brooklyn.

Pero caminar la ciudad es la mejor forma de conocerla, y sin una buena guía que identifique al visitante la historia detrás de cada construcción existe el riesgo de que se pierda de conocer las mejores historias de la ciudad.

Realizar el walking tour por Greenwich Village, partiendo de Washington Square –quizá la reconozca por la réplica del Arco del Triunfo de París que la hace inconfundible–, permite acceder a detalles culturales arraigados en edificios de estilo europeo que se convirtieron en emblemáticos. Por ejemplo, la esquina de el Cafe Wha?, donde fue descubierto Jimmy Hendrix, o curiosidades como la casa más angosta de Nueva York con menos de tres metros de frente ubicada en el 75 ½ de Bedford Street, o el edificio que daba la ubicación ficticia al departamento de la popular serie televisiva Friends en la esquina de Bedford y Grove.

Avión
Con vuelos diarios, Copa Airlines ofrece las mejores opciones de conexiones para viajar a Nueva York a través del hub de las Américas en la ciudad de Panamá. En el aeropuerto Tocumen, las escalas difícilmente superen las dos horas y al trayecto completo desde Montevideo puede cubrirse en unas 13 horas.
La que nunca duerme

 

Las luces de la ciudad siempre despierta, el movimiento constante y una oferta cultural y gastronómica imposible de asimilar se encuentran en la zona de Time Square, con sus pantallas gigantes de alta definición que reproducen de forma constante la publicidad gráfica callejera más cara del mundo, pero que permite a las marcas acceder a millones de personas de todas partes del mundo. En un radio reducido y de fácil recorrido a pie se puede visitar el Empire State Building y su vista inigualable de la ciudad –recomendable de noche–, el Rockefeller Center y su árbol navideño cuya inauguración el 28 de noviembre convocó a más de un millón de personas e hizo intransitable la zona, el Bryant Park y su pista de patinaje sobre hielo o la avenida Broadway y su constante oferta teatral.

Pero el corazón de Manhattan, y por eso inevitable para el visitante, es el Central Park. Aun en fechas como las actuales, en pleno invierno boreal con temperaturas que fácilmente se descuelgan del cero grado, perderse en sus senderos y dejarse llevar por la belleza de ese pulmón verde en medio de la vorágine de la ciudad es una experiencia más que disfrutable.
Y quizá sea esa la síntesis de la experiencia de viajar a Nueva York. Caminar una ciudad que por extensa no es menos amigable para el peatón, y que reúne en cada esquina el vértigo del ritmo de vida en la era de lo efímero y de las experiencias de consumo moderno, pero sin perder la esencia y la historia del punto del planeta donde todo confluye. 

Tips
Traslado desde el aeropuerto
Hay muchas opciones para llegar desde el aeropuerto internacional JFK a Manhattan. Desde taxis, buses, tren, minibuses, Uber y hasta limusinas, el abanico es amplio y los precios también. Una alternativa barata y sencilla son los buses de NYC Express. Con salidas cada media hora entre las 11 y las 19 horas, hacen escalas en tres puntos de Manhattan (Grand Central, Central Park, Port Authority) y el costo es de US$ 19 por persona.
Metrocard
La forma más sencilla y rápida de desplazarse por Nueva York es el subterráneo. Hay decenas de líneas que conectan cuatro de los cinco distritos de Nueva York (Manhattan, Brooklyn, Queens y Bronx, solo Staten Island no está conectado) y es muy fácil de utilizar. La tarjeta de Metrocard es recargable y una buena opción es comprar la de uso ilimitado por siete días que tiene un costo de US$ 32.
Dónde alojarse
Alojarse en Nueva York no es barato. El corazón de la ciudad es la zona de Times Square en Midtown Manhattan pero es también el centro del bullicio turístico. Una opción que deja al visitante a mano de todo es el histórico hotel Beacon, sobre la avenida Broadway y la 74 en la zona de Upper West Side. Está ubicado a tres cuadras del Central Park y a dos de la entrada del subte en la calle 72. El hotel, instalado en un edificio inaugurado en 1929 pero recientemente refaccionado, cuenta también con un teatro que tiene espectáculos de forma regular y puede sorprender al visitante con presencias de la talla de Bob Dylan.
Puntos de interés
Una opción que facilita cumplir con los obligados de Nueva York es la cuponera CityPass, que por US$ 126 permite acceder a seis atracciones, entre las que se encuentran el Empire State Building (con una de las mejores vistas de la ciudad, recomendado en la noche), el Museo de Historia Natural, la estatua de la Libertad, el memorial y museo del 11S y el Museo Guggenheim con su impresionante arquitectura, entre otros.
 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...