Cargando...
Audiencia por la Operación Océano realizada en noviembre de 2021

Nacional > MEGACAUSA

Sadomasoquismo y víctima de 13 años: los delitos que maneja la fiscal de la Operación Océano

La fiscal de la megacausa, Mariana Alfaro, pidió entre tres y seis años de penitenciaría para los acusados

Tiempo de lectura: -'

18 de mayo de 2022 a las 12:54

El 13 de mayo la Operación Océano culminó sus más de dos años de audiencias con la condena por proceso abreviado de nueve imputados, el sobreseimiento de otros doce, y la espera de un juicio oral a once de los implicados. En estos casos pendientes de la resolución de la justicia hay siete víctimas, una de ellas de 13 años, a las que se le cometieron prácticas como el sadomasoquismo y la entrega de drogas, según la acusación difundida por El País y a la que accedió El Observador.

El documento de 79 páginas detalla uno por uno las acusaciones a cada uno de los once implicados, para los que la fiscal de la megacausa, Mariana Alfaro, pidió entre tres y seis años de penitenciaría por delitos como el de retribución a personas menores de edad a cambio de actos sexuales o eróticosproducción y almacenamiento de pornografía utilizando a menores de edad o suministro de estupefacientes.

La acusación también cita el uso de "látigos" contra una de las menores por parte de un acusado, la acción de un hombre que se llevó a una menor de un instituto del INAU a tener relaciones sexuales por varios días y luego la dejó en una plaza, y la promesa de viajes en barco.

"Castigos de tipo sexual"

La fiscal del caso, Mariana Alfaro

El primer imputado presentado en el documento tenía 63 años, en 2015, cuando conectó con una menor de 15 años a través de la aplicación Tinder y le ofreció dinero "a cambio de permitirle prácticas sexuales que incluían castigos de tipo sexual", reporta la acusación. "El ofrecimiento del imputado fue aceptado por la víctima quien durante toda su infancia había sido sometida a castigos, y abusos por parte de terceras personas, situación que determinaba su extrema vulnerabilidad", continúa el pliego.

Algunas de las prácticas "sexuales y sadomasoquistas" que realizaban en los encuentros fueron: "Apretarle el cuerpo al punto de asfixiarla, darle fustazos en los genitales así como en todo el cuerpo de la víctima". Para estas actividades utilizaba "látigos, vibradores, fustas, juguetes sexuales". 

El imputado y la víctima mantuvieron estas reuniones "una vez por semana cada dos semanas por al menos tres años", y por cada encuentro el hombre le pagaba entre $ 2.000 y $ 2.500. También prometió pagarle $ 2.000 si le enviaba fotos desnuda, algo que no cumplió. La víctima concurría al liceo en aquel entonces, y el imputado incluso fue a buscarla al recinto "en reiteradas oportunidades".

También "tomó fotos a la adolescente en sus encuentros, en los que está besándose con otra adolescente, desnuda, atada; y recibió de parte de la adolescente otras fotos en las que mantenía sexo grupal".

La Fiscalía pidió que se condene al acusado por los delitos de "retribución a personas menores o incapaces para que ejecuten actos sexuales o eróticos de cualquier tipo, dos de ellos en concurso fuera de la reiteración", de "producción de material de pornografía infantil, en régimen de reiteración real" y de "almacenamiento para consumo habitual" de este contenido.

13 años

Escena de una de las audiencias del caso

El último de los implicados en la acusación se contactó a través de las redes sociales Instagram y WhatsApp con una menor de 13 años para ofrecerle "mantener relaciones sexuales a cambio de dinero y/o regalos". En las conversaciones también le propuso "generar un perfil en la red social Instagram a efectos de promocionarse como pareja y buscar terceros que estuvieran interesados en mantener relaciones sexuales".

La víctima y el acusado se vieron al menos en tres oportunidades, y en todas ellas el hombre le pagó a la menor por tener relaciones. En los encuentros que mantuvieron, el hombre le preguntó a la víctima en varias oportunidades "si realmente tenia 18 años, a lo que la víctima le contesto que sí, cuando de su aspecto personal se desprendía que la misma era notoriamente menor", continúa el documento, en el que también se especifica que el implicado nunca le pidió prueba de ello a la víctima.

En uno de los encuentros un amigo del imputado fotografió las relaciones que mantenía con la menor a pedido de él, para "generar contenido" y difundirlo en páginas de redes sociales que manejaba para buscar tríos sexuales. A esos perfiles subió fotos donde "la adolescente aparece en posiciones sexuales, sin ropa, en bombacha o en la que (el imputado) le toca los genitales".

La Fiscalía busca condenarlo por el delito de retribución a menores de edad o incapaces para que efectúen actos sexuales o eróticos de cualquier tipo.

En un hogar del INAU

Sede del Poder Judicial donde se llevaron a cabo las audiencias

El séptimo imputado estuvo involucrado con cuatro víctimas, dos de ellas vinculadas. El primer caso del implicado comienza en 2018, cuando con 52 años se contactó con una menor de 16 a través de la red social "Seeking", y le ofreció en reiteradas ocasiones encontrarse.

La víctima, que luego se suicidó en 2020, rechazó propuestas como ir a pasar unos días a Punta del Este con el implicado, y aseguró en varias ocasiones que "nunca se había juntado con nadie por la página y que le daba vergüenza". También le ofreció "ir a Punta del Este, a Buenos Aires y a dar un paseo en barco", señala el pliego.

En 2019 la víctima, que se había presentado con un nombre falso, reveló su identidad real al acusado pero aseguró que tenía 18 años, algo que nunca intentó comprobar. "Varias veces le dijo que estudiaba, hasta se lo indicó como impedimento para verse. El imputado nunca le preguntó qué estaba estudiando", agregó el documento.

En junio de 2019 se dio un encuentro entre el imputado y dos víctimas, la antes mencionada y su amiga. "Les compró alcohol y comida. Les hizo ofrecimientos económicos que no se concretaron. El imputado las pasaba tocando, les daba besos y quería tener relaciones sexuales sin preservativo", indica la acusación. Días después le envió un mensaje a la primera diciendo que "le había encantado verlas", y que si mantenían contacto "grandes cosas harían".

Antes de esto, en 2016, este implicado se contactó con una menor de 16 años a través de "Seeking". Ese año la víctima debió ingresar a un hogar de amparo del INAU, con salidas transitorias los fines de semana. Al no tener lugar a dónde ir, se contactó con el acusado, que la llevó a su casa. "Durante tres días, el imputado y la víctima mantuvieron relaciones sexuales, a cambio de que la víctima tuviera un lugar donde quedarse a dormir, un lugar para bañarse y comer", reporta la acusación, y agrega que la menor le confesó al hombre sobre su situación y su edad.

En ese primer encuentro el implicado dejó a la víctima en una plaza con $ 500. Luego se encontraron dos veces más: en la primera ocasión "estuvieron otra vez tres días manteniendo relaciones sexuales" en el apartamento del acusado, que dejó a la menor otra vez en una plaza con "un manojo de monedas"; la segunda vez estuvieron una semana en La Barra, Maldonado. "Durante esa semana se dio una discusión con el imputado y el mismo decidió traer a la víctima y dejarla en la plaza como lo hacía en cada encuentro".

Por último, en 2020 el imputado se contactó con una menor de 17 años que se presentó como una mayor de 18 "estudiante del barrio Belvedere". En varias ocasiones le pidió fotos y la oportunidad de encontrarse. En abril de 2020 "le envío un mensaje a la víctima, diciéndole que quería verla para poder 'lograr un arreglo con vos para disfrutarte”, señala el documento.

Por todos estos casos la Fiscalía pide que se lo condene por "reiterados delitos de promesa de retribución a menores de edad o incapaces para que ejecuten actos sexuales o eróticos de cualquier tipo", y "promesa de retribución a menores de edad o incapaces para que ejecuten actos sexuales o eróticos de cualquier tipo", ambos en calidad de "dolo eventual" (desconocía que había realizado el delito pero era su responsabilidad conocerlo), y otros "reiterados delitos de retribución a menores de edad o incapaces para que ejecuten actos sexuales o eróticos de cualquier tipo en régimen de reiteración real entre sí" con conocimiento de sus acciones.

Drogas, "suggar daddy" y "las sobrinitas"

Algunos de los abogados de los indagados por la megacausa

Entre los restantes imputados, uno fue acusado por ofrecerle "cristales" (metanfetaminas) a cambio de sexo a dos adolescentes, las mismas que se encontraron con el séptimo imputado. En otras ocasiones mantuvo relaciones con una de ellas a cambio de dinero, entre $ 1.000 y $ 2.500.

Otro le ofreció a una menor de 17 años ser su "suggar daddy" (hombre que mantiene a una mujer con su dinero), y le preguntó cuánto valía un encuentro sexual con ella, lo que la víctima tasó en US$ 100. Se encontraron en una ocasión, y el hombre le pagó $ 4.000 porque no tenía dólares.

En uno de los casos se registró en el celular de uno de los imputados un grupo de WhatsApp llamado "El tío y las sobrinitas" que compartía con dos adolescentes, también las implicadas en el caso del séptimo acusado. En el grupo se lee como ambas fueron invitadas a un apartamento en Tres Cruces del acusado, dijo que les iba a invitar la cena y el desayuno, y les solicitó si podían conseguir "un porrito". Mantuvieron relaciones sexuales, y luego el implicado volvió a mantener relaciones con una de ellas.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...