Cargando...
Un TLC con Corea es uno de los objetivos de Cancillería.

Nacional > Cancillería

Uruguay debe "volver a hacer lobby" en Corea para promover un TLC que aparece estancado, según embajador

Entre los "coreanos que no son fáciles" y las diferencias internas en el Mercosur el acuerdo aparece sin avances

Tiempo de lectura: -'

24 de mayo de 2022 a las 09:11

Corea del Sur es una de las diez economías más grandes del mundo por su volumen de producto interno bruto. También integra el "Club 30/50", que reúne a los países que superan los US$ 30 mil de PBI per cápita y superan los 50 millones de habitantes y que describe a los mercados más dinámicos y activos. Su economía, destacada por la mayoría del mundo durante la pandemia, creció 4% en 2021 y se estima que este año lo haga 2,7%.

A nivel de acuerdos de libre comercio, se trata de un país privilegiado. Tiene firmados tratados de este tipo con 58 países que representan el 75% del PBI mundial, y que a su vez concentran el 70% de las exportaciones coreanas. 

Uruguay, vía Mercosur, intenta desde hace cinco años establecer un TLC con ese país. Las negociaciones comenzaron en 2018 y , hasta el momento, hubo seis instancias diálogo, la última a mediados del año pasado. Si bien Cancillería tiene la expectativa de avanzar a corto plazo, reconoce también que la situación está "un poco estancada". 

Así lo reconoció la semana pasada en el Parlamento el designado embajador uruguayo ante ese país, Pablo Scheiner, que próximamente asumirá funciones luego que su venia sea aprobada en el Senado. 

Los problemas, según relató ante la Comisión de Asuntos Internacionales de la cámara alta, pasan por varios frentes. Corea quiere discutir los aspectos vinculados a obstáculos técnicos al comercio y no se muestra todo lo interesada que debería estar en acordar habilitaciones sanitarias y permitir el acceso a su mercado a productos primarios. Algo que es, justamente, lo que a Uruguay le importa, tomando en cuenta que se trata de un mercado de alto poder adquisitivo para alimentos. 

Scheiner reconoció que las dificultades también están dentro del Mercosur: Argentina anunció que no seguiría adelante con la negociaciones de bienes, el "corazón" del acuerdo. Por otra parte, la poderosa Federación de Industrias de San Pablo "puso un freno porque teme la competencia que le puede significar el ingreso de productos industriales desde Corea. 

"Ni los coreanos son fáciles ni nosotros en la interna tampoco tenemos una posición común", relató el nuevo embajador. Uruguay es el que lleva adelante la coordinación de las negociaciones por este eventual TLC en el Mercosur.         

El nuevo embajador dijo no esperar grandes cambios en la relación bilateral a partir del nuevo gobierno que se instaló en mayo en Seúl. Scheiner describió al nuevo presidente coreano, Yoon Suk-yeol, como muy favorable al libre comercio y a la no intervención del Estado en la Economía.  De todas formas, apuntó, la tarea de la Embajada ahora será "volver a hacer lobby" con todas las nuevas autoridades, ante eventuales cambios y desplazamientos de competencias dentro del nuevo gobierno. En Corea, lo relativo a tratados de libre comercio se reparte entre los ministerios de Exteriores, Economía e Industria. 

El interés de concretar este tratado es que, según Scheiner, Seúl suele concentrar su inversión en países con los que, precisamente, tiene acuerdos de libre comercio. 

Uruguay le exporta a Corea materias primas como pasta de celulosa, pescado, lana y productos cárnicos, y compra en ese país cables eléctricos, vehículos de carga, autos, autopartes y productos metálicos.

Scheiner recordó que en ese mercado se enfrentan barreras arancelarias y paraarancelarias para colocar productos locales, lo que significa una desventaja con respecto a sus competidores en algunos de sus productos más competitivos. Por ejemplo, Uruguay  es el único país del Mercosur que cuenta con habilitación sanitaria para carne bovina termoprocesada sin hueso. Eso sí, con un arancel del 40%, a diferencia de Estados Unidos y Australia, que son los principales proveedores de carne a Corea. Los vinos uruguayos pagan un arancel de 30% mientras que Chile, la Unión Europea, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda no pagan nada.           

 Los primeros contactos bilaterales se remontan a 1951, en plena Guerra de Corea, cuando Uruguay respondió a un llamado de Naciones Unidas y dispuso una donación de US$ 2 millones en abrigos, medicamentos y materiales al Sur. Un gesto que, según el embajador, “ellos siempre reconocen”. Uruguay había reconocido a la República de Corea el 8 de diciembre de 1949. El 7 de octubre de 1964 era acreditado el primer encargado de negocios, concurrente desde Japón. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...