Economía y Empresas > HISTORIAS

China no es para principiantes: anécdotas de uruguayos

Se aventuraron a vivir en el gigante asiático y cuentan los grandes desafíos, las barreras y anécdotas del día a día y al momento de negociar con colegas chinos

Tiempo de lectura: -'

13 de marzo de 2019 a las 05:00

Pekín, octubre de 2018. El uruguayo Nicolás Santo moderaba un panel de un evento organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo. “¿Qué le dirías a una empresa latinoamericana que quiera desembarcar en China?”, le preguntó a Hao, un inversor de riesgo chino que participaba. Su respuesta fue tan clara como cruda: “Que no venga”. Explicó que es un país “muy competitivo” y que por eso lo recomendable, a su criterio, sería que en su lugar los latinoamericanos se enfocaran en atraer inversión china para sus proyectos.
Hoy, contra cualquier pronóstico que pudiera haberse hecho en aquella jornada, Hao y Santo son socios. El uruguayo se mudó a China en 2011 y en 2016 fundó, junto a un italiano, la consultora Champions International Consultants, que tiene sede en Hong Kong y se dedica a apoyar a marcas globales relacionadas con el deporte en su entrada al mercado chino.
Mucho se habla del gigante asiático, el principal socio comercial de Uruguay, que tiene la mayor población del mundo y parece, desde esta parte del mundo, ser el reino de las oportunidades.
Hay uruguayos que, como Santo, se aventuraron a vivir en el país, a hacer negocios con chinos y hasta a abrir sus propias empresas. Conociéndolo de primera mano, hay una advertencia que se repite en las conversaciones con estos compatriotas: China no es para principiantes.

Como presidente de la Cámara de Comercio Uruguay-China, Gabriel Rozman viaja varias veces al año. Las palabras “China y fácil” nunca pueden estar en la misma frase, enfatizó. Eso no significa que no existan las oportunidades, sino que “hay que ingeniarse” para encontrarlas y sobre todo saber aprovecharlas.

Santo, autor del libro Un tango con el dragón –basado en su experiencia viviendo en China–, lo resumió así: “China es una gran billetera, pero sacarle algún peso –sobre todo con negocios creativos– es mucho más difícil de lo que parece”. Su consejo es pensarlo dos veces antes de lanzarse a intentar domar al dragón. “Que no se apresuren, que no se enceguezcan con el tamaño de la oportunidad y que analicenlas distintas variables que juegan en esa ecuación”, recomendó.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de

Elegí tu plan ahora y accedé sin límites.

¿Ya sos suscriptor? iniciá sesión aquíSuscribite

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...